viernes, 27 de febrero de 2015

Los libros del mes de febrero "El bazar de los sueños"




Doce son las historias que se recopilan bajo este título, bailando alegremente entre cuentos sobre estanques que conceden deseos, bazares de duendes que hacen realidad muchos sueños infantiles, bosques llenos de ciervos encantados, cisnes que desvelan secretos de auroras boreales, maldiciones sobre sirenas y enamorados, príncipes injustos y olvidados por la humanidad ... En tan sólo 126 páginas hay tanto que leer, tanto que descubrir; un estanque mágico en la encrucijada de todos los caminos que cumple cualquier deseo; un misterioso cofre que encierra un gran peligro; un fantástico viaje que comienza a raíz de un sueño y un amor imposible... y muchos más cuentos en los que dragones, gigantes, sirenas, brujas y seres maravillosos protagonizan unas tan bellas como fascinantes historias.

Edad recomendada: +12 años

El autor:

Miguel Ángel Villar Pinto.Nacido en la ciudad de A Coruña el 29 de diciembre de 1977, Miguel Ángel Villar Pinto es autor de más de una decena de libros de literatura infantil y juvenil y narrativa.
Inició su carrera literaria en 2005, mientras cursaba la licenciatura de Historia, y desde entonces ha publicado ininterrumpidamente cada año nuevos títulos, siendo el más reciente (2011) La maldición del castillo desencantado.
Entre sus obras anteriores se encuentran los libros infantiles Este circo es un desastre, Las preguntas de Nair y Narsú y el collar mágico; las colecciones de cuentos ilustrados El bazar de los sueños, Los bosques perdidos y Leyendas de Arabia; y la novela El camino del guerrero.


La ilustradora:

Mar del Valle (Madrid, 1986). Mar siente auténtica fascinación por cualquier tipo de arte desde pequeña, especialmente por el dibujo, la música y la palabra. Adora ilustrar libros e historias extrañas, y perderse en sus páginas al igual que se pierde en los colores, sin remedio. Paralelamente, compone canciones intimistas, susurrantes y algo terribles.

A muy temprana edad colaboró con Marina Seoane en el libro ¿Dónde están mis dibujos?, de la Editorial Bruño (Lista de Honor Premio CCEI de Ilustración 1998). Posteriormente, mientras estudiaba bachillerato artístico, diseñó diversos figurines, programas y escenografías para montajes de teatro realizados por el actor y director Juan Carlos González (La Noche de Sabrina, Paso a Paso, Don Juan Te Odio; Héroes, brujas y Espadachines; El Cepillo de Dientes). Ha participado en varias exposiciones colectivas, siendo las más recientes la exposición en el III Espacio para Artistas Noveles de la Casa de la Cultura de Navacerrada y la exposición colectiva en el XXXIII Salón del Libro Infantil y Juvenil. De julio a septiembre, expone una muestra individual en Rara Avis Store.

Libros de Mar del Valle en Edimater:
El Legado del Hechicero
La Casa del Tejo
La cueva de las profecías
El Club de las Palabras Prohibidas
Rumbo a Thuban

EL BOSQUE DE LOS CIERVOS BLANCOS

 En lo más profundo de un bosque antiguo, vivía una familia de un matrimonio y tres hijos. El padre descendía de una larga estirpe de cazadores y, como buen padre se había preocupado de enseñar el oficio a sus hijos. Sin embargo, al más pequeño, Ridalín, amaba tanto a los animales que le resultaba imposible aprender. Se negaba a hacerlo y era mal visto por sus parientes.

— ¿De qué vas a vivir entonces, Ridalín?- le preguntaban éstos.
Él se encogía de hombros. Ciertamente estaba preocupado pues ¿qué otra opción tenía el hijo de un cazador sino seguir los pasos de su padre?
¿Quién le iba a enseñar otro oficio en aquel bosque deshabitado? Y sino aprendía nada, ¿cómo iba a sobrevivir al faltar sus padres?
Ridalín quiso obligarse, pero nada podía hacer frente a su naturaleza. Cuanto más lo intentaba, mayor esfuerzo le exigía. Así que un día desistió y, armado de valor, decidió abandonar su hogar, cuando todos los demás dormían.
Pasó toda la noche y parte de la mañana siguiente andando sin descanso para que les fuera imposible encontrarlo. No quería regresar, pues estaba convencido de que no volvería a repetir lo realizado el día anterior. Lo más difícil para él había sido asumir que iba a dejar a sus seres queridos.
Había borrado todo rastro que hubiera podido dejar hasta encontrase tan lejos. El sol presidía el cielo. Se tumbó a la sombra, agotado, y se quedó dormido.
Sin embargo, un ruido interrumpió sus sueños. Abrió sus ojos y frente a él vio una cierva blanca atada a un árbol. Junto a ella estaba una anciana vestida de oscuro que al ver despertar a Ridalín, dijo:
— ¿Cómo estás tan solo, pequeño? ¿Te has perdido?
Él no contestó inmediatamente. Había algo en aquella mujer que no le gustaba, respondió con sólo una parte de la verdad.
— Sí, aunque mi padre y hermanos me encontrarán. Son cazadores.
La anciana pareció alegrarse y dijo:
— Llevo varios días sin comer y tengo mucha hambre. Mis manos están torpes, me tiemblan y no quiero ver sufrir a la cierva. Si me ayudas a matarla, diremos a tu familia que fuiste tú quien la cazó. Se sentirán orgullosos.

Ridalín miró con desconfianza a la mujer y luego a la cierva, que ahora se encontraba nerviosa como si hubiera entendido el lenguaje humano.
— ¿Me ayudarás?, preguntó la anciana.
Radalín se negó varias veces. La anciana se enfureció de tal forma que comenzó a sentir miedo de ella. No era lo que aparentaba. Y gritó:
— ¡Niño estúpido! ¡También te convertirás en un ciervo blanco!- y al instante sus palabras se hicieron realidad-. Ahora ambos seréis presa de los cazadores, ¡y a manos de ellos pereceréis!
Tras decir esto desapareció. La anciana desconocía que el niño le había engañado. Nadie le encontraría, y como conocía las artimañas de los cazadores sabría evitar el peligro. Se adentró en lo más profundo del bosque después de liberar a la cierva, y enseñó a ésta y a los hijos que tuvieron a burlar a los cazadores.
Pasaron varias generaciones hasta que un día, por descuido un cazador se encontró con un ciervo blanco.
— ¡Qué suerte he tenido al encontrarme con un ciervo blanco!
Ya estaba tensando su arco cuando un búho muy viejo, posado en la rama de un árbol, le dijo:
— No lo hagas. Estarías matando a uno de tus parientes.
— ¿Qué ardid tramas, búho? Soy un cazador......
— Lo sé, por eso te hago esta advertencia. Hace muchos años desapareció en el bosque un niño llamado Ridalín ¿Conoces ese nombre?
— Sí lo conozco. Yo llevo ese nombre en recuerdo de un hermano de mi abuelo por el que tanto sufrió la familia. Jamás conseguimos encontrarle... ¿Qué sabes, búho?
— Sé que hace muchos años un rey castigó a una bruja por sus maldades. Está le rapto a su hija Diralia para matarla, pero no podía hacerlo porque estaba protegida por la magia de un hada que la transformó en cierva y penetró en este bosque. Se topó con Ridalín y pensando que era un cazador le pidió que la matara, pero él se negó. Y unió su destino al de la princesa. Todos los ciervos blancos son sus descendientes.
— Extraña historia es la que me cuentas, dijo el cazador.
— Y no por ello menos cierta, repuso el búho. Muchos hijos tuvieron Ridalín y Diralia antes de fallecer, ninguno de vosotros los había visto hasta ahora. ¿No te parece extraño?
— Si es verdad lo que dices, enséñame donde se encuentran, dijo el cazador.
— Te diré dónde habita la bruja, y allí irás acompañado por tus familiares, es muy poderosa y no conviene que vayas solo. En la gruta del Monte Oscuro obtendréis respuesta.
El búho levantaba el vuelo, cuando el cazador intrigado le preguntó:
— ¿Por qué haces esto, búho?
— Porque un día Ridalín se negó a matarme, le contestó mientras se alejaba.
El cazador regresó a su hogar y contó lo que le había dicho el búho. Todos cogieron sus armas y se dirigieron hacia Monte Oscuro. Allí se libró una batalla. Una flecha atravesó el corazón de la bruja que se convirtió en cenizas al tiempo que en otro punto lejano del bosque, junto a un gran lago, los ciervos blancos recuperaban su verdadera esencia.
  
Tomado del libro: El bazar de los sueños
Ilustradora: Mar del Valle
Editorial: Edimater



ACTIVIDADES:

1-    ¿Crees que hizo bien Ridalín marchándose de casa? ¿Por qué?

2- ¿Qué te enseña este cuento? ¿Qué hubieras hecho tú ante la bruja?

3- Escribe un cuento de cómo volvió el cazador al pueblo, fueron a buscar a la bruja y cómo se organizaron para proteger los bosques. Envía por correo postal con un dibujo y acompañado de tus datos personales (Nombre, Apellidos, Colegio, Curso, teléfono y una dirección de correo electrónico a:

Concurso literario Grupo Leo
Apartado de correos 3008
(03080 ALICANTE)

lunes, 23 de febrero de 2015

Convocatoria reunión del seminario

Estimados compañeros-as
Por la presente se convoca a todos los componentes del Grupo Leo y a todo el profesorado de los Centros Educativos de E. Obligatoria que quieran participar de forma activa en nuestras actividades, a la reunión abierta del  SEMINARIO que tendrá lugar:
DIA, 26 de FEBRERO, JUEVES  
HORA: 18:30 horas
LUGAR: CEIP  BENALUA DE ALICANTE
C/ DOCTOR JUST S/N y (Avda. de Elche)


Orden del día


  1. Concurso literario:
·        Composición Jurado y equipos por categorías.
·        Calendario de reuniones.
·        Fechas  actos reparto de premios.
·        Normas de funcionamiento y procedimiento para el fallo de nominados y premiados.

2.  Planificación Maratón de lectura del  día 23 de abril.
·        Centros y cursos participantes. Normas generales

3.  Planificación de la actividad : “Encuentros con autores”   
·        Planilla definitiva de Centros participantes, calendario y cursos.
·        Se pide asistencia del profesorado implicado en las mismas.

La reunión la iniciaremos a la hora señalada con el fin de facilitar pronta terminación.
Reunión muy importante pues supone el compromiso en nuestras tres actividades públicas más importantes. Si alguna persona no asiste y no comunica nada al respecto interpreto que no está interesada.

Os ruego aportéis los datos definitivos al respecto para realizar planillas definitivas
      Alicante, 22 de Febrero 2015.         
El Coordinador

domingo, 22 de febrero de 2015

Importantes 2014

El GRUPO LEO
EN EL ACTO DE LOS IMPORTANTES DEL 2014
DEL DIARIO INFORMACIÓN


A JAVIER CABO LOMBANA


Hace 14 años, en el salón imperial del real casino de Alicante, El GRUPO LEO, recibía el galardón de Importantes de Mayo del 2000, por su labor y entrega a favor de la animación lectora de niños y jóvenes.
Como Coordinador del Grupo recibí de las manos de Javier Cabo Lombana, el entonces Secretario Provincial de la UGT de Alicante, el trofeo de esta distinción.

No pude contener mi emoción al verlo presente el pasado jueves en el acto del ADA y sabiendo, que a pesar de sus limitaciones físicas en los últimos años, sigue luchando como Presidente de la Fundación Diógenes, de la que fue patrono fundador, para exigir el apoyo de todos los afectados por la enfermedad ELA.
Quiero que estas palabras sean un homenaje a su persona, por su compromiso en su vida a favor de la justicia social y más en los momentos actuales desde su situación de afectado por la enfermedad y el abandono que está sufriendo la ley de Dependencia.
Y decirle desde aquí, que el Grupo Leo, en su XXX aniversario quiere seguir su ejemplo para continuar promocionando el gusto por la lectura entre los más jóvenes, como base de la educación y formación de la persona y como una herramienta fundamental para formar en valores de los que tan necesitados está nuestra sociedad.
Mi reconocimiento personal y de todo este Grupo que te toma como ejemplo a seguir. Nuestro abrazo.


Diego Gila Haro. Coordinador “Grupo Leo”


jueves, 19 de febrero de 2015

Los libros del mes de febrero "Sofía viaja a la Antártida"



Reseña:

Sofía viaja a la Antártida es un hermoso libro en el que Sofía, una niña de 9 años viaja al continente helado de la Antártida en un barco rompehielos, el Aurora Australis, en compañía de su padre que es el capitán del barco, y un grupo de científicos. En esta aventura Sofía descubrirá un fabuloso mundo lleno de pingüinos, focas, ballenas, auroras australes, icebergs…
Es un libro escrito en forma de diario donde se mezcla la ficción y la información.
El libro es de un gran realismo, como una amena crónica, y ello es debido a que su autora, Alison Lester realizó ese viaje y ha querido contárnoslo en este maravilloso álbum ilustrado de amplio texto.
El álbum está lleno de ilustraciones, dibujos infantiles, fotografías, y anotaciones.
El libro es todo un acierto por la manera tan atractiva de acercar a los niños al conocimiento y por la curiosidad que genera en ellos y que motiva la lectura página a página. Es un libro muy interesante, y fácil de leer, lleno de emociones y conocimientos, centrado en una niña y salpicado de animales que llaman mucho la atención de los niños.
Al principio y al final del libro unos grandes mapas con unas anotaciones al lado nos ofrecen una clara información sobre el continente helado, y ya en su interior las más variadas ilustraciones a toda página, y en ocasiones a doble página provocan la fascinación de los jóvenes lectores, y también, de los que no somos tan jóvenes, pero que nos emociona leer y llenarnos de conocimientos.
Libro muy recomendable a partir de 9 años, pero también permite una lectura diferente a niños de otras edades y capacidades.


La autora:

Alison Lester es uno de las autoras más populares de Australia. Ha escrito e ilustrado más de 25 libros ilustrados, y su primer título de ficción, El Quicksand Pony, se convirtió rápidamente en un éxito de ventas. Sus libros se han publicado en muchos idiomas. Su sentido del color y del diseño, su humor y su aguda observación de los detalles de la vida de los niños hacen sus libros muy atractivos. En sus libros quedan claramente reflejadas sus vivencias infantiles de contacto con la naturaleza y con los animales. Ella cree que los niños necesitan aventuras y la libertad de imaginar. Ella siempre ha sido un ratón de biblioteca y, a menudo lee durante horas en el medio de la noche. "Me encanta la forma en que los libros te llevan a otro mundo, no importa lo que esté pasando en tu vida”

Algunos libros de Alison Lester:

-Imagina todo un mundo de animales; Editorial Molino
-Imagina tot un món d’animals; Editorial Molino
-La cama de Isabella; Ediciones Ekaré
-Magic Beach; Allen & Unwin
-El Quicksand Pony; Allen & Unwin

Una gran aventura

Sofía tiene solo nueve años y viaja a la Antártida en un rompehielos junto a su padre, el capitán del barco. Durante el viaje, escribe un diario donde anota todo lo que hace durante esos treinta días.


 Día 13

¡Hurra! Anoche, el viento sopló con tanta fuerza que movió el hielo y se despejó la vía para que el barco atracara en la estación. Salí al sobrepuente y el viento se había convertido en un huracán helado. No podía sujetar mi cámara ni podía sostenerme en pie a menos que estuviera al amparo de otra persona.
Papá dirigió el barco hacia la pequeña bahía Herradura y lo estacionó como si fuera un automóvil. La gente de la estación se acercó en botes de goma, tomaron las cuerdas y las ataron a las balizas en la costa rocosa. Muy pronto el Aurora Australis estaba atado y a salvo. Me sentí muy orgullosa cuando escuché decir a la gente qué buen capitán era Scotty, mi padre.


Día 14

Estaba tan emocionada esta mañana con la perspectiva de bajar a tierra que me desperté demasiado temprano y mi padre me obligó a volver a la cama por un rato. Después del desayuno tuvimos que bajar por una escalera de cuerda hasta una barcaza que nos esperaba abajo. Daba susto tratar de sujetarse bien mientras el barco subía y bajaba con las olas.
Cuando por fin pisé tierra mi sonrisa era tan ancha que sentí que la cara se me iba a resquebrajar. ¡Estaba pisando la Antártica!
El suelo era áspero y rocoso con manchas de nieve. Unas gruesas cuerdas unían todos los edificios y Sara me explicó que servían para no perderse en medio de las tormentas.
Caminamos hasta el Refugio Rojo, el edificio donde vive la gente de la estación. En cuanto entré me sentí mareada y enferma. Parecía que el edificio se mecía como un barco: arriba, abajo; arriba, abajo. No me había mareado en el mar, ¡pero ahora tenía mareo de tierra!
Janie, la directora, dijo que esto le pasa a mucha gente. Nos dio la bienvenida y nos leyó las reglas de la estación. Luego ayudamos a guardar las provisiones. Había inmensas cajas de crema dental, de papel higiénico, jabón y champú y cantidades increíbles de comida, algo así como 5.400 huevos y 165 potes de helados.
Más tarde salimos a   caminar con Georgia y vimos a una foca rascándose los bigotes con una aleta. Gemía y se quejaba. Yo creo que porque había comido demasiado pescado.
Fue bueno regresar al barco en la noche y mostrarle mis fotos a papá. Estaba tan cansada que me metí en la cama enseguida y Katrina me llevó la comida a la cabina.



Día 15

Cuando desembarcamos esta mañana, Sara y yo exploramos los alrededores de la estación Mawson. Almorzamos en el Refugio Rojo y luego Geoff, el médico de la estación, nos llevó a pasear hasta la meseta. Fuimos en el Hägglund, que es una especie de “nievemóvil”. Hacía mucho ruido y saltaba mientras subíamos colina arriba. El Hägglund no lograba agarrarse y resbalaba a cada momento derecho hacia el mar. Yo estaba pensando lo malo que sería caer a las aguas congeladas, cuando por fin, con un último esfuerzo, el nievemóvil logró llegar arriba y todos vitoreamos.
Al llegar a la estación, el cielo se oscureció y comenzó a granizar. Cuando nos bajamos del Hägglund estaba nevando tanto que casi no veíamos. Sara y yo nos sujetamos de las cuerdas tendidas entre las edificaciones y finalmente llegamos al Refugio Rojo.
Cuando Janie llamó por radio a mi papá al barco, él dijo que nos tendríamos que quedar en tierra. Era demasiado peligroso cruzar hasta el barco con el tiempo terrible que hacía.
¡UNA TORMENTA DE NIEVE¡ ¡Estaba varada en la Antártica!
Georgia puso colchonetas en su habitación y nos acurrucamos como ratoncitos. Justo antes de dormirme Georgia puso una grabación de una foca Weddell cantando bajo el hielo y su precioso canto se quedó dando vueltas en mi cabeza toda la noche.




Día 16

Esta mañana el viento estaba aullando y las paredes del Refugio Rojo temblaban como si un monstruo estuviera intentando entrar. Era demasiado peligroso salir. Catorce personas del barco estábamos varadas en tierra. Todos ayudamos con las tareas cotidianas: yo lavé los platos y limpié el suelo. Todos me trataron muy bien, pero me sentía sola y estaba preocupada por papá. Veía que el barco se balanceaba de lado a lado y estaba segura de que las cuerdas se romperían. Por la tarde la tempestad se puso peor y ni siquiera veíamos al Aurora. Era una helada.
Georgia y Sara jugaron al Scrabble Polar conmigo y creo que me dejaron ganar. Después del almuerzo, Janie me comunicó con mamá y mi hermano allá lejos en casa. Mientras hablábamos, detrás se escuchaba a las urracas cantando en el patio.
Para la cena, la tormenta se había acabado. Era todavía peligroso volver al barco, pero nos dejaron salir. Caminé unos pasos con Georgia, pero teníamos que afirmarnos una en la otra para no caer por el viento. Vimos un pingüino Adelia, completamente cubierto de hielo. Georgia me dijo que no iba a pasar frío porque las plumas de los pingüinos son excelentes aislantes.



Autora: Alison Lester
Editado por: Ediciones Ekaré


ACTIVIDADES:

1.-Imagínate que eres Sofía. Escribe el diario del Día 17.

2.- En colaboración con tu equipo de trabajo tratad de adivinar las reglas de la estación que leyó Janie.

3.-Busca información en internet y dibuja en un folio un pingüino Adelia.

4.- Escribe una historia situada en la Antártida, ilústrala y mándala junto a vuestro nombre, apellidos, curso, colegio y número de teléfono particular a:

Concurso literario Grupo Leo
Apartado de Correos 3008
(03080 Alicante)

domingo, 15 de febrero de 2015

Los libros del mes de febrero de 2015 del Grupo Leo


Reseña:

Felicidad, una niña que vive en Piñares, cuenta la vida de Marcial, su vecino, un viejo y carismático leñador que acude cada día al monte a hacer acopio de madera. La niña le acompaña los sábados y entre ellos se establece una relación muy cálida gracias a las fascinantes historias que Marcial le cuenta, especialmente las vividas en Canadá, país en el que pasó una temporada y aprendió su oficio. Le habla de ardillas voladoras, picapinos que se dan baños de nieve, osos feroces y urracas parlanchinas, que comparten con ellos la tortilla de patatas que cada sábado se comen en el monte para almorzar. También de Porquito, el cerdo volador y del hombre que vivía en Canadá en el tronco de una secuoya gigante.
Un día, sin embargo, empieza a perder la memoria. Felicidad, entonces, comprende lo importante que resulta que ahora ella se haga cargo de contar las historias del viejo leñador.
Preciosa novela ilustrada, cargada de momentos poéticos, que nos hacen valorar la importancia que la amistad y la naturaleza tienen en nuestra vida.


Lectura recomendada a partir de diez años.


El autor:

Ignacio Sanz (Lastras de Cuellar, Segovia, 1953). Escritor y narrador oral. Licenciado en Sociología por la Universidad Complutense, es autor de una amplia obra literaria que abarca novela, relatos, literatura infantil y juvenil, viajes y etnografía.
Durante veinticinco años combinó su trabajo de ceramista con la escritura. Desde el año 2005, se dedica exclusivamente a escribir y a tareas de animación sociocultural. Recorre de manera habitual colegios, institutos, bibliotecas y centros culturales en los que cuenta romances e historias para incentivar a los jóvenes a la lectura.
Desde 1983, coordina “La Tertulia de los Martes” que, con el patrocinio de Caja Segovia, es un foro de debate por el que han pasado los más destacados escritores españoles de las últimas décadas.

Como narrador oral ha sido invitado a los más importantes festivales que se celebran en España. Dirige el Festival de Narradores Orales de Segovia y El Espinar.


LAS ARDILLAS VOLADORAS

Me llamo Felicidad. Ya sé que es un nombre muy bonito. Es lo primero que me dice la gente cuando se enteran de cómo me llamo. Pues eso, que me llamo Felicidad y vivo en un pueblo rodeado de bosques de pinos que se llama Piñares.
Supongo que Piñares viene de piña. De las piñas salen los piñones, el manjar de mi pueblo. Felicidad y Piñares, Piñares y Felicidad. ¿A qué suenan bien?
Pero no he abierto este cuaderno para escribir sobre mí. Quiero escribir sobre Marcial y sobre un olmo centenario. Marcial es un leñador viejo, amigo, vecino y pariente lejano.
Es una suerte crecer al lado de alguien así porque se aprende mucho. Aunque, a veces, con sus rarezas a la hora de hablar, me haya confundido. Porque Marcial me ha hecho meter tanto la pata que una vez me suspendieron.
Me explico: una mañana de sábado, camino del bosque, montada en su furgonetilla, me dijo que de todos los animales voladores el que más le gustaba era la ardilla. Más incluso que la urraca. Me extrañó un poco, porque Marcial tiene largas conversaciones con las urracas.
-¡Marcial, que las ardillas no tienen alas! –le dije yo.
-Pero vuelan –dijo Marcial-. Los avestruces tienen alas y no vuelan. Las ardillas, en cambio, vuelan aunque no tengan alas.
A veces me hago un lío con las aves que vuelan sin tener alas y las que sí tienen alas pero no vuelan.
-¿La avutarda vuela? –le pregunté.
-Claro, la avutarda necesita terreno para el despegue, como los grandes aviones que necesitan pistas de dos o tres kilómetros. La avutarda pesa unos cuantos kilos y le cuesta despegar. Supongo que por eso la llaman avutarda, porque es de vuelo tardo. Avu-tarda; si te das cuenta, el propio nombre lo dice. También se podría haber llamado avitorpe.
Marcial sabe mucho de aves, de alimañas y , sobre todo de árboles.
Hace años que se jubiló, pero como no sabe estarse quieto, sigue yendo al bosque a por leña. Un entretenimiento, dice. Porque antes se dedicaba a talar pinos. Pinos y lo que se le pusiera por delante. Yo suelo acompañarle los sábados, sobre todo en primavera.
A los pocos días de aquella conversación que tuvimos Marcial y yo camino del bosque, doña Upe, la profesora, me suspendió por culpa de Marcial. Nos mandó escribir en el cuaderno el nombre de cinco especies voladoras y puse la urraca, el gorrión, la cigüeña, el mirlo y la ardilla. Yo sabía que me la estaba jugando, pero quería hacerle un homenaje a Marcial. Cuando doña Upe leyó la lista, me dijo:
-Con lo fácil que era, Felicidad. No me explico cómo has metido la pata. Estás suspendida.
-¿Por qué?
-Porque la ardilla no es una especie voladora.
-¿Cómo que no, doña Upe? Marcial dice que sí es una especie voladora. Y Marcial controla un montón. Digo un montón y me quedo corta. Todos sabemos que, en asuntos de campo, Marcial es el sabio más sabio de Piñares. ¿Sí o no?
Algunos compañeros de clase se reían por lo bajo. A mí me dolió, sobre todo por Marcial, a quien la gente del pueblo respeta mucho. Que se rían de mí no me importa, pero que se rían de Marcial, sí. Por todo lo que me ha enseñado. Y porque es de los pocos viejos que sabe cuándo va a llover y cuándo va a nevar.
-¿Cómo puedes saberlo, Marcial? –le pregunté una vez.
-Lo huelo. Solo hay que olfatear el aire. Ahí está todo, en el aire, berganta.
Yo no sé cómo se puede oler el agua que no ha caído, pero Marcial lo sabe, como si tuviera un sexto sentido. Acierta más veces que el hombre del tiempo. De árboles sabe mucho. Y de la música que hace el viento en los árboles los días de ventisca. No son lo mismo las de otoño que las de primavera. A veces el viento suena por boleros y a veces por peteneras. –me dijo en una tarde muy ventosa.
-¿Qué son las peteneras?
-La petenera es un baile flamenco, berganta.
-¿Tú cantas cuando trabajas?
- Cantar, cantar, no, pero me gusta tararear. Lo hago para aliviar el golpe del hacha. Es como si le estuvieras pidiendo perdón al árbol o como si le pusieras un paño caliente para que le duela menos. Por eso, cuando me dedicaba a la tala de árboles, los abrazaba antes de buscarles la caída. Cuando trabajo me gusta cantar, susurró como si acariciara al árbol con la voz.

Editorial: Edelvives
Autor: Ignacio Sanz
Ilustraciones: Ester García


ACTIVIDADES:
  1. ¿Sabéis si cerca de dónde vivís hay algún árbol centenario? Seguro que sí. Investigad dónde y de qué especie se trata.
  2. ¿Qué medidas creéis que se podrían tomar para evitar que se talara alguno de estos árboles en caso de querer hacerlo?
  3. Escribe un cuento o un poema cuyo protagonista sea un árbol y envíalo por correo postal, acompañado de un dibujo y vuestro nombre y apellidos, curso, colegio y nº de teléfono y dirección mail de vuestros padres a:

Concurso literario Grupo Leo
Apartado de Correos 3008
(03080 Alicante)

Felicitación a Ascensión Fernández-Cañada

ANIMACIÓN A LA LECTURA Y MEDIACIÓN EN RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

Quiero expresar mi felicitación y reconocimiento, como Coordinador de la Asociación Cultural y Pedagógica “Grupo Leo” de nuestra compañera ASCENSIÓN FERNÁNDEZ- CAÑADA, componente del Seminario Permanente de este Grupo, por:

  • La labor que está desarrollando en el Cº. PEDRO DUQUE de Alicante de impulsar y crear las condiciones más favorables en las actividades que programamos tanto dentro de las aulas como fuera de ellas en el fomento de la animación lectora y expresión escrita.

  • Felicitarla por esa magnífica función de Resolución de Conflictos con la participación e implicación activa del alumnado, tal como se refleja en el reportaje que adjuntamos, publicado en el Diario Información El 13/02/2015.

  • Está claro que son facetas importantes en la formación en la responsabilidad y libertad de los alumnos que es la forma de ir configurando la formación del educando.


Diego Gila Haro

Para leerlo mejor clicar sobre la imagen, esta se agrandará.


lunes, 9 de febrero de 2015

Los libros del mes de febrero de 2015 del Grupo Leo



Reseña:

Los personajes de los tres cuentos pertenecen al reino animal y cada uno actúa de manera consecuente con su carácter y filosofía particular.
Tranquila Tragaleguas decide ir a la boda del rey de la selva, pero lamentablemente es muy lenta, más sabe que poco a poco llegará a su destino. Así pues, comienza a caminar y en su recorrido se va encontrando con varios animales que le dicen que desista, pero ella no les hace caso y continua lentamente hasta que consigue llegar.
Filemón Arrugado es un pacifico elefante que vive feliz contemplando todo lo que lo rodea, al contrario de las moscas, que están convencidas de su superioridad sobre todos los otros animales de la selva y para confirmarlo les proponen a algunos de ellos jugar un partido de fútbol. El elefante no sabía que un día iba a jugar un partido de fútbol con unas moscas y que iba a perder, porque en aquel momento estaba observando la luna.
Norberto Nucagorda es un rinoceronte que desconfía de todos, piensa que cualquiera podría atacarlo y no se relaciona con los otros animales ni tampoco se interesa en lo mas mínimo en ellos. El carácter intolerable de Nucagorda obliga a los otros animales a marcharse de la zona y buscar un lugar más tranquilo para vivir.

Edad recomendada:

A partir de 8 años.

El autor:

Michael Andreas Helmut Ende nació en Garmisch-Patenkirchen, Alemania, el 12 de noviembre de 1929. Fue uno de los más grandes y exitosos escritores alemanes de la posguerra, al vender cerca de 20 millones de libros en cuarenta diferentes idiomas a lo largo del mundo. Sus novelas como La historia interminable, Momo, Jim Botón y El ponche de los deseos, capturaron el corazón de grandes y chicos. Michael Ende fue hijo de Luise Bartholoma (1892-1973) y el pintor surrealista Edgar Ende (1901-1965).
Desde su infancia recibió una densa educación humanística y artística, al verse influenciado por las ideas visionarias y surrealistas del trabajo de su padre, y experimentar el imaginario mundo de la pintura como real durante cada día de su vida. En 1931 su familia se traslada a Berging, cerca de Munich. Allí, Michael conoce a la familia Buchner y al pintor Fanti, quien le narra muchas fábulas y le muestra diferentes esbozos. Michael aprendió a contar historias de él.
En 1943 ante la crudeza de la II Guerra Mundial y de los bombardeos sobre Munich, Michael huye a su ciudad natal. Allí estudia en el Klamer House, donde comienza a escribir poemas bajo el estímulo de su buen amigo Bokarius.
En 1947 entra en la Escuela de Steiner, en Studtgardt. Allí se siente atraído por el teatro, lo que le lleva a fundar el grupo "Teatro de Desván" en compañía de cuatro amigos en el desván del American House.
Ende empezó a trabajar como actor, luego crítico y finalmente de dramaturgo; lo cual duró aproximadamente diez años. Sin embargo, el mundo de los cuentos infantiles, universo impensado dentro de sus proyectos, entró en su vida inesperadamente de la mano de un amigo, el día que éste le pidió unas páginas escritas para un libro ilustrado. Así nacieron Jim Botón y Lucas el maquinista y posteriormente Jim Botón y los trece salvajes, en los que su amigo intervino como dibujante.
En 1974 recibió el Premio de Literatura Adolescente de Alemania. Un año después, escribiría la ópera Momo y los ladrones del tiempo para el compositor Mark Lotard. Su obra más popular La Historia Interminable , obtiene un éxito apabullante y recibe el Premio Janusch-Kortschack, donando el dinero ganado a los institutos infantiles varsovianos.
Murió el 28 de Agosto de 1995 en Stuttgart, Alemania a la edad de sesenta y cinco años. Preparaba, en ese momento, una nueva versión ilustrada de su libro Lirum Larum, publicado en Alemania a fines de la década del 70.

El ilustrador:

Alberto Pieruz

“Nací a muy temprana edad en la muy noble, muy leal, benemérita, invicta, heroica y buena ciudad de Oviedo.
Desde que tengo memoria me dedico a dibujar monigotes en libros. Dibujé una educación general básica y un bachillerato que me quedaron preciosos. Después, un título de Bellas Artes en Salamanca… y casi todo de memoria. A continuación, ya que iba a seguir dibujando, pensé que lo mejor es que me pagaran por ello. Me hice ilustrador y sigo, con asombro, mi carrera como pintamonas.
En un giro inesperado de los acontecimientos me ofrecieron colaborar en la Fundición Príncipe de Astucias. El resto es historia.”

Unos cuentos

Tranquila Tragaleguas, la tortuga cabezota

Una hermosa mañana, la tortuga Tranquila Tragaleguas se encontraba en su pequeña y agradable madriguera tomando el sol y comiendo sosegadamente una piel de plátano.

Por encima de ella, en las ramas de un viejo olivo, estaba la paloma Sulaica Pecho de Plata lustrándose su brillante plumaje. Entonces llegó su compañero, Salomón Pecho de Plata, le dedicó varias reverencias y exclamó:
-¡Oh!, Sulaica, alegría de mi corazón!, ¿ya te has enterado? El Gran Sultán de todos los animales, Leo Vigésimo-Octavo, va a celebrar su boda. ¡Así que pongámonos en marcha y volemos juntos a su cueva, luz de mis ojos!
-¡Oh, esposo y señor mío! -zureó la paloma-. ¿Es que estamos invitados?
-No te preocupes por eso, estrella de mi vida -le contestó Salomón Pecho de Plata mientras le dedicaba algunas reverencias más-, todos los animales, grandes y pequeños, jóvenes y viejos, gordos y delgados, de agua y de tierra, están invitados; así que nosotros también. Será la fiesta más hermosa que jamás haya existido. Pero tenemos que darnos prisa, porque el camino hasta la cueva del león es muy largo, y la fiesta se celebrará pronto.
Sulaica asintió y las dos palomas se alejaron volando.
Tranquila Tragaleguas, que lo había oído todo, se puso a meditar tan profundamente que incluso se olvidó de acabarse el resto del desayuno.
"Si todos los animales, grandes y pequeños, viejos y jóvenes, gordos y delgados, de agua y de tierra, están invitados a la boda", se dijo Tranquila a sí misma, "entonces yo también debo estar. Así pues, ¿por qué no tendría que ir yo a la fiesta más bella que se haya celebrado jamás? "
….........


Filemón Arrugado

En medio de la selva india vivía un elefante muy viejo y muy sabio que se llamaba Filemón Arrugado. Acostumbraba a estar sobre sus cuatro patas, tan inmensas como columnas, a la orilla del río sagrado, y de vez en cuando se lanzaba un poco de arena blanca por la cabeza o tomaba una ducha fría para refrescarse; porque la Naturaleza, tan generosa, además de otros muchos regalos, lo había dotado de una ducha propia. De hecho, era evidente que la trompa era una parte del cuerpo muy útil y podía servir par muchas cosas. Filemón Arrugado se daba cuenta de ello cada día que pasaba con suma gratitud y alegría.
….........
Un poco más adelante, allá donde el río sagrado tuerce hacia la derecha formando un recodo, se había acumulado en la orilla un gran amasijo de algas podridas y de otras cosas bastante desagradables que las aguas habían arrastrado.
Aquel amasijo desprendía una peste extremadamente desagradable. Los animales de los alrededores se habrían alegrado muchísimo de librarse de aquel amasijo apestoso, pero lamentablemente aquello comportaba muchas dificultades. Porque lo cierto es que el amasijo estaba habitado y en él vivía una gran cantidad de inquilinos. Se trataba de una numerosa colonia de moscas de todas las clases y tamaños. Ni siquiera las propias moscas habían conseguido saber cuántos habitantes ocupaban aquella colonia (porque no sabían estarse quietas ni un instante y no dejaban de revolotear ni de mezclarse sin dejar de zumbar). Pero eran muchísimas, de eso no había duda alguna. Y como eran tantas, se sentían enormemente importantes.


Norberto Nucagorda o el rinoceronte desnudo

Había una vez un rinoceronte que se llamaba Norberto Nucagorda. Vivía en medio de la gran sabana africana, cerca de un cenagal fangoso, y era muy desconfiado. Bueno, ya se sabe que todos los rinocerontes son desconfiados, pero en el caso de Norberto la cosa, ya pasaba de castaño oscuro.

- Es buena idea –solía decirse a sí mismo- ver a todos los demás animales como si fuesen tus enemigos. De ese modo no puedes llevarte sorpresas desagradables. En el único en el que puedo confiar es en mí mismo. Esta es mi filosofía.
Estaba orgulloso de tener incluso su propia filosofía, pues ni siquiera en este punto quería fiarse de nadie.
….........
Los animales más pequeños le tenían miedo y los grandes preferían evitarlo. Incluso los elefantes hechos y derechos lo hacían, porque Norberto era muy irascible y armaba un alboroto por cualquier tontería. Y cada día que pasaba era peor. Hasta que llegó el momento en que el resto de animales comenzó a correr peligro de muerte cada vez que se acercaba al agua del cenagal para beber. Los cachorros ya no podían jugar ni bañarse allí, y ni siquiera los pájaros podían cantar porque inmediatamente llegaba Norberto Nucagorda hecho un basilisco y lo pateaba todo gritando que lo estaban atacando.
Pero las cosas no podían seguir así y en eso estaban todos de acuerdo. De modo que los animales convocaron una reunión para discutir qué se podía hacer. Y, para que realmente todos pudiesen participar en la asamblea, prometieron solemnemente que se comportarían de forma pacífica, ya que, como es de suponer, entre ellos había muchos que no eran precisamente amigos.


Autor: Michael Ende
Ilustrador: Alberto Pieruz
Editorial: ALGAR

ACTIVIDADES:
  1. ¿Llegará Tranquila Tragaleguas a la boda? Describe algún problemilla que pueda encontrar en el camino.
  2. Imagínate a los inquilinos de la ciénaga. ¿cómo será una nube de moscas? ¿Qué podemos hacer para tener limpios nuestros ríos y montes?
  3. ¿Qué normas crees que se deben cumplir en una asamblea para poder discutir opiniones y tomar decisiones?
  4. Escribe un cuento o poema contando una historia de un animal y envíalo acompañado de un dibujo y vuestro nombre, apellidos, curso, colegio y número de teléfono particular a: 
Concurso literario Grupo Leo
Apartado de Correos 3008
(03080 Alicante)