lunes, 29 de diciembre de 2014

Los libros del mes de diciembre de 2014 del Grupo Leo



Reseña:

Estamos sin duda alguna ante un libro monstruoso nacido del talento de dos monstruos, de su escritor, Carles Cano y de su ilustrador Paco Giménez.
Cabe aquí utilizar la palabra monstruo en sus más nobles acepciones que nos ofrece el diccionario de la RAE:
  • Producción contra el orden regular de la naturaleza.
  • Cosa excesivamente grande o extraordinaria en cualquier línea.
  • Persona de extraordinarias cualidades para desempeñar una actividad determinada.

Un monstruo de libro porque esta obra va en contra del orden regular de los cuentos de monstruos. Una historia grande, extraordinaria, maravillosamente original y divertida. Todo un derroche de imaginación. Un librito salido del arte y la imaginación de dos personas de extraordinarias cualidades para la fabulación y la ilustración. Una joya de libro muy apreciado por los niños que se quedan encantados con su lectura y disfrute.
En el tenebroso País de los Monstruos falta color, todo es gris, blanco y negro, con algunos toques sanguinolentos de rojo. A la salida de las aburridas clases los monstruos se reunen en la casa de Urk para jugar y merendar, y también para hacer los “deberes horribles”. La madre de Urk sólo les va a prohibir una cosa, pero los monstuos...
Un delicioso libro lleno de encanto y diversión, en un lenguaje claro, conciso, directo e ingenioso. Todo el relato rezuma imaginación y creatividad. Una invitación a ver las cosas de otra manera, con más optimismo y con la convicción de que podemos cambiar las cosas. De que tenemos la posibilidad de huir de lo negro y oscuro y llenarnos de color para imaginar y cambiar el mundo. Es una invitación al contagio para dejarnos llevar por el bendito virus de intentar cambiar las cosas y hacerlas mejores y más bonitas. Este libro es un regalo y una invitación para dejar salir a ese pequeño monstruo que todos llevamos dentro.

“Encara que, ara que ho pense, potser tu també un monstre!”
Las ilustraciones de Paco Giménez en formas abastractas, pero de maneras sencillas y de una asequible comprensión para los pequeños lectores, persiguen sin duda alguna, que los lectores se identifiquen con ellas. Todas estas maravillosas imágenes salpicadas de palabras onomatopeyas que hacen todavía más sonora y colorida la ilustración.

El autor:

Carles Cano (Valencia, 1957) es un autor de literatura infantil, licenciado en Filología Catalana. Durante más de 20 años trabajó como profesor de lengua y literatura y en múltiples oficios, además de ser un conocido cuentacuentos.

Autor de Literatura Infantil y Juvenil, con más de 50 libros publicados en diversas lenguas. .
Como narrador oral ha participado en diversos festivales internacionales como el Maratón de Guadalajara, el festival internacional de los Silos (Tenerife), Un Madrid de Cuentos, ‘En Veu alta’ (Vilafranca del Penedés), o en los festivales de narradores en lengua Catalana de Pont de Suert (Lérida) o Torredembarra (Tarragona) entre otros. También ha contado por todo el territorio español y ha actuado en diversas ocasiones en Marruecos, Guinea Ecuatorial, Francia y el Reino Unido.
Ha recibido diversos premios, entre ellos el Premio Lazarillo en 1994 por ‘Te pillé Caperucita’ (ed. Bruño), el Premi Samaruc de los bibliotecarios valencianos en 1996, y el premio Hospital Sant Joan de Déu de 2008 por ‘Per un botó’. Ha sido seleccionado en la lista de honor de la C.C.I en los años 1995 y 1998 y su obra ¿En qué se diferencian el blanco y el negro? (Aura Comunicació) y ‘Te pillé Caperucita’ (Bruño) fueron seleccionadas para los ‘Withe Raven’ por la Jugend Bibliothek de Munich en 1996.
Se dedica a la poesía visual y objetual desde el 2000, en que montó una exposición de poesía visual con sus alumnos de literatura titulada ‘POEMES BROEMES I ALTRES ARTIFICIS’.

El ilustrador:

Paco Giménez. Nacido en Valencia en 1954. Autodidacta. En 1974 inició su labor profesional como ilustrador y diseñador gráfico. Desde 1982 su trabajo se centra principalmente en el sector infantil y juvenil: cuentos y novelas, materiales curriculares, juegos y cuadernos didácticos, CD-Roms interactivos, historietas, carteles, exposiciones, mesas redondas, conferencias, talleres y encuentros de animación lectora en centros escolares y bibliotecas… Habitualmente forma tándem con el escritor Carles Cano.
Además de algunos cómics, ha ilustrado individualmente 120 libros y materiales didácticos. También ha diseñado 40, de los cuales 16 son colecciones.
Ha obtenido diferentes galardones, entre ellos: “Premio Lazarillo” en 1989, del Ministerio de Cultura por Historia de una receta (Ed. Anaya); “Premi al llibre en valencià millor il·lustart de 2002”, de la Generalitat Valenciana, por la obra Els dos gegants de Sant Marcel·lí (Denes Ed.); Seleccionada “Withe Raven” por la Juguend Bibliothek de Munich, en 1996, por su obra ¿En qué se diferencian el blanco y el negro? (Aura Comunicació)
Ha participado en las exposiciones profesionales más importantes del sector, entre ellas: Bienal de ilustración de Bratislava, 1989, 1991 y 2009. BIB, IBBY (Organización Internacional para el Libro Juvenil); A todo color. 23 ilustradores españoles de libros infantiles y juveniles, Ministerio de Cultura, 1989-1991, 2000; Cuento y figura. Ilustradores españoles de libros infantiles y juveniles, Ministerio de Cultura, 1996; Ilustrísimos. Panorama de la ilustración infantil y juvenil, Bolonia 2005, Ministerio de Cultura; Europe un rêve graphique, Institut Internacional Charles Perrault, 2001; Kipling ilustrado, Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat, 2011.
Paco y Carles han coincidido muchas veces en la producción de obras conjuntas:

Los viajes de Pericot ( Editorial Anaya)

Historia de una receta (Editorial Anaya)

Al otro lado del sombrero (Editorial Anaya)

La máquina dels contes (Edicions Bromera)

Contes d’ahir i de sempre (Perifèric Edicions)

Poemes sense diminutius (Edicions Bromera)

La gallina que pogué regnar (Edicions Bromera)

¡¡¡Papááá!!! (Editorial Anaya)

¡¡¡Mamááá!!! (Editorial Anaya)

¡¡¡Abuelooo...!!! (Editorial Anaya)

¡¡¡Abuelaaa!!! (Editorial Anaya)

LA FIESTA MONSTRUOSA





Fragmento del libro: La fiesta monstruosa
Autor: Carles Cano
Ilustrador: Paco Giménez
Editorial: Algar


ACTIVIDADES:
  1. Qué hicieron cuando la mamá los dejó solos y habiéndoles prohibido que no tocaran unos botes de pintura.
  2. Cómo pintaron toda la casa.
  3. Ellos se divierten pintando. ¿Qué haces tu para divertirte?
  4. Sigue escribiendo e ilustrando. Imita este mismo cuento y dale el final que quieras. Envíalo por correo postal y acompañado de tus datos personales (Nombre, Apellidos, Colegio, Curso, teléfono y una dirección de correo electrónico) a:

Concurso literario Grupo Leo
Apartado de correos 3008
(03080 ALICANTE)

viernes, 26 de diciembre de 2014

... y los no tan peques



Inspirado en esta postal que os adjunto, creada  y remitida por una compañera  integrada en nuestro proyecto,  quiero  felicitaros  este año.

 

UNA  FLOR, ALEGORÍA DEL GRUPO LEO


La FlorEstructurada en sus partes y unidas en un mismo proyecto.
                 Configurando vida, prediciendo fruto y diferenciadas en función  
                  y  colorido. Relacionadas todas por una amistad integradora.
                 Estimulando a la imaginación creativa, al descubrimiento de lo 
                 bello y a la apreciación de los buenos valores.
                 Adornada y reforzada por su colorido:

El RojoDe su pétalos apiñados, con entrega apasionada, desafiantes, abiertos, ilusionados incitando a descubrir, soñar,  
       revivir, crear....

El VerdeDe sus hojas perseverantes, con utopía esperanzadora y con la función constante de aportar oxígeno para seguir alimentando esa Flor que es   
          “EL GRUPO LEO” en su prolongada faena de:

“ANIMAR A LEER POR PLACER”


Encuadrados en la misma faena, con este mensaje y después de treinta años, solamente me  queda deciros:

GRACIAS, JUNTOS PODEMOS. A SEGUIR EN 2015.

DIEGO

Para los peques...



miércoles, 24 de diciembre de 2014

¡Feliz Navidad!


Como coordinador del Blog del Grupo y en su nombre, quiero felicitar la Navidad a todos nuestros amigos, que sois muchos, y desearos unas deliciosas lecturas aprovechando estos días de descanso.

lunes, 15 de diciembre de 2014

GRRReat readers: "The gingerbread man" Karen Schmidt

EL GRUPO LEO EN FLORIDA
Lecturas en inglés

María Signes Perelló
...................................................................
DECEMBER RECOMMENDATION:
THE GINGERBREAD MAN by Karen Schmidt



A gingerbread man escapes from the oven and runs through the countryside pursued by an old man, an old woman, a horse, a caw, a pig, and a wolf…
“Run, run, run, as fast as you can!. You can’t catch me, I’m the Gingerbread man!!”







BEFORE READING: Think and answer
  1. What do you think is going to happen in this story?
  2. Why do you think the author wrote this book?


AFTER READING:
  1.  Retell the main events of the story. 
  2. Draw and color a picture of your favorite part of the book. Then write about why it was your favorite part of the book.
  3. Summarize the story of The Gingerbread Man. Remember to use sequence words: first, next, then and last.  (Use the enclosed document).
  4. Create a new ending for the story.
  5. Make your Gingerbread Cookie,mmmm, It’s yummy!!









my Grreat Readers!


Enclosed document


Para imprimir el documento clica sobre él, y en la imagen que obtienes vuelve a clicar con el botón derecho, el menú que sale te permite imprimirlo.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Los libros del mes de diciembre de 2014 del Grupo Leo


Ressenya:

El petit drac Coco ha d’enfrontar-se amb el mag Barbeta de Cabra i amb la bruixa Rubinia. La gran sort és que té uns bons amics per a ajudar-lo: el porc espí Matilde i el drac gegant Amadeu.

L’autor:

Ingo Siegner va néixer l’any 1965 a Grossburgwedel, a prop de Hannover. Acabada l’escola, va aprendre l’ofici de banquer, va viure un any a França i va assistir durant molt poc temps a la universitat. Finalment, va aterrar a Vamos, una organització de Hannover que organitzava viatges per a famílies. En molts d’aquets viatges explicava a nens i nenes històries fantàstiques. En comprovar com els menuts gaudien escoltan-lo, va començar a escriure-les. Alhora, va començar a dibuixar. Ingo Siegner viu i treballa a Hannover. Amb els seus llibres del petit drac Coco, que s’han traduït a molts idiomes, ha arribat al cor dels joves lectors i lectores. La tardor del 2003 va ser guardonat amb el Premi de Literatura Infantil Bad Iburger.



LA BALENA CASIMIRA

La terra és com una pilota. Però no del tot rodona, sinó més aviat abonyegada. És una mica com una carbassa. A la pilota Terra hi ha mola aigua: són els oceans. Els oceans són tan gegants que els ésser humans encara no han tingut temps d’explorar–los.
Enmig dels oceans hi ha illes sovint desconegudes. Són illes on viuen éssers d’aquells que hem sentit a parlar o n’hem llegit coses, però no els ha vist mai ningú. Com l’illa del Drac.
Ara fa dies que neva en aquesta ella llunyana. Tots els dracs de foc adults han volat cap a l’illa de l’Estiu, al càlid mar del Sud. Però els dracs de foc, que són petits, s’han hagut de quedar, perquè encara no saben volar. Durat tot l’hivern n’aprendran a l’Escola de Vol per a Dracs.
–No és just!– ha protestat en Coco, quan ha vist que els seus pares preparaven les maletes.
–No estiguis trist, petit Coco –li ha dit l’Elsa
L’Elsa és la mare d’en Coco. I en Manuel, el seu pare, ha afegit:
–Això és el que passa quan encara no saps volar. Aprèn a volar i la propera vegada podràs venir amb nosaltres a l’illa de l’Estiu.
Aprendre a volar és la cosa més difícil del món. El petit drac Coco s’hi esforça molt, però avui només ha aconseguit allunyar–se cinc passes de drac.
“Quin hivern més avorrit”, pensa en Coco.
Després de les classes amb la vella professora de vol Proselinda, en Coco baixa a la badia i s’estira sobre la neu.
“Quina mala sort!, pensa, “tot l’hivern aquí practicant el vol, mentre que al sud s’hi deu estar tan bé!”
En Coco s’imagina la caloreta que deu fer allà i que bons que deuen ser els gelats...
En Coco somia amb els ulls oberts i la boca de drac se li fa aigua pensant en el gust d’un gelat de xocolata, quan de sobte l’aigua s’obre davant seu.
Una cosa molt gran se li acosta nedant. En coco s’espanta i fa un salt enrere:
–Un peix gegant! –exclama.
–No, no –li respon l’animal gegantí–. No sóc cap peix. Sóc una balena.
–Un balena també és un peix! –replica en Coco.
–No, els peixos poden respirar sota l’aigua. Nosaltres, les balenes, necessitem aire i per això hem de sortir a la superfície a agafar–ne. Però podem retenir l’aire molta estona. Em dic Casimira.
–Jo em dic Coco.
–Com? –pregunta la Casimira.
–Coco. Aquest és el meu nom.
–Quin nom més estrany per a un drac.
–El meu pare diu que quan vaig néixer era tan petit com un coco. Per això em dic així.
–Ah, que interessant! –exclama la Casimira, i tot d’una es posa trista–. Coco, que em podries ajudar? Tota sola no puc sortir de la badia. Un iceberg ha baixat tapant la sortida.
En Coco pensa: “Mmm..., un iceberg, mmm...”. Llavors fa petar els dits i crida:
–Gel i foc fan aigua, oi?
–Mmm..., sí , tens raó –contesta la Casimira, però no sembla que hagi entès què li vol dir.
Sense pensar–s’ho dues vegades, en Coco es dirigeix cap a l’iceberg, que sura damunt l’aigua, brillant i lluminós com un diamant. En Coco agafa aire i llança foc per la boca.
El gel comença a desfer–se. Al principi només són un parell de gotes, però quan en Coco llança més foc, comença a fondre’s més aigua de l’iceberg, fins que només queda una petita muntanya de gel.
La Casimira somriu:
–Fantàstic Coco! En agraïment, et concedeixo un desig!
El Coco no s’ho rumia gaire:
–Em portes al mar del Sud, a l’illa de l’Estiu dels dracs?
–Mmm... ho podem intentar –diu la Casimira–. Puja sobre el meu llom!
Però quan en Coco puja amb les dues potes sobre el llom de la Casimira, aquesta fa “blup”, i s’enfonsa com si en Coco fos una pedra.
–Ui! –crida en Coco espantat, mentre torna nedant a la costa.
–No puc –diu la Casimira–. Peses massa.
–No hi ha cap manera que em puguis portar? –li pregunta en Coco tot preocupat.
–Deixa’m pensar –diu la Casimira–. 
 
Text i il·lustracions: Ingo Siegner
Editorial: La Galera


ACTIVITATS:
  1. Com li diuen al protagonista del conte? Que és?
  2. A on voldria anar? Per què no pot?
  3. Com penses tu que podrà portar la balena Casismira a Coco a l’illa del Drac. Acaba la història i l'envies acompanyada d'un dibuix original i del vostre nom, cognoms, curs, col·legi, e-mail i telèfon particular a:


Concurs Literari Grup Leo
Apartat 3008
03080 Alacant

viernes, 5 de diciembre de 2014

Bases del XX Concurso Literario

XX CONCURSO LITERARIO  de POEMAS Y CUENTOS

«GRUPO LEO – EDITORIAL AGUACLARA»


El Grupo Leo y la Editorial Aguaclara, con el patrocinio de la Excma. Diputación Provincial de Alicante, convocan el  XX Concurso Literario de Poemas y Cuentos de acuerdo con las siguientes

B  A  S  E  S

1ª- Podrán participar en este concurso EL ALUMNADO que curse enseñanzas en la provincia de Alicante en los niveles y categorías que se establecen a continuación:
·         Alumnado del 2º ciclo de Ed. infantil.
·         Alumnado del 1er. Ciclo  Ed. de Primaria.
·         Alumnado del 2º Ciclo de Ed. Primaria.
·         Alumnado del 3er. Ciclo de Ed. Primaria
·         Alumnado del 1er. Ciclo de ESO.
·         Alumnado del  2º Ciclo de ESO.

2ª- De cada uno de los anteriores niveles serán premiados  hasta cuatro trabajos,
indistintamente poemas o cuentos. Han de ser inéditos y originales.
Los trabajos podrán ser colectivos de aula o grupo, en E. Infantil.
El jurado, a su juicio, podrá seleccionar uno o varios trabajos realizados por alumnado de Centros Específicos.
LOS PREMIOS CONSISTIRÁN EN LOTES DE LIBROS.

3ª- El jurado podrá conceder hasta 6 premios colectivos a centros, niveles o aulas que se hayan distinguido por su participación.
Los premios aportados por La Dirección General del Libro de La Consellería de Cultura  de la Generalitat Valenciana consistirán en bonos para adquirir libros por un importe de 150 euros.
.
4ª- Se concederá un premio al mejor cuento o poema ilustrado.

5ª- Además se nominará un finalista por cada categoría y centro en un máximo de 10 Centros distintos

6ª- Los cuentos y poemas que se presenten irán acompañados obligatoriamente de un dibujo
El tema será libre.

7ª- Los trabajos podrán presentarse en castellano o valenciano, escritos a mano u ordenador. La extensión máxima será de tres folios escritos por una cara.

8ª- El autor/a deberá identificarse claramente anotando en cada trabajo:
      nombre  y apellidos, edad, curso, colegio, teléfono y mail particular para contacto
     No pasarán a concurso los trabajos que no cumplan estos requisitos.

9ª- Si se incluyen en un mismo sobre varios trabajos de diversos alumnos de la misma categoría y Centro se adjuntará relación de participantes y título del trabajo.
 
10ª- El plazo de presentación concluirá el  23 de Marzo de 2015.
     No entrarán a concurso los trabajos que se reciban después de esta fecha.

11ª- Los trabajos serán remitidos por correo postal a:

CONCURSO LITERARIO GRUPO LEO
APARTADO 3008
(03080 ALICANTE)

     o presentados en sobre cerrado en la Secretaría del CEIP Benalúa de Alicante
    
12ª- El jurado estará formado por componentes del Grupo Leo y Escritores. 
        Sus decisiones serán inapelables.
        El fallo se dará a conocer a través del suplemento «La Tiza» del diario Información y en el blog del Grupo.
.
13ª- Se podrá realizar una edición no venal con los trabajos seleccionados. Sus ejemplares serán entregados como obsequio a los ganadores, a los asistentes al acto de reparto de premios y a los centros participantes.


14ª- El Grupo Leo, por su parte, publicará en su blog los trabajos PREMIADOS Y FINALISTAS de cada Categoría y Centro, haciendo constar título y nombre del autor, señalando siempre que los  derechos son del Autor/a.


Los libros del mes de diciembre de 2014 del Grupo Leo




Reseña :

Virginia vive en el campo, en lo alto de una colina, con su familia, rodeada de animales y plantas. Los animales parecen ser un miembro más de la familia. Vive con sus hermanos y padres, con la perra Laika, la rana Renée, el hurón Hugo o el pájaro Grip.
Ese verano, Virginia descubre algo muy especial: una pequeña cabaña en un árbol. Sube a él gracias a una escalera y descubre que en un rincón hay un libro titulado Orlando, de Virginia Woolf. Comienza a leerlo y le encanta. AL principio iba ella sola pero poco a poco sus hermanos la siguen y descubren que van apareciendo libros de forma misteriosa. Así se aficionaron poco a poco y sin darse cuenta a los libros.
¿Quién los deja ahí? ¿Por qué?

Edad recomendada: a partir de 10 años.

El autor:

Vicente Muñoz Puelles nació en el año 1948 en Valencia. Desde muy joven se dedicó a la literatura. Comenzó escribiendo novelas para adultos pero en la actualidad es uno de los más importantes escritores de literatura infantil y juvenil.
Una de sus novelas, Sombras paralelas, ha sido llevada al cine. Ha recibido varios premios: La Sonrisa Vertical con Anacaona (1980), el Premio Azorín con La emperatriz Eugenia en Zululandia (1993) y el Alfons el Magnánim de narrativa (2002) con Las desventuras de un escritor en provincias.
En 1999, ganó el Premio Nacional de Literatura Infantil con Óscar y el león de Correos, y en el 2004 el I Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil con El arca y yo. Ambos títulos han sido publicados en la colección Sopa de Libros. En 2005, con La perrona, obtuvo el Primer Premio Libreros de Asturias.

También es traductor de Fenimore Cooper, Joseph Conrad y Georges Simenon, ha realizado ediciones críticas y apéndices de autores como los anteriormente citados y Arthur Conan Doyle, H.G. Wells, Mark Twain, Nathaniel Hawthorne o Jules Verne. 

LA VOZ DEL ÁRBOL

Una mañana, mamá quiso que paseáramos a Laika juntas.
Hacía un día espléndido. Hablamos de papá, de los últimos libros que había escrito y también de mis hermanos.
Yo le dije que los tres me parecían aburridos, terriblemente aburridos. Era como si no diesen verdadera importancia a nada.
Mamá sonrió, pensativa.
–Ten paciencia con ellos – me pidió – . Verás cómo cambian.
Me cogió por un hombro, me atrajo hacia si y me besó. Y es que, a la hora de expresar sus sentimientos, mamá, a diferencia de papá, era de pocas palabras.
Días después dimos otro paseo juntas. Volvíamos por el camino de cabras cuando mamá sugirió que podíamos atajar por el bosquecillo de pinos.
Era un lugar que yo solía evitar, porque los árboles habían sido plantados muy juntos y estaba demasiado oscuro.
Laika entró con decisión, como si adivinase las intenciones de mamá, y se detuvo al cabo de un rato, olisqueando las raíces de un árbol lo que parecía el esqueleto de un búho.
Miré hacia arriba, pensando que quizá vería un nido, y distinguí unos travesaños que servían de escalones y lo que parecía una cabaña.
El árbol era un algarrobo, como el de nuestro jardín, pero mucho más grande y frondoso.
Tenía tres troncos que crecían en espiral y luego se reforzaban. Y en el lugar donde juntaban sus ramas estaba la casa arbórea, una cabaña de madera que, vista desde abajo, era como un arca embarrancada en la copa.
– Mamá, ¿puedo subir?
– Si quieres, hija, pero ten cuidado.
Comprobamos que los travesaños estaban bien asegurados en la corteza rugosa y subí por ellos hasta la cabaña, a la que se accedía por una abertura que había en las tablas.
Había una sola estancia, espaciosa y de suelo llano y bien firme y también dos ventanas que podían cerrarse. A través de una de ellas, por encima de los pinos contiguos, se veía la casa de la colina.
– ¡Mamá, mira esto! ¡Ven enseguida!– grité, y mamá subió despacio, con sumo cuidado.
– ¡Sí que estamos cerca! – exclamó, al distinguir la casa–. Ya te decía que el bosquecillo nos serviría de atajo.
Fue ella quien me llamó la atención sobre cierto libro en rústica, de tapas verdes, que yacía en un rincón. Era Orlando, de Virginia Woolf.
Me halagó que la autora se llamara Virginia, como yo.
Como no llevaba indicación alguna de su dueño o su dueña, le pregunté a mamá si podía llevármelo.
– Tengo una idea mejor– dijo mamá–. ¿Por qué no lo dejas aquí y, ahora que empiezan las vacaciones de verano, vienes a leerlo de vez en cuando?
Miré alrededor. Me encantaban el árbol y la cabaña, y solo me detenía un poco la idea de que en cualquier momento podía subir alguien, y preguntarme qué hacía allí.
– No creo que ocurra eso– dijo mamá, cuando le confesé mi preocupación–. Por aquí no pasa nadie.– Se inclinó y deslizó un dedo por el suelo, que estaba cubierto de polvo–. Al menos a  alguien  a quien le importe la limpieza. El lugar parece bastante seguro. Además, Laika estará contigo. No vengas sin ella. Y si te asustara algo, podrías usar el móvil y vendríamos enseguida.
Era verdad. En línea recta, nuestra casa estaba a quinientos o seiscientos metros. Y si mamá, que era la más protectora, me dejaba, tenía que ser porque no había ningún peligro.
Al volver se lo contamos a papá, que llevaba un lápiz en la oreja y parecía algo distraído, como si se hubiera quedado atrapado en la telaraña de un de sus propias historias.
– ¿Una cabaña en el bosquecillo? Creo que había una así cuando yo era niño. La que yo recuerdo tenía la forma de una cabina de mando de un barco, y una escalerilla que podía retirarse para hacerla completamente inaccesible. Pero, si decís que está bastante bien conservada y que los travesaños son fijos, será otra.
Le pregunté por qué nunca había mencionado la cabaña de su infancia en nuestros paseos.
Me contestó que había pasado mucho tiempo, y que para él algunas historias eran como las serpientes de mar. No sabía si las había visto pasar, le habían hablado de ellas o se las había inventado.
Hice varios viajes entre la casa y la cabaña arbórea, para asearla un poco y darle un toque de comodidad.
El día en que empezaron las vacaciones me instalé.
Laika, que debía tener mi misma edad, pesaba demasiado, unos veinticinco kilos. No podía subir con ella en brazos. Tuve que resignarme a dejarla atada a una de las raíces salientes del algarrobo, donde le puse un recipiente con agua.
Allí se distraía persiguiendo a las abejas que acudían atraídas por el olor dulzón de las flores.
Con un par de cojines para recostarme en ellos y una botella de agua al lado, emprendí la lectura de Orlando.

Tomado del libro: La voz delárbol
Ilustrador: Adolfo Serra
Editorial: ANAYA


ACTIVIDADES:

1. Imagínate tener una casita arbórea en tu jardín, ¿cómo sería? ¿puedes describirla?

2. Presentamos un banco de lecturas que dejarías tú para que otros niños pudieran leer en vacaciones.

3. Escribe un cuento o poema y envíalo acompañado de un dibujo y vuestro nombre, apellidos, curso, colegio, e-mail y número de teléfono particular a:

Concurso literario "Grupo Leo"
Apartado 3080
03080 ALICANTE