martes, 31 de marzo de 2015

GRRReat readers: "The napping house" by Audrey Wood

EL GRUPO LEO EN FLORIDA
Lecturas en inglés

María Signes Perelló
...................................................................
APRIL RECOMMENDATION: THE NAPPING HOUSE by Audrey Wood


 https://www.youtube.com/watch?v=YXeyfWgudOs

This charming tale by Audrey Wood and Don Wood will make a wonderful bedtime or anytime story to share. Everyone in the house is napping. Everyone, that is, except one little flea. What happens when the flea decides to bite a mouse? Well, that’s when the real fun begins!

1.  Print out the paper enclosed. Paint and cut it around the dotted lines. Now, you can start retelling the story using the cutout pictures. Remember to use the 5 W’s in your explanation.



2.   Complete the missing words in the story provided from The Napping House.



 Para imprimir el documento clica sobre él, y en la imagen que obtienes vuelve a clicar con el botón derecho, el menú que sale te permite imprimirlo.


sábado, 28 de marzo de 2015

Los libros del mes de marzo "Miguel Hernández en 48 estampas"




 Reseña:

Hoy, 28 de marzo, se cumplen 73 años de la muerte de Miguel Hernández. Como todos los años queremos rendir homenaje al poeta de Orihuela y que su memoria  a través de sus versos se mantenga viva y palpitante.

En esta ocasión nos hemos ido al maravilloso libro álbum del escritor y poeta Pedro Villar y del ilustrador Pedro Villarejo “Miguel Hernández en 48 estampas”, magníficamente editado por la editorial Amigos de Papel.
A la manera de la literatura de cordel de los romances de ciego Pedro Villar, en 48 estampas y en cuartetas va desgranando toda la vida y obra del poeta y con la fina y honda sensibilidad del ilustrador Pedro Villarejo.
Pedro Villar nos acerca la figura del poeta de Orihuela y nos sumerge en un espacio de ternura y sentimiento, y sobre todo, de emociones. No olvidemos que Pedro es ante todo poeta y esta bendita circunstancia consigue esa maravillosa conexión entre lo que escribe y nosotros sentimos al leerlo.
Conmovedor este libro álbum y sobre todo por los efectos que consigue en los niños que lo leen. Nos vienen a la memoria el encuentro de días pasados de Pedro Villar con los niños de Nazaret y cómo han vibrado en sus voces, en sus cantares y en sus sentimientos las páginas de este entrañable libro.
Pedro Villar contribuye como nadie a la difusión pública de la obra y vida de Miguel Hernández a través de sus visitas y encuentros en colegios e institutos y reivindica su poesía humana y profunda por encima de cualquier posicionamiento político. Ya lo dijo en otra ocasión el poeta vasco Gabriel Celaya

“Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.”

Poesía necesaria para educar a los niños, para alimentar su sensibilidad, para dar continuidad de una manera natural al legado de un poeta del pueblo y que sintió como nadie a los niños y que se aproximó a su mundo con emoción y sencillez.
Poesía necesaria para el cambio, para el compromiso con los más necesitados, poesía para vivir y soñar, para cantar, contar y jugar, y sobre todo, poesía para crecer y ser felices.
Todos estos ingredientes tiene la poesía de Miguel Hernández reflejada con maestría en este maravilloso libro de Pedro Villar.
Poesía para leer y sentir cada día y no solo cuando toque la campaña de turno.

El autor:

PEDRO VILLAR SÁNCHEZ (Almansa, 1960). Diplomado en Magisterio y especialista en Educación Especial, desde 1982 ha trabajado en varios centros escolares, combinando la actividad docente con el desarrollo de experiencias didácticas sobre literatura y teatro. Comenzó a escribir en la revista Aljibe, de la que fue director. Colabora en revistas y jornadas dedicadas al libro y la lectura. Publicó diversas obras de poesía para adultos, poesía infantil y álbum ilustrado, como “Los animales de la lluvia”, ilustrado por Miguel Ángel Díez y galardonado por la Generalitat Valenciana con el Premio al Libro Mejor Ilustrado 2008


 RECORDANDO A MIGUEL HERNÁNDEZ

El 28 de Marzo de 1942, aquí en la cárcel de Alicante, moría Miguel Hernández. Hace ya, 73 años.
Como recuerdo de su vida, de su obra, de su muerte os proponemos como lectura unas estrofas que las reflejan.

En mil novecientos diez
en la ciudad de Orihuela
nacía Miguel Hernández,
un futuro, una promesa.

 Era de humilde familia
su padre no fue a la escuela,
el comercio del ganado
era su única riqueza.

Abandona los estudios,
tuvo que dejar las aulas
para ayudar a su padre
a pasturar con las cabras.

Es muchacho observador,
abierto y muy receptivo,
lee y escribe a escondidas
con esfuerzo y sacrificio.


Escribe emotivos versos,
cantos del hombre a la tierra
o de tema pastoril
inspirados en la huerta.

En el año treinta y seis
en El rayo que no cesa
sonetos hablan de amor
a Josefina Manresa.

Tuvo que tomar partido
y se alista voluntario
con las gentes más humildes
junto a los republicanos.


Nacía Manuel Miguel
finalizando la guerra,
su pequeña flor de almendro
que alivia todas sus penas.

Lleva la imagen del niño
que aletea en el recuerdo,
el tiempo pasa despacio
y así se va consumiendo



Lo llevaron a prisión,
siente el dolor, la impotencia,
la nostalgia, el sufrimiento,´
la soledad de la celda.


Con treinta y un años muere
de una cruel enfermedad,
con los ojos muy abiertos
y el alma de par en par.

Tus ojos llevan el agua,
la voz de los oprimidos,
eres poeta del pueblo,
fruto del árbol nacido.

Ruiseñores y naranjos,
llevadle la luz más pura
al poeta universal
de la huerta del Segura.



Ilustrador: Pedro Villarejo
Editorial: Amigos de papel


ACTIVIDADES:

  1. Busca en algún libro el poema “Las nanas de la cebolla”. Cópialo, apréndelo de memoria y recitarlo en clase.
  2. Elige la estrofa que más te guste y haz un dibujo para ilustrarla.
  3. Escribe un poema a Miguel Hernández. Envíalo por correo postal, acompañado de un dibujo, con nombre y apellidos, curso, colegio, nº de teléfono y dirección de e-mail a:
Concurso Literario Grupo Leo
Apartado de Correos 3008
(03080 Alicante)

domingo, 22 de marzo de 2015

Los libros del mes de marzo "Guardians i protectors"



Sinopsi:

El jove Pol Box i el professor Hermann Ros tenen només tres dies per a aconseguir el poderós Llibre mestre i lliurar-lo al malèfic Oracle. Una misteriosa societat secreta, una increïble col·lecció de llibres vius i el sinistre pla d’una ment malaltissa obsessionada amb la paraula escrita fan d’aquesta una aventura extraordinària en què la lectura esdevé més màgica que mai.
 
L’autor:

Jesús Cortés (Torrent, 1962). És autor de novel·les de literatura infantil i juvenil com La biblioteca fantàstica i Alex & Cia. Detectius, i ha adaptat, també, algunes de les millors obres de literatura universal, com ara La Ilíada i Frankenstein.
Als premis literaris Ciutat d'Alzira obtingué el Premi Bancaixa de Narrativa Juvenil 1997 amb l'obra No em pots dir adéu, i el 1999 guanyà el Premi de Narrativa Infantil i Juvenil Vicent Silvestre amb L'ull de la mòmia


Edat: A partir de 12 anys.





«POL I ELS LLIBRES»


Després d’eixir de l’institut s’havia entretingut en el departament de préstecs de la biblioteca per tornar-hi un llibre i llogar-ne un altre. A Pol li agradaven molt els llibres. De fet, li agradava molt el contacte físic amb els llibres. No sabia explicar per què però li agradava veure’s envoltat d’ells.
Quan vaguejava pels passadissos de la biblioteca se sentia immensament acompanyat. Sobretot li agradaven els volums vells, els d’edicions amb un bon grapat d’anys als lloms, més encara si eren de tapes dures i folrats de pell. El professor Herrmann Ros, el seu tutor, li havia ensenyat que, amb els anys, els llibres folrats de pell desprenien una olor especial, l’aroma de les històries que es mantenien ocultes entre les seues pàgines; aromes d’aventura, de misteri, de mort, de felicitat; fins i tot aromes de saviesa. El professor Herrmann havia sabut obrir els ulls al seu protegit perquè gaudira dels secrets dels llibres des de la infantesa. Ara Pol es podia considerar tot un expert en lectures clàssiques d’evasió, almenys si es comparava amb els coneixements que alguns companys d’escola mostraven sobre la matèria. És clar que Pol jugava amb avantatge. Al pati de l’institut quasi sempre se’l veia perdut per algun racó, esmorzant tranquil·lament amb un llibre entre les mans. Els estudis no el preocupaven gens. Pol de vegades s’ensumava que devia tenir un cervell privilegiat o, almenys, no tan corcat com el de molts dels seus companys. Malauradament, els cervells privilegiats feien poca lliga amb els cervells poc acostumats a l’estudi. En conseqüència, Pol feia poca lliga amb els companys, sobretot perquè els companys se sentien com uns tanoques al seu costat. Normalment, l’ignoraven. Tanmateix, ni els més fanfarrons es veien amb cor de jugar-li males passades pel sol fet de ser el número u, l’aplicat, l’Einstein de la classe. Per als seus companys, Pol era un cas a banda. Tots sabien que no tenia pares, que vivia sol amb un tutor. Però ningú no en sabia res més. I precisament això, el fet de no saber-ne res més, feia de Pol tot un misteri. Pol tan sols era «el que no tenia pares»; tota una desgràcia que marcava diferències.
I, de vegades, distàncies.
Pol vivia en el número 22 de l’avinguda, en una planta baixa. Després d’obrir la reixa, pujà els escalons i entrà a casa.
–El professor és al seu despatx.
Byron, el majordom, va aparéixer pel vestíbul mentre Pol s’alliberava de les peces d’abric.
–Gràcies, Byron –somrigué Pol–, aniré a dir-li que he vingut.
–Molt bé.
El despatx del professor era a l’altra banda de la casa, al final d’un corredor laberíntic.
Pol guaità per la porta entreoberta del despatx del professor. El professor Herrmann estava assegut a la taula, capficat amb una llista de clients i comandes pendents de les quals no havia trobat pistes fiables pels conductes habituals. Molt temia que tard o d’hora hauria de moure els fils del mercat negre de la bibliofília si volia aconseguir resultats. La reputació tenia un preu. I ell s’havia convertit en un antiquari de llibres amb una reputació irreprotxable. El negoci de compravenda de llibres i documents antics era completament legal. Potser no ho devia ser tant quan no hi havia altre remei que deixar-se caure pels baixos fons del mercat negre. Però els bons clients no es conformaven amb qualsevol facsímil fet de paper reciclat. I una comanda era una comanda; com un manament de Déu. Un Tractat de la Gnomònica del 1717, el Codex Romanoff de Leonardo da Vinci, un catecisme cristià del 1897, la primera guia d’horaris de trens del món publicada a Anglaterra… Tot havia existit i molts d’aquests volums i documents encara existien en forats perduts del planeta. La qüestió era, en quins.
–Ja he tornat, professor –anuncià Pol sense arribar a obrir la porta del tot.
El professor alçà la vista per damunt de les ulleres redones.
–Endavant, Pol. Com t’ha anat a la biblioteca? –li preguntà. El professor tenia una veu greu que encaixava perfectament amb el seu caràcter seriós i de vegades temperamental. No era tan alt com Byron, i conservava un port atlètic i trempat, fruit del seu passat de rodamón incansable a través dels cinc continents.
Després de furgar en la motxilla, Pol deixà el volum que havia manllevat damunt de la taula.
–Wilkie Collins! –exclamà agafant el llibre–. La pedra lunar! El robatori del diamant maleït! Crims, suïcidis… No està gens malament.
El timbre del carrer se sentí, de sobte, en la llunyania. Tot just un minut després, quan Pol reculava cap a la porta,
Byron hi entrà amb certa precipitació. El seu rostre sempre relaxat es veia tensat per una notícia tan inesperada com catastròfica. El professor se n’adonà de seguida, i en la mirada de Byron captà un missatge al vol: Pol havia de tocar el dos.
–Cap novetat, Byron? –preguntà el professor, seriós.
–Té una visita, professor.
–Jo me’n vaig –va dir Pol, acomiadant-se amb la mà, però ensumant-se algun mal auguri. Byron sabia de sobres que Pol no era cap ximplet, i estava segur que el xicot no tardaria a traure el nas de l’habitació per esbrinar què passava. No obstant això, esperà a sentir-lo pujar per l’escala.
–Són ells –murmurà Byron, tot seguit, mirant el professor als ulls. El professor va sentir una inesperada xafogor per tot el cos. De sobte, imatges del passat començaren a rodar-li pel cap a una velocitat vertiginosa. Records adormits o quasi oblidats el retornaren a la seua altra vida, una altra vida ja tan llunyana, que fins i tot li féu l’efecte que no l’havia viscuda mai. I en aquella vida estaven ells, sempre ells, els homes que havien venut la seua ànima a l’enemic número u de la bibliofília. Es feia anomenar Oracle i vivia d’esquena al món, en un regne ocult i, deien, que ignorat per les lleis terrenals.
–De manera que encara existeixen –va dir el profesor mentre feia per pensar de pressa.
–En són tres: un lloctinent i dos ajudants. Sens dubte són sicaris d’Oracle. Porten les marques. El que du la veu cantant s’anomena Escalpel.
–Escalpel?
–Així s’ha presentat. Ha demanat per vosté.
El professor afirmà amb el cap. L’allau de records no el deixava pensar amb claredat.
–Oracle –murmurà amb cert to de nostàlgia en la veu:– feia molts anys que no sentíem aquest nom, veritat, Byron?
–Un bon grapat, professor, tants com en té el nostre Pol.
El professor pensà en el seu protegit. Semblava que un secret molt ben guardat estava a punt d’eixir a la llum. El professor i Byron es miraren als ulls. Tant l’un com l’altre havien fet sempre per mantenir Pol al marge de tot però, amb tota la resignació del món, comprenien que, potser, això estava a punt de canviar… si cap miracle no ho impedia.



Extret i adaptat de: Guardians i protectors
Col·lecció: Micalet Galàctic
Editorial: Bromera





ACTIVITATS:
  1. Què et pareix l’actitud que tenen els companys de Pol a l’ institut amb ell? Tu que en faries en el seu cas?
  2. T’agrada llegir i els llibres tant com a Pol i el professor? Tens algun llibre preferit? Sinó, quina cosa t’agrada molt en el món i què et fa sentir?
  3.  Què succeirà després? Continua la història i inclou un dibuix del teu relat, escriu el teu nom, cognoms, curs, centre escolar i número de telèfon particular. Envia-ho tot al:

 Concurs Literari del Grup Leo
Apartat 3008
03080 Alacant

viernes, 20 de marzo de 2015

Sesiones de animación en el Colegio Nazaret

TARDE DE EMOCIÓN

Encuentro cargado de magia, de palabra, de sentimiento, de revivir el libro: “48 estampas de Miguel Hernández”, con su autor Pedro Villar.

Ocho adolescentes del Centro Nazaret de Alicante veían hacerse realidad el encuentro con el autor del libro que durante meses habían rumiado y más después de haber recorrido la tierra y casa natal del poeta en un viaje realizado con tal fin.

Un acto fraguado y dinamizado por la sicopedagoga del Centro Teresa Múgica, componente del Grupo Leo, que juntamente con un equipo de profesoras lleva a cabo con entusiasmo un plan de modificación de conducta a través de la lectura. Su despacho convertido en una mini biblioteca dinámica y en un rincón de lectura.
Una forma de dar vida al libro y por supuesto conformar la personalidad del educando.
Fue una tarde de embrujo, de nudo en la garganta, de emoción compartida viendo a unos adolescentes vibrar con los versos del poeta del pueblo, con la palabra, con el cante, con el rapear.
Habían entrado en la compresión de la vida y obra del poeta.
Para mí, uno de los mejores momentos, y son ya treinta años vividos en esta faena, al comprobar esa conexión mágica que se estableció entre el escritor conversando, recitando como lazarillo, cantando, rapeando y acompañado de sus jóvenes lectores dado ritmo musical a la palabra.
Hubo momentos en que vi flotar en el ambiente una conexión con el espíritu de Miguel Hernández, que revoloteaba risueño por aquel habitáculo, y veía a ocho adolescentes impulsados por su profesorado comprendiendo y dando vida a sus versos.
Un homenaje al Poeta de Orihuela, al Poeta del pueblo.


Diego Gila. Coordinador Grupo Leo.

En las imágenes podéis ver distintos momentos del acto. En ellas aparecen los alumnos del centro junto al autor Pedro Villar, en algunas disfrazado de juglar ciego, Teresa Múgica, Diego Gila y alguna profesora.









jueves, 19 de marzo de 2015

Los libros del mes de marzo "El último truco de magia"




Reseña:

En su juventud, Olivier fue un gran mago de éxito mundial, pero cae en el desánimo y con los años y la vejez malvive haciendo actuaciones en fiestas de cumpleaños. Tras una actuación fallida en la que los niños se burlan de él, decide abandonar, pero despidiéndose de la magia con un gran truco final: hacer revivir a una muchacha de un cuadro de Sorolla. El esfuerzo es tal que acaba sufriendo un ataque y va a parar a un asilo, donde un joven psicólogo se interesa por él. Por su parte, tanto la policía como los conservadores del museo creen que han robado el cuadro original y lo han sustituido por una copia en la que falta uno de los personajes. Comienzan las investigaciones y los interrogantes. Simultáneamente, en una playa de Valencia una joven se pasea asombrada. Ha perdido la memoria y está perdida. Dos adolescentes se hacen cargo de ella y deciden ocultarla.

El último truco de magia fue finalista del Premio Edebé de Literatura Juvenil, es una novela sorprendente que encandilará a los lectores jóvenes. Destacan en ella, como temas transversales, la amistad, el amor, la igualdad de oportunidades entre sexos, la familia y el respeto a los mayores.

Libro recomendado a partir de 14 años.

La autora:

Maribel Romero Soler (Elche, 1966). Licenciada en Derecho, diplomada en Redacción y Estilo, Novela Negra y Formación de Lectores. Pertenece a Grupo Leo, que trabaja en la renovación pedagógica y la animación a la lectura en la provincia de Alicante; imparte cursos de creación literaria y colabora como jurado en diferentes concursos. Ha sido colaboradora de radio y prensa escrita y es autora de diez libros publicados, seis de ellos de género Infantil y Juvenil. Ha obtenido diversos premios y reconocimientos literarios, principalmente en relato y novela. Fue la finalista del Premio Azorín de Novela en 2010; finalista del Premio Volkswagen-Qué Leer en 2011; ganadora del Premio de Novela Corta “Letras Oscuras” en 2011; y ganadora del Premio de Novela Corta “López-Torrijos” en 2012. Con El último truco de magia fue finalista del Premio Edebé de Literatura Juvenil en 2014.

Otros libros de Maribel Romero Soler:

Charli y los cinco peligros; Editorial Edimáter
Charli y el cofre del tesoro; Editorial Edimáter
Perro guardián; Editorial ECU
El mejor amigo del niño; Editorial Edimáter
Más allá de las estrellas;Editorial Edimáter
Versos traviesos; Editorial Libresa ( Ecuador)

LA ESCAPADA

— Un veinte de abril es un día estupendo para fugarse del instituto por primera vez —dijo Nuria a su amigo.
— Claro, o un quince de octubre. Para ti cualquier día sería bueno —contestó el muchacho.
Los dos amigos paseaban por la playa en un espléndido día de primavera bañado de sol. El mar Mediterráneo, como un animal dócil, mostraba con la más absoluta calma la intensidad de su color azul, y se mecía en olas suaves que acariciaban la orilla. Era miércoles y aquel paraje aparecía desierto; la vida se concentraba en la ciudad, en las obligaciones y las prisas. Seguramente tres días más tarde el panorama sería muy diferente. Las playas de Valencia se abarrotaban de gente los fines de semana con la llegada del buen tiempo, y aquellos días de abril estaban resultando ser de lo más agradables.
— ¿Has visto qué playa más tranquila? —preguntó Nuria—. ¡Pero no me mires con esa cara Tristán, que parece que te están matando! ¿Sabes? En vez de Tristán tenías que haberte llamado Tristón.
— Muy graciosa. Pues que sepas que Tristán es nombre de héroe. Fue uno de los caballeros de la Mesa Redonda —aclaró el muchacho.
— ¿La del rey Arturo?
— La misma.
— Pues te podían haber llamado Arturo, que mola más.
Los dos chavales seguían paseando por la playa y hablaban de sus cosas. Nuria trataba de convencer a Tristán de que habían hecho bien fugándose del instituto, puesto que las clases que se iban a perder eran un verdadero aburrimiento: matemáticas y música. «Ya está bien de numeritos —decía la muchacha—, y no me hables de soplar la flauta, que me voy a quedar sin aire en los pulmones», concluyó.
A Tristán, sin embargo, aquella escapada le parecía una auténtica fechoría. No veía justo que su madre lo creyera en clase atendiendo las explicaciones de los profesores cuando en realidad se encontraba muy lejos de las aulas y de sus responsabilidades. Aunque tampoco debía olvidar que había sido decisión suya. Nuria lo había propuesto pero él había aceptado. A sus catorce años, jamás se había fugado de una clase y ya comenzaba a ser considerado el friki del instituto.
Se sentaron en la arena y dejaron las mochilas a sus pies. Sacaron los bocatas y se dispusieron a almorzar acompañados por la brisa marina. En ese momento, y como si hubiese aparecido por arte de magia, una muchacha morena ataviada con extrañas vestimentas caminaba por la orilla del mar. Tristán fue el primero que la vio. Era una chica alta y delgada que vestía un traje blanco largo hasta los pies y portaba en la mano una elegante pamela, muy distinta a esas de colores que suelen usar las chicas para protegerse del sol en un día playero. El vestido que llevaba tampoco era el más adecuado ni para un miércoles ni para un paseo cerca del mar. A veces, una leve ráfaga de viento hacía volar las tiras de gasa que salían de la parte delantera de su traje, y la muchacha parecía una frágil paloma que tuviera dificultades para emprender el vuelo. Llevaba el pelo recogido en un moño algo antiguo y se la veía confusa y desorientada. Tristán se lo comentó a su amiga.
— ¡Jostis! ¡Qué tía más rara! Seguro que es extranjera, me recuerda a los guiris que vienen en verano con sandalias y calcetines de rombos —dijo Nuria.
¿Jostis has dicho? —preguntó Tristán.
— Ah, sí, es mi nuevo taco. Parece que dices algo feo pero en realidad no dices nada. Mis viejos me han advertido que, o modero mi vocabulario, o no hay moto, y ya sabes, chaval, que es el regalo que deseo para mi próximo cumpleaños. A veces hay que hacer sacrificios —matizó Nuria mientras giraba entre sus dedos pulgar e índice la bolita del piercing que lucía sobre la ceja izquierda.
Tristán sonrió.
— ¿No te da la impresión de que esa chica tiene problemas? —inquirió el muchacho.
— Sí, ya lo creo. Salir a la calle en camisón es todo un problema. Quizá se ha fugado de un psiquiátrico. ¿Quieres que nos acerquemos a charlar con ella?
— Prefiero que la observemos un rato.
Los dos amigos acabaron sus bocadillos mientras contemplaban cómo la extraña joven caminaba por la orilla del mar. Iba, volvía, como si buscara a alguien. Se la veía perdida, sin saber hacia dónde dirigirse. Nuria se percató de que llevaba zapatos negros de tacón, en vez de usar sandalias o de ir descalza para caminar por la arena, como hubiese sido lo normal. Parecía que aquella muchacha se hubiera escapado de algún baile de disfraces. Finalmente decidieron acercarse a ella.


Tomado del libro: El último truco de magia
Editorial: Edebé
Colección: Periscopio



ACTIVIDADES:
  1. ¿Por qué le dice Tristán a su amiga que su nombre es nombre de héroe?
  2. ¿Estaba Tristán satisfecho por haberse fugado del instituto?
  3. Escribe un cuento o un poema sobre una muchacha misteriosa que aparece paseando por la playa y envíalo por correo postal, acompañado de un dibujo, con nombre y apellidos, curso, colegio, nº de teléfono y dirección de e-mail a:

Concurso Literario Grupo Leo
Apartado de Correos 3008
(03080 Alicante)

viernes, 13 de marzo de 2015

DESDE NAZARET: CONECTANDO CON MIGUEL HERNÁNDEZ



Comenzábamos a leer, Miguel Hernández en 48 estampas, de Pedro Villar.

En mil novecientos diez
en la ciudad de Orihuela
nacía Miguel Hernández,
un futuro, una promesa.


Profe, ¿podemos ir a Orihuela?. Claro que si, iremos a finales de febrero. Y así lo hicimos. Nos preparamos para ir en tren, con nuestras mochilas y cómo no, con nuestros libros.
Para algunos, era la primera vez que viajábamos en tren. Cuando llegamos a Orihuela, almorzamos en el parque de La Glorieta y de allí nos fuimos a visitar la casa museo de Miguel Hernández.
Vimos su habitación, sus alpargatas, su jonfaina, su cocina, la letrina, el lugar donde guardaba el ganado y el huerto.
Descubrimos donde se escondía para leer y escribir y nos imaginamos las cabras en el cobertizo.




Aquí, bajo la higuera recitamos y cantamos con un toque flamenco varios poemas del libro de Pedro Villar, Miguel Hernández en 48 estampas.
Después fuimos al colegio Santo Domingo, donde el conserje, muy amable, nos invitó a pasar y nos enseñó los claustros y la iglesia. Nos lo explicó muy bien y aprendimos muchas cosas.



A la vuelta, esperando el tren, continuamos con nuestra lectura.











 

Y en el viaje de vuelta, amenizamos con nuestro cante a los universitarios que volvían a casa. Hicimos amigos y lo pasamos muy bien. Ahora esperamos que Pedro Villar nos visite en el cole y se lo contaremos.



Grupo de lectores del colegio Nazaret