sábado, 31 de marzo de 2012

Reconocimiento al Grupo Leo


Gracias Nieves y al Col·legi El Romeral d'Alcoi por el detalle.

Leo Leo que me animo a leer: El caso de la pluma de plata

Artículo visto en:
Suplemento de Educación Infantil "La Tiza" 28-03-2012
Diario Información de Alicante

¿Quién ha sido?


Todos los años lo mismo: se acaba septiembre , empieza el otoño y los días son más cortos . En un par de semanas las hojas de los plataneros se pondrán amarillas y, cuando estén secas empezarán a caer. Quizás os gustaría que fuera de otra manera, que el verano no acabase y siguieran las vacaciones. En fin: la buena vida. Pero las cosas suceden así por aquí en el hemisferio  norte. Nadie tiene la culpa. Eso se debe a la inclinación de la Tierra y porque a veces nuestro planeta está más cerca del Sol y otras más lejos.
Vayamos al principio de mi historia. Sí, quizá os resulte extraño, pero el caso de la pluma de plata tuvo un  principio y fue el grito de la señora Martina, mi profesora, cuando abrió el cajón de  su mesa y se le vino un  sapo encima. ¡Menudo grito! Todavía me duelen lo oídos. Se oyó en todo el colegio como si un elefante estuviera suelto por las aulas.
Oh, lo siento, me llamo Onofre y pertenezco a un grupo  muy especial, algo así como investigadores que resuelven misterios. Mis compañeros se llaman Berenguer y Abigaíl.
Berenguer es un chico extraordinario, buen deportista, más listo que el hambre y de pelo rubio. Lo conozco desde la guardería cuando teníamos tres años. De hecho yo apenas juego en el patio pues llevo gafas y mis padres no ganan para recambios. En el patio observo a los compañeros y no me meto en líos. Dicen que soy raro, puede que tengan razón.
Abigaíl es nueva este año. Tiene el pelo oscuro, la piel blanca y un aire como de chica misteriosa. No es de las que se lo tienen creído aunque es inteligente.
No os penséis que estoy enamorado. No soy de los que están pensando en casarse cuando cumplen doce años. La vida es muy larga.
¿Qué pasó aquel día con la señora Martina?
La maestra iba a proceder a darnos el resultado del examen del día anterior. Algunos temblábamos. El tema había sido  sobre el sistema solar. La tensión se palpaba en el ambiente cuando la señora Martina abrió el cajón. Y exclamó:
- ¡¡¡¡Aaah!!!
El grito me puso los pelos de punta. La maestra dio un paso atrás y su silla golpeó contra la pared. Un sapo grande dio un salto y aterrizó sobre el pupitre de Sonia. Esta tiene fama de chivata.  Sonia también lanzó un grito tan grande como la maestra. En un segundo la clase se convirtió en un gallinero. Unos reían, otros gritaban y otros acosaban al animal. En momentos así uno no se siente orgulloso de su clase.
El sapo consiguió escapar por una ventana abierta y la maestra recuperó el control de la clase. Amenazó a varios y, en unos segundos,  la clase era una balsa de aceite. Con la amenaza de suspensos la maestra se hizo de la situación.
- ¿Quién ha sido?
Nadie abrió la boca y nos miró a los ojos de uno en uno. Era una mirada intensa que te dejaba clavado en la silla.
-Esto no quedará así, dijo mientras abría de nuevo el cajón de su mesa.
Entonces su cara se tornó blanca como la leche. Nos volvió a mirar y le temblaba el labio inferior. Había conseguido atemorizarnos. Sacó una hoja con grandes letras pegadas y la blandió delante ante  nosotros.
- ¿Quién ha hecho esto?
Más silencio. Alguien silbó, de los nervios, supongo.
- Había dejado  los exámenes corregidos en el cajón-continuó la maestra-, y han desaparecido. Es una falta muy grave .¿Quién me ha dejado este papel?
Félix Garrigues levantó la mano.
- ¿Tú, Garrigues?¡No me lo esperaba! Anda, ven aquí y te enseñaré a mandar anónimos.
- No, quiero decir que quizá haya sido Eustaquio, como está fuera puede que no lo haya oído
Eustaquio asomó la cabeza por la puerta y se lo aclaró.
- ¡Quizá haya sido tu madre, idiota!
La señora Martina volvió a mirar el interior del cajón y gritó:
- ¡Oh, no! Me han robado la pluma que mis padres me regalaron.
Nos quedamos estupefactos. Eso pasaba de la raya
- Puede que haya sido un ladrón profesional-insinuó Félix.
- ¿Para qué quería un ladrón tu examen lleno de faltas y barbaridades?
La maestra nos amenazó.
- Me voy a hablar con el director. Espero, que cuando vuelva, los exámenes y mi pluma estén encima de la mesa.
Hubo algunas protestas sobre todo de los empollones. Pagamos justos por pecadores.
Volvió la maestra acompañada del director, ambos con cara de pocos amigos, y en tres zancadas llegaron a la mesa.
- Veo que aún no han aparecido los exámenes- bramó el director
- Ni mi pluma, añadió la maestra.
- Ni su pluma, sí. Aquí se montará un cirio. es una falta muy grave. Hasta que no aparezcan no tendréis recreo.
El castigo nos cayó como un  jarro de agua. Una de las mejores cosas de ir al cole es poder salir al recreo.
Después sonó el timbre final de las clases, pero no había la alegría acostumbrada. Nos mirábamos unos a otros con desconfianza.¿Quién podía haber hecho algo así?
De camino para casa se me acercó Abigaíl. Acostumbrado a ir solo, sentí una sorpresa agradable.
- Onofre, vivo cerca de tu casa. ¿Puedo acompañarte?- me preguntó.
- Si no me coges de la mano y esas cosas. No me gustaría que pensasen que somos novios, tengo once años,¿sabes?-dijo Abigail sonriendo.
- ¡Yo también tengo once años!
Alguien gritó a nuestras espaldas. Era Berenguer, que venía corriendo.
- Eh,¿puedo ir con vosotros?
Nunca lo había hecho. La cosa ahora sonaba a excusa barata, así que sospeché que estaba interesado en Abigail. Sentí como un puñetazo en el estómago, pero contesté:
-  Las aceras son libres.
-  ¿Y tú que dices, Abigail, puedo acompañaros?
-  Si no nos coges de la mano. No nos gustaría que pensasen que somos novios- respondió sonriente.
-  Mal asunto eso de los exámenes, ¿no? ¿Quién pensáis que puede haberlo hecho? -preguntó Berenguer.
-  Alguien que ha hecho el examen mal y no deseaba que se lo corrigiesen.
Berenguer y Abigail me miraron de arriba abajo.
- Eh, sé lo que estáis pensando, pero yo no he sido. Puede que haya confundido la rotación con la traslación, pero no soy un ladrón.
- Relájate Onofre. Pareces un pimentón a punto de reventar, dijo Berenguer
- No estamos acusándote -dijo Abigaíl con un hilo de voz. Pero el hecho es que por su culpa estamos sin recreo.  Y es evidente que ha sido alguno de la clase.
Abigaíl  se adelantó un paso y de pronto se dio la vuelta
- He tenido una idea. Creo que nosotros podríamos descubrir al autor del robo.
- Sí, podríamos seguir las pistas, investigar el pasado de todos los compañeros de clase, dijo Berenguer.
Habíamos llegado al cruce donde nuestros caminos se separaban. No quería que pensaran que no deseaba atrapar al autor.
- Bueno, lo pensaré. Mañana hablamos de ello.
Dije adiós. De reojo observé que Abigaíl y Berenguer se quedaban hablando y sentí otra punzada en el estómago.
............................................................................
Tomado del libro:
Actividades:
  1. ¿Qué pasó aquel día en la clase? Haz un dibujo
  2. ¿Cómo se hizo la maestra con el control de la clase?
  3. ¿Quién crees que fue el autor? ¿Por qué?
  4. Escribe un cuento sobre un robo en tu clase y cómo se encontró al autor.
grupoleo@terra.es

domingo, 25 de marzo de 2012

Lectura de "Corazón de arena" de Raquel Torregrosa, "¡Cómo crecemos!" de Claudia Berenguel, "Relato del sueño de un cuento" de Mª Carmen González, "El último suspiro de la lírica" de David Ruiz, "La gran aventura de Rairu" de Blanca Simón y "Te recordaré siempre" de Ángela Diaz

Lectura de obras finalistas, no premiadas, en el XVI Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial AguaClara 2011.
..........................................................................
Obra: Corazón de arena
Autor: Raquel Torregrosa Castelló
Curso: 1º de ESO del IES San Blas de Alicante
© El Autor. Todos los derechos reservado

(Pulsa sobre las imágenes para ampliarlas)


© Raquel Torregrosa Castelló. Todos los derechos reservados.
..........................................................................

Obra: ¡Cómo crecemos!
Autor: Claudia Bereguel Pérez
Curso: 2º de ESO del IES San Blas de Alicante
© El Autor. Todos los derechos reservado

(Pulsa sobre las imágenes para ampliarlas)



© Claudia Bereguel Pérez. Todos los derechos reservados.
....................................................................

Obra: Relato del sueño de un cuento
Autor: Mª Carmen González Cousiño
Curso: 1º de ESO del IES San Blas de Alicante
© El Autor. Todos los derechos reservados

(Pulsa sobre las imágenes para ampliarlas)


© Mª Carmen González Cousiño. Todos los derechos reservados.
....................................................................

Obra: El último suspiro de la lírica
Autor: David Ruiz López
Curso: 2º de ESO del Colegio Don Bosco Salesianos de Alicante
© El Autor. Todos los derechos reservados

(Pulsa sobre las imágenes para ampliarlas)


© David Ruiz López. Todos los derechos reservados.
....................................................................

Obra: La gran aventura de Rairu
Autor: Blanca Simón Oliver
Curso: 1º de ESO del IES Valle de Elda
© El Autor. Todos los derechos reservados

(Pulsa sobre las imágenes para ampliarlas)
© Blanca Simón Oliver. Todos los derechos reservados.
....................................................................

Obra: Te recordaré siempre
Autor: Ángela Díaz Jurado
Curso: 2º de ESO del IES Lloixa de Sant Joan d'Alacant
© El Autor. Todos los derechos reservados

(Pulsa sobre las imágenes para ampliarlas)
©  Ángela Díaz Jurado. Todos los derechos reservados.

sábado, 24 de marzo de 2012

XII Maratón de Lectura del Grupo Leo


El Grupo Leo celebra el Día Internacional del Libro Infantil con el XII Maratón de Lectura 2012 del Grupo Leo.

Este año participarán profesores y alumnos de cinco centros escolares que, durante la jornada de la mañana del lunes 2 de abril desde las 9:30h, leerán una selección de los libros infantiles que están trabajando en sus aulas:

  • Colegio San Agustín de Alicante
  • Colegio Antonio Bonny de El Campello
  • Colegio L'Horta de San Vicente del Raspeig
  • Colegio Inmaculada Jesuitas de Alicante
  • Colegio Nazaret de Alicante

Un año más el acto tendrá lugar en el Club Información de Alicante, Avda. doctor Rico, 17.

viernes, 23 de marzo de 2012

Leo Leo que me animo a leer: Versos vegetales

Artículo visto en:
Suplemento de Educación Infantil "La Tiza" 21-03-2012
Diario Información de Alicante

Versos vegetales

Experimentar, cantar, jugar con la poesía es divertido. El libro de poemas puede ser un amigo inseparable. Este divide en siete partes sus lecturas: canciones, cuentos, posadas, recetas y consejos, adivinanzas, juegos y mínimas. Seguro que te diviertes. Sacamos algunas.

Canciones
Las estaciones de la hoja
Primavera,
hoja primera,
hojita volatinera.
Verano,
besa la hoja la mano
al fruto temprano.
Otoño,
vals de la hoja
que el viento arroja.
Invierno,
hojitas de ensueño eterno.

Cuentos
Historia de una hoja
Es la historia de una hoja
que cuando llueve
se moja.
Llueve
y se moja.
Llueve
y se moja.
Llueve
y se moja.
!Como se moje otra vez
se va a convertir en un pez!

Posadas
—Tan, tan
—¿Quién es?
—El ciprés
—¿Qué quiere usted?
—Leer
—¿El qué?
—El ABC

Recetas
Como puntos suspensivos,
yo siempre pongo
tres higos.
Y para la admiración,
una raja de melón.
En vez de acento,
un pimiento.
Y como punto final,
una mora del moral.

Adivinanza
La A, anda
La B, besa
La C, reza
(¿Qué fruta es esa?)

Juegos
A la una,
el hueso de la aceituna.
A las dos,
las hojitas de la col.
A las tres,
las agujas del ciprés.
A las cuatro,
pie de gato.
A las cinco,
las flores de mi jacinto.
Salto
y brinco.
.....................................................
Tomado del libro:
Versos vegetales

Autor: Antonio Rubio
Ilustrador: Teresa Novoa
Editorial: Anaya
Actividades:
  1. El poeta no nace, se hace. ¿Sabrías hacerle un poema a otro vegetal que te guste?
  2. ¿Conoces alguna canción que cantaba tu madre o tu abuela cuando era pequeña? ¿Puedes escribir alguna  con la que juguéis en el patio?
  3.  Escribe  versos inventados por ti.  Envíalos, acompañados de una ilustración original, al Concurso de Poemas y Cuentos del Grupo Leo 2012:

Grupo Leo,

Apartado 3008

03080 Alicante



También puedes enviarlo por e-mail: grupoleoalicante@gmail.com

Escribe tu nombre y apellidos, curso, colegio, e-mail o número de teléfono de contacto.


¡Atención!: Plazo de entrega de trabajos para entrar en concurso hasta el 31 de marzo de 2012

jueves, 22 de marzo de 2012

Recordamos que el sábado, 31 de marzo de 2012, finaliza el plazo para participar en el XVII Concurso Literario Grupo Leo




-Ampliamos unos días el plazo de presentación de trabajos-

Recordamos que tras la ampliación para presentar los trabajos, el sábado, 31 de marzo de 2012, finalizará el plazo para participar en el XVII Concurso Literario Grupo Leo.

Todos los alumnos de Educación Obligatoria, de infantil a 4º de ESO, de la Provincia de Alicante, podéis enviar vuestros trabajos a:

- En mano a cualquier componente del Grupo Leo de vuestro Centro Educativo.

- Por Correo a la dirección postal:
Grupo Leo
Apartado de Correos 3008
03080 Alicante
- Por Correo Electrónico a:
grupoleoalicante@gmail.com

- En mano en el CEIP Benalúa de Alicante, a la atención de la profesora Encarna Donate.

- Excepcionalmente se podrán entregar los trabajos al Coordinador del Grupo Leo el día 2 de abril por la mañana, en los locales del Club Información de Alicante, durante el Maratón de Lectura.

Aquí podéis acceder a las Bases del Concurso:

domingo, 18 de marzo de 2012

Leo Leo que me animo a leer: Alicia en el país del chocolate

Artículo visto en:
Suplemento de Educación Infantil "La Tiza" 14-03-2012
Diario Información de Alicante


A la búsqueda del Chocolate

En fin, ya tenía claras dos direcciones. El primer “derecha” se refería a su propia derecha, en dirección al lirio negro. El primer “izquierda” se refería a la izquierda de Flora. El problema era encontrar la referencia de cada dirección.
El camino parecía ser más largo de lo que pensaba.
-          Espero que no esté muy lejos, si no, me despertaré antes de llegar. Mira que si me despierto nada mas encontrar el chocolate....eso pasa  mucho en los sueños.
Alicia continuaba razonando como si estuviera en un sueño, aunque todo resultaba muy real. Tan real que de vez en cuando dudaba de que realmente se tratara de lo que se empeñaba en creer. Normalmente en sueños se cortaban y se entrecruzaban historias, pero allí siempre se trataba del mismo asunto y el mismo camino. De todas maneras, prefirió pensar que estaba en un sueño a pensar que estaba chiflada.
La senda era muy bonita, con muchas plantas en los bordes. La verdad es que tenía suerte de que hubiera luna llena. Sin la luna no se habría visto nada y podría haber resultado peligroso. De hecho en un momento de distracción escuchó un chof  bajo su pie derecho. También sintió cómo una humedad fría le entraba por el zapato.
-          Me parece que he encontrado el estanque- dijo sacando el pie del  charco.
-          ¡Hola! ¿Quién hay ahí? – dijo una voz entre los árboles.
Sintió un poco de miedo. A pesar de haber luna llena, estaba sola en un bosque y era de noche. Se escondió en el agujero de un árbol cercano y preguntó también:
-          ¿Quién es?
-          Yo he preguntado primero -respondió la voz, que ahora atribuyó a una mujer joven.
-          Ya, pero yo soy forastera.
-          ¿Y eso qué tiene que ver?
-          Que hay que ser educada con las visitas, ¿no?
-          Y tú también con los anfitriones.
-          Está bien. Haremos una cosa.
Contamos tres y salimos al mismo tiempo.
-          Bien. Una...,dos.. y... tres.
Ninguna de las dos salió de su escondrijo.
-          Bien, creo que tendremos que volver a intentarlo- dijo la voz femenina-. Pero ahora sin trampas.
-          Eso vale, las dos- añadió Alicia-. Bien: ¡una...dos... y ...tres!
Las dos saltaron al camino al mismo tiempo y, casualmente, por el mismo lugar, y se produjo un choque que se oyó hasta la otra punta del bosque.
-          ¡Ay!- gritaron al mismo tiempo.
Se miraron enfadadas y estaban a punto de reñir cuando, de repente, La joven esbozó una sonrisa. Alicia no pudo reprimir otra sonrisa, que pasó a ser una carcajada. La nueva compañera también empezó a reír. Aquella situación había sido ridícula.
-          Ha sido gracioso- dijo Alicia.
-          Sí, mucho. ¡Mira que saltar por el mismo lugar!
-          Verónica, princesa Verónica.
-          Alicia...niña Alicia. –Evidentemente, nuestra amiga no tenía claro cuál debía ser su tratamiento.
-          ¿Y qué haces aquí sola a estas horas?
-          ¿Y tú?
-          Busco la Casa de la Moneda para ver si me pueden dar chocolate del que no sirve.
-          ¡Ah! A mí me encanta el chocolate. Tengo una prima que es princesa y no come más que manzanas. Es un rollo guardar la línea......Un poco de chocolate de vez en cuando tampoco es tan malo ¿no?
-          Creía que estaba prohibido.
-          Y lo está. Sin embargo, a veces hacer cosas  que la gente cree que están mal es una aventura.
La princesa Verónica ponía cara de maquinar una maldad  como si estuviera imaginando las travesuras que era capaz de hacer,
-          En mi país comer chocolate no está prohibido pero mi madre me lo prohíbe.
-          La madres tienen esa cosas.
-          No tranquila, ya estoy acostumbrada
Por cierto, ¿qué haces aquí a estas horas?- le preguntó
-Busco ranas.
-¿Ahora? ¿Y para qué?.
-          Mira, le das un beso y, a menudo, son príncipes encantados. Rompes su hechizo y pueden hacer cosas increíbles por ti.
-          ¡Ah! Claro, ¡ y después te casas con ellos!- afirmó la niña.
-          ¡Que dices! Si me caso no puedo volver a hacerlo- dijo la princesa asustada
-          ¿Quieres probar? Llevo una en el bolsillo.
-          No, gracias. Me gustaría encontrar la Casa de la Moneda.
-          Es muy fácil. Coges el camino de la izquierda y, cuando llegas a una cueva con un cochinillo en la puerta, es derecha, tres saltitos y pataplof .
-          Pues, nada......Muchas gracias. Suerte con los príncipes.
-          Gracias. Suerte con el chocolate.-Se despidió moviendo de un lado a otro la rana.
Mientras se alejaba, oyó un pequeño casquido y una bella voz masculina que decía:
-          Princesa Verónica, pedid lo que queráis.
“Muy divertido, realmente este sueño es muy divertido” pensó Alicia mientras caminaba”.
.....................................................
Tomado del libro:
Actividades:
  1. ¿Con quién se encontró Alicia en el bosque? ¿Cómo se encontraron?
  2. ¿Qué buscaba Alicia?
  3.  Escribe un cuento en el que una princesa transforma una rana en un príncipe encantado. Envíalo, acompañada de una ilustración original, al Concurso de Poemas y Cuentos del Grupo Leo 2012:

Grupo Leo,

Apartado 3008

03080 Alicante

También puedes enviarlo por e-mail: grupoleoalicante@gmail.com

Escribe tu nombre y apellidos, curso, colegio, e-mail o número de teléfono de contacto.

viernes, 9 de marzo de 2012

Leo Leo que me animo a leer: Y fueron felices sin comer perdices

Artículo visto en:
Suplemento de Educación Infantil "La Tiza" 07-03-2012
Diario Información de Alicante

Marina y Walter 

Marina es una niña que tiene un nombre precioso, porque una “marina” es un cuadro o un dibujo del mar, y pocas cosas hay tan bonitas en este mundo como el mar.
Muchísimos pintores han pintado el mar, pero hay un pintor español que pintó unas marinas especialmente bonitas porque juntaba la belleza del mar y de la playa, con niños jugando y bañándose,  y ese paisaje sí que es el más alegre del mundo. Ese pintor se llamaba Joaquín Sorolla.
El caso es que Marina es una niña feliz y divertida, solo le preocupaba una cosa, y es que creía que en su casa había un fantasma. Muchos niños, y algunos mayores, le tienen miedo a la oscuridad, y la verdad es que es normal, porque la oscuridad es de tan color negro que no nos deja ver nada, pero cuando no vemos, nos imaginamos las cosas que pasan y entonces podemos equivocarnos.
Marina, por las noches, cuando ya estaba en su camita, sentía que había alguien en la oscuridad, y que a veces le tocaba la carita. A mí también me pasaba eso de pequeña, y luego descubrí que era mi pelo, que al dar vueltas y vueltas en la cama me caía de pronto sobre la cara y yo pensaba que alguien me había pasado la mano…
Pero Marina se lo contó a su mamá, ¿y sabéis lo que pasó?
Pues que su mamá se echó a reír y Marina al verla reírse no entendía nada porque a ella ese asunto le parecía muy, muy serio.
Entonces su mamá se explicó y le dijo: Marina, cariño, perdóname pero se me había olvidado contarte una cosa importante, no sé cómo puedo ser tan boba. Resulta que hace unos años tu papá y yo fuimos de viaje a Londres, Londres es la capital de un país que está encima de nosotros, que se llama Inglaterra y que también es una isla. Una isla es un trozo grande de tierra rodeada de mar por todas partes.
Las personas que viven allí son los ingleses y hablan un idioma que se llama inglés, son muy, pero que muy puntuales, porque tienen un reloj muy grande, como una torre, que se llama Big Ben, y que se ve desde cualquier sitio de la ciudad.
Los ingleses toman para merendar, siempre, té con pastas.
Pues en Londres nos alojamos en un hotel que era un antiguo castillo construido hace cientos de años, no habían nacido ni los abuelos.
La primera noche, cuando ya estábamos en la cama y con la luz apagada, oímos: UHHH, UHHH, y nos dio una risa tremenda, de tanto que nos reímos nos quedamos dormidos agotados.
Después, cuando por la mañana bajamos a desayunar, volvimos a oír por el pasillo que estaba muy oscuro: UHHH, , y otra vez nos entró un ataque de risa, porque era un UHHH que no daba ningún miedo, sonaba como si quien lo hacía estuviera constipado y con la nariz tapada. Por la noche, cuando casi nos habíamos dormido, otro UHHH y nos entraron  unas carcajadas, que no podíamos parar: JA, JA, JA, JA…
De pronto una voz de viejecito nos dice: ¿Es que no os doy miedo?
Tu papá y yo nos miramos extrañados y preguntamos: ¿quién eres? .El viejecito nos contestó: soy Walter, el fantasma del castillo, y necesito que os asustéis porque si no me van a despedir (que quiere decir dejar sin trabajo, echar a la calle). Por favor, tenéis que asustaros y chillar muy fuerte para que se entere el dueño y crea que estáis muertos de miedo al verme.
Entonces a tu papá y a mí nos dio tanta pena que le propusimos venirse con nosotros a España dentro de la maleta, pero le avisamos de que nuestra casa no era ningún palacio, era un piso normal y corriente y no demasiado grande.
Walter se llevó tanta alegría que nos respondió que no le importaba nada el castillo, que prefería mil veces tener buenos amigos, plegó su sábana, que es el uniforme de los  fantasmas, y de un salto se metió en la maleta, aunque hasta la mañana siguiente no nos volvíamos a casa.
Se pasó tanto tiempo doblado que  cuando llegamos a casa y lo sacamos estaba superarrugado y no nos quedó más remedio que plancharlo muy requetebién.
A Marina se le habían puesto los ojos  tan grandes como platos de lo asombrada que estaba con lo que le acababa de contar su mamá. Y sin decir ni media palabra, como era la hora de acostarse, les dio un beso a sus papás y se fue a dormir. Apagó la luz y se metió corriendo en la cama, esperando sentir una caricia en su carita como todas las noches.

.....................................................

Autor: María del Olmo Ibáñez
Ilustraciones: Ana Teresa Surma del Olmo
Editorial: ECU
Actividades:
  1. ¿Qué le ocurre a Marina por las noches?
  2. ¿Que problema tenía Walter, el fantasma?
  3. En el texto se cita a un pintor, ¿de quién se trata? Busca en Internet información sobre él.
  4. Escribe un cuento cuyos protagonistas sean una niña y un fantasma y envíalo, acompañado de una ilustración original, al Concurso de Poemas y Cuentos del Grupo Leo 2012:

Grupo Leo,

Apartado 3008

03080 Alicante

También puedes enviarlo por e-mail: grupoleoalicante@gmail.com

Escribe tu nombre y apellidos, curso, colegio, e-mail o número de teléfono de contacto.