viernes, 25 de diciembre de 2009

Un día difícil para la Editorial Bromera

La Editorial Bromera nos felicita la Navidad y el nuevo año 2010 pese a estar pasando un mal momento debido al fallecimiento inesperado de Enric Solbes. El Grupo Leo siente la pérdida de esta persona dedicada al mundo Editorial como fue Enric Solbes.

............................................................

Nota de prensa de la Editorial bromera:

Passem per un moment difícil a Bromera, després de la mort inesperada del nostre company i amic Enric Solbes, artista responsable de la imatge de l’editorial.
No obstant això, no volem deixar de desitjar-vos un Bon Nadal i, sobretot, un any 2010 millor que el 2009. Precisament ho fem amb un treball d’Enric, ja que la nostra felicitació d’enguany estava il·lustrada (com tantes altres coses) amb un dibuix seu.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Lectura de "El secreto de la Navidad" de Carla Vázquez Vicente

Carla Vázquez Vicente nos felicita la Navidad de una forma muy especial, con un cuento.
Carla tiene 8 años y cursa Tercero de Primaria en el CEIP Gloria Fuertes de San Miguel de Salinas (Alicante).
....................................................

El secreto de la Navidad

Érase una vez, una noche estrellada.
Nuestros amigos Ojos vivientes y Filipino con sus hermanos, acaban de montar el árbol de Navidad y se van a la cama. Han dejado las galletas para Papá NOEL.
Al amanecer, fueron disparados al árbol para coger los regalos... pero de pronto, ¡APARECIÓ UN RENO DE PAPÁ NOEL! tirado en el suelo... herido... sin una gota de magia para volar...:
- !Debemos llevárselo a Papá NOEL! -dijo Filipino.
- Sí, sí, sí pero tenemos que curarlo, ¿no? -dijo Ojos Vivientes.
Después de curarlo, todos dudaban de cómo volar.
- ROMA AM... RAMO... AM... AMO... -intentó decir el reno.
- ¿CÓMO VOLAMOS? -dijeron los dos hermanos.
- Espera... ¡el reno quiere decir algo! si dice Roma... A ver, ¿qué nos sale con Roma al revés? -pensó y dijo Filipino.
- ¡Yo lo sé, es AMOR! -contestó Ojos Vivientitos.
Esa era la respuesta. ¡Necesitaban AMOR para volar! Todos pensaron en alguien a quien tenían mucho cariño y agarrados al reno... ¡empezaron a volar!
Después de varias horas llegaron a su destino mágico: El pueblo de Papá NOEL. Se conocieron, se rieron juntos y con ilusión, se fueron a su hogar.

FIN
Diciembre 2009
© Texto y dibujo: Carla Vázquez Vicente

martes, 22 de diciembre de 2009

Gracias por vuestras Felicitaciones de Navidad

Gracias por vuestras Felicitaciones de Navidad 2009:
  • Editorial Algar:

Feliz Navidad
Maria Villalba
Gabinete de comunicación
Algar Editorial
prensa@algareditorial.com
  • Fundación Germán Sánchez Ruipérez:


¡Felices Fiestas!

Marta García

fundaciongsr@fundaciongsr.es

  • Ana Pomares. Escritora:


Que las Navidades sólo sean una excusa para que te sientas bien. Estas Navidades, no dejes que nada te borre la sonrisa.

Feliz Navidad
  • Editorial Bromera:

Herta Müller, una escriptora universal, ara en Bromera
Bon Nadal
  • CEIP Gabriel Miró de Alicante:




La Comunidad Educativa del CEIP Gabriel Miró de Alicante os desea un maravilloso 2010 lleno de ilusiones renovadas.
Seguid con vuestro estupendo trabajo, chicos.
Un afectuoso saludo en nombre de todos:
La Directora:
Dori Oliver

lunes, 21 de diciembre de 2009

El Grupo Leo os desea una Feliz Navidad 2009


El Grupo Leo os desea:

Feliz Navidad 2009

......................................................

Un ciprés: a él junto, LEO.
(El sol va acotando poco a poco su fulgor loco.
Preludia un ave un gorjeo).
Me acuesto en la hierba: LEO
(Es el poniente de hoguera:
contra él una palmera
tiene un débil cabeceo)
Echo el ojo al hato. LEO.
(Da el sol un golpe mayúsculo
a una montaña... Crepúsculo.
(Se oye de un agua el chorreo).
Me pongo sentado. LEO.
(La muriente luz se enjambia
fingiendo una gran Alhambra
de mármol cristaloideo).
(Trunca el ave su gorjeo.
Por el oriente descuella la noche.
¿Nace una estrella?)
No quedan luces....... No leo.

Miguel Hernández

El GRUPO LEO seguirá con la ilusión, después de 25 años, de crear en los niños/as y jóvenes el amor a leer. Para ello contamos con todos vosotros: Padres, profesorado, instituciones, editoriales...

En nombre de todo el Grupo Leo, que siga cumpliéndose nuestro deseo: La lectura es la base de la formación personal.

Feliz Navidad.

Diego Gila Haro

Coordinador del Grupo Leo.

Grupo Leo:

Algo para leer en Navidad

"Escribir literatura infantil y juvenil es elegir una de las opciones más mágicas y creativas que puede tomar un adulto que siente la llamada de las letras; es recrear con toda libertad el mundo infinito y complejo de los niños y de los jóvenes, un mundo que debería interesar también y de manera especial a los adultos…"
Alfredo Gómez Cerdá
(Premio Nacional de Literatura Infantil y juvenil 2009)
Tomado del Diario El País el 19 de diciembre de 2009

........................................................
Nuestros mayores deseos de Paz y Prosperidad. Nuestros mayores deseos de Buenos Libros y mejores palabras. ¡Que no nos falte nunca la ilusión! Y dentro de esta ilusión que la tengáis...
...para leer algo esta Navidad.

Libros recomendados para esta Navidad 2009 por Pedro Fernández, miembro del Grupo Leo:

PRIMER CICLO DE PRIMARIA

  • Chivos, chivones; Federico Fernández; Editorial Kalandraka
  • El pollito de la avellaneda; Antonio Rubio; Editorial Kalandraka
  • El soldadito de plomo; adaptación de Tareixa Alonso; Edit. Kalandraka
  • Los tres bandidos; Tomi Ungerer; Editorial Kalandraka
  • ¿A qué sabe la luna?; Michael Grejniec; Editorial Kalandraka
  • Frederic; Leo Lionni; Editorial Kalandraka
  • Minilibros; Varios títulos y autores; Editorial Kalandraka
  • El árbol de las hojas DIN A-4; Carles Cano; Editorial Kalandraka
  • Guyi Guyi; Chich-Yuan Chen; Editorial Thule
  • La vaca en la baca; José Luisa Berenguer; Editorial Edelvives
  • ¡Espera, ya voy!; José Luisa Berenguer; Editorial Diálogo Infantil
  • La danza de los versos; Marc Granell; Editorial Diálogo Infantil
  • La mejor Navidad; Chich-Yuan Chen; Editorial Thule
  • Marcela en Navidad; Ana García Castellano; Editorial Anaya
  • Selma; Jutta Bauer; Editorial Los cuatro azules
  • 37 Tortugas; Pablo Albo; Editorial Mil y un cuentos
  • El Tragaldabas; Pablo Albo; Editorial Oqo
  • El príncipe de los enredos; Roberto Aliaga; Editorial Edelvives
  • La historia de Akupai; Philippe Lechermeier; Editorial Edelvives
  • Ciudad laberinto; Pedro Mañas; Factoría K de libros (Premio Ciudad de Orihuela)
  • Ñam; David Peña; Editorial SM (Álbum ilustrado)

.................................................

SEGUNDO CICLO DE PRIMARIA:
  • Nube de palabras, lluvia de cuentos; Ana Pomares; ECU
  • Los wonwings; Ana Pomares; Prósopon Editores
  • Los Tres lobitos y el cerdo; Carles Cano; Factoría K de libros
  • Lágrimas de risa; Joles Sennell; Editorial SM
  • El libro de las M’Alicias; Miquel Obiols-Miguel Calatayud; Edit. Kalandraka
  • Marabajo; Pablo Albo; Editorial Anaya
  • Abuelos; Chemas Heras; Editorial Kalandraka
  • El traje nuevo del rey; Adaptación de Xosé Balleneros; Edit. Kalandraka
  • El gran libro de la Navidad; Editorial Anaya
  • El cuadro más bonito del mundo: Miquel Obiols; Editorial Kalandraka
  • Marcela en Navidad; Ana García; Editorial Anaya
  • Pablo Diablo y los piojos; Francisca Simón; Editorial SM
  • El oso que amaba los libros; Dennis Haseley; Editorial Juventud
  • El secreto del Oso Hormiguero; Beatriz Osés; Factoría K de libros (Premio Ciudad de Orihuela)
  • Óscar y el río Amazonas; Vicente Muñoz Puelles; Editorial Anaya
  • A la rueda, rueda; Pedro Cerrillo; Editorial Anaya
  • Inés Azul; Pablo Albo - Pablo Auladel; Editorial Thule (Álbum)
  • Cierra los ojos; Victoria Pérez Escrivá - Claudia Ranucci; Editorial Thule (Álbum)

.................................................

TERCER CICLO DE PRIMARIA

  • El Nacimiento del Dragón; Wang Fei-Marie Séller; Factoría K de Libros
  • ¿Cómo hacer un cómic; Lewis Trondheim y Sergío García; Factoría k de Libros
  • Simios; Martin Jenkins; Factoría K de libros
  • Bocas, animales extraordinarios, Varios autores; Factoría K de libros
  • Nacer, Animales Extraordinarios; Xulio Gutiérrez; Edit. Kalandraka
  • El Silbo del dale; Antología de Miguel Hernández; Edit. Edelvives
  • Me ha hecho poeta la vida; Miguel Hernández; Editorial SM
  • El Domador de Línies; Marc Granell-Paco Jiménez; Perifèrics Edicions
  • Contalles del món; Tomás Escuder; Editorial Bromera
  • Alí Babá i els quaranta lladres; Salvador Vendrell; Edit. Bromera
  • Marcos Mostaza Uno; Daniel Nesquens; Editorial Anaya.
  • Marcos Mostaza Dos; Daniel Nesquens; Editorial Anaya.
  • Marcos Mostaza Tres; Daniel Nesquens; Editorial Anaya.
  • Marcos Mostaza Cuatro; Daniel Nesquens; Editorial Anaya.
  • El tesoro escondido; Paul Maar; Editorial Kalandraka
  • La grúa; Reiner Zimnik; Editorial Kalandraka
  • Contes d'ahir i de sempre; Carles Cano; Perifèric edicions
  • Canción de Navidad; Dickens; Editorial Anaya
  • La vuelta al cole del pequeño Nicolás; Sempé Goscinny; Edit. Alfaguara
  • Barriga; Juanluis Mira; Sopa de libros - Teatro; Editorial Anaya
  • Dioses y héroes de la Grecia antigua (2 Tomos); Gustav Schwab; Editorial Juventud
  • Porque eres mi amiga; Ana Pomares; ECU.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Pablo Albo gana el XIII Premio de Literatura Infantil "Leer es vivir"

El escritor alicantino Pablo Albo, al que dedicamos hace unos meses un artículo en nuestro blog, ha ganado el XIII Premio de Literatura Infantil "Leer es Vivir" de la Editorial Everest con la obra "¿Rinoceronte? ¿Qué rinoceronte?". Pedro Albo es autor, entre otras obras, de los libros "El Tragaldabas", "Diógenes (Premios Lazarillo) y "Marabajo" (Premio Vila d'Ibi).

El Grupo Leo de nuevo Felicita al autor.

Podéis ampliar la información en: http://www.leeresvivir.com/pdf/notasprensa/NPFallo2009.pdf

Más información:

lunes, 14 de diciembre de 2009

Lectura de "Las alas de los ángeles" de Ana Trenzano Cabezas

Lectura de las obras premiadas en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial AguaClara 2009.
Obra: Las alas de los ángeles
Autor: Ana Trenzano Cabezas
Premio especial a la mejor ilustración
Colegio Sagrada Familia - Esclavas del Sagrado Corazón - Alcoi
© Texto y dibujos: El Autor. Todos los derechos reservados
.........................................................
Las alas de los ángeles
Brenda era una niña extremadamente espabilada para su edad; tan sólo tenía ocho años. Todos cuantos la rodeaban eran conocedores de esa gran imaginación que poseía.
No se asustaba fácilmente, pero había algo que a la pequeña le causaba auténtico terror. Cuando el cielo se cubría con un espeso manto gris, llenándose de nubes rojas y brillantes que descargaban constantemente su furia, con potentes y luminosos rayos, el miedo se apoderaba de ella. Era una extraña e inquietante sensación que se adentraba poco a poco en su cuerpo haciéndola temblar sin piedad.
Cada vez que se desencadenaba una tormenta, se refugiaba en el sótano de sus casa, junto a su fiel amigo, un diminuto y travieso gatito de suave pelaje atigrado llamado Anselmo. Desde que su tía Marta se lo regaló para su cumpleaños, se habían convertido en inseparables.
Aquella tarde Brenda y su pequeña mascota estaban especialmente contentos; tenían un nuevo compañero de juegos. Su prima Elena había salido precipitadamente de viaje dejando con ellos a Frodi, el hermano de Anselmo.
Los dos gatitos disfrutaban de lo lindo atrapando una blanca y vaporosa bola de algodón, que la niña tiraba una y otra vez a lo largo de la mullida atmósfera.
De pronto una destellante luz blanca atravesó los cristales y se reflejó en cada una de las paredes del salón, al mismo tiempo que un potente estruendo estallaba en sus oídos. ¡No cabía la menos duda! Una espectacular tormenta se aproximaba a gran velocidad.
El ruido que provenía del exterior se estaba volviendo insoportable. La tormenta azotaba las paredes de la manera más despiadada, emitiendo un silbido cruel. La lluvia bombardeaba el tejado de la casa con gruesas gotas, mientras el viento azotaba enfurecido las copas de los árboles.
Un intenso escalofrío recorrió el cuerpo de Brenda, que salió rápidamente del salón en dirección a su refugio, mientras abrazaba fuertemente contra su pecho a los dos gatitos.
¡Por fin había llegado al sótano! Aquel lugar le transmitía seguridad. Sobre el frío suelo de mármol se agrupaba infinidad de valiosos recuerdos.
Apoyado sobre un rincón, el viejo baúl del abuelo guardaba todos aquellos libros antiguos cuyas páginas estaban repletas de historias increíbles, todas ellas capaces de transportarnos a ese mundo mágico con el que todos hemos soñado alguna vez.
Entre sus agrietadas paredes el terrorífico ruido de los truenos era menos intenso, pero aun así la niña estaba realmente asustada. Se acurrucó en un rincón y se cubrió con una vieja y polvorienta manta. En la oscuridad tan sólo resplandecían las dilatadas pupilas de Anselmo y su hermano, que miraban insistentemente sin comprender qué ocurría.
El corazón de la pequeña latía con fuerza mientras en su interior se repetía una y otra vez una bella oración que le enseñó su abuela: "Virgencita, virgencita, aleja la tormenta de mi casita. ¡Que no haya más rayos! ¡Que no suenen más truenos! ¡Que vuelva a lucir el arco iris en este hermoso cielo!".
Por las mejillas de Brenda resbalaron dos gruesas y transparentes lágrimas, mientras su mascota se apresuraba a lamerlas con su redondeada y áspera lengua.
En aquel preciso instante una dulce y suave voz resonó entre las cuatro paredes del oscuro sótano.
- ¿Qué te causa tanto terror, pequeña? ¿Acaso desconoces que los relámpagos no son más que la luz que desprenden los ángeles al volar, y los truenos, el sonido que producen sus rápidos aleteos?
La niña miraba atónita el bello rostro de aquella mujer rodeada de un luminoso aro de luz que parecía haber salido de un cuento de hadas.
- ¿De verdad son los ángeles los encargados de fabricar las tormentas? -balbuceó tímidamente la pequeña.
- ¡Claro que sí! No has de temerlas nunca más. Aprende a disfrutar de ellas. Inventa juegos con sus sonidos y admira la belleza que produce la luz de cada uno de sus rayos al iluminar el cielo.
Unos persistentes mullidos resonaron con fuerza en los oídos de Brenda, obligándola a abrir los ojos.
¿ Cuánto tiempo había permanecido dormida bajo la vieja manta intentando protegerse de la infernal tormenta?
Pero... entonces, ¿la aparición de aquella bella mujer y sus hermosas palabras habían sido tan sólo un sueño?
Siempre le quedaría la duda, aunque lo que sí supo con certeza es que su enorme pánico a las tormentas desapareció para siempre.
Todo aquello que proviniese de algo maravilloso y mágico como las suaves alas de los ángeles no podía representar ningún peligro para ella.
Muchas veces el miedo es fruto de aquello que desconocemos. Si somos capaces de vencerlo habremos destruido los barrotes de nuestra propia imaginación.
© Ana Trenzano Cabezas

viernes, 11 de diciembre de 2009

Convocatoria de reunión del Grupo Leo de Alicante el 16 de diciembre de 2009

Convocatoria de reunión del Grupo Leo en Alicante:

Se convoca a todos los componentes del Grupo Leo, y al profesorado de los Centros Educativos participantes en nuestras actividades, a la reunión mensual que tendrá lugar:

El Coordinador del Grupo
Diego Gila Haro

Alicante, 11 de diciembre de 2009

Lectura de "Arena" de Juan Antonio Vargas Montoya

Lectura de las obras premiadas en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial AguaClara 2009.
Cuento: "Arena"
Autores: Juan Antonio Vargas Montoya
Curso: Centro CAES Nazaret - Alicante
© Los Autores. Todos los derechos reservados
..........................................................
Arena

Érase una vez un rey que tenía un castillo en el que había un estanque.
En el estanque vivía un pequeño tiburón al que le gustaba morder zapatillas. Le encantaba morderlas.
El rey, como lo sabía, no dejaba que sus hijos se bañaran en el estanque, pero, Arena, que era la princesa pequeña y la más lista, metió en delfín en el estanque que estaba entrenado en apartar zapatillas y así el tiburón no las podía comer.
Un día, el rey pensó que podía tirar en el estanque sus monedas de oro, que eran mágicas, para solucionar el problema.
Al tirar las monedas, el rey pidió un deseo: que se formara un parque en el agua.
Arena preguntó a su padre que por qué había pedido un parque. El padre le respondió:
- Hija mía, yo creo que si el tiburón tuviera un lugar donde entretenerse y jugar, no mordería más zapatillas.
Un día el tiburón dio un salto tan grande en el tobogán que se salió del estanque y cayó en manos de Arena. Ésta le dio un beso y se convirtió en un chico muy guapo del que Arena se enamoró.
El chico le explicó que siempre estuvo enamorado de ella y que por eso le mordía las zapatillas.
Le dio las gracias al rey por haber construido el parque y le pidió la mano de Arena para casarse con ella.
Se casaron y llenaron el estanque de peces de colores.
Colorín, colorín, este cuento llega a su fin.
© Juan Antonio Vargas Montoya

lunes, 7 de diciembre de 2009

Lectura de "Un misterio en Cardigraf" de Esther Cabañero Martínez

Lectura de las obras premiadas en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial AguaClara 2009.
Obra: Un misterio en Cardigraf
Autor: Esther Cabañero Martínez
Curso: Tercero ESO. IES Valle de Elda
© El Autor. Todos los derechos reservados
.........................................................

Benito se pasaba las horas muertas mirando al mar. Verano tras verano, se trasladaba a la casa de la playa de sus abuelos. Aunque era muy pequeño, tan sólo contaba con diez años, siempre había sido un niño muy espabilado e inquieto. Cada verano que pasaba en Cardigraf resultaba más interesante que el anterior, ya que su abuelo, el viejo Leopoldo, solía contarle historias sobre el mar y los misterios que ésta guardaba.
Benito había hecho muchos amigos en el pueblo, pero eran sólo dos los que se pasaban el día jugando con él en la playa hasta bien entrado el atardecer. Se trataba de Carla y Sebastián, dos hermanos que tenían también un espíritu aventurero, por lo que junto a Benito formaban un trío de lo más peculiar.
Ese verano sería distinto de los anteriores, ya que su hermano Julio también iba a pasar el verano con ellos. Benito, en años anteriores, siempre le escribía cartas contándole los veranos tan maravillosos que pasaba y se lamentaba de la ausencia de Julio en el pueblo. Esto se debía a que sus padres consideraban que no era lo suficientemente mayor para andar solo por el pueblo sin la atención necesaria de sus abuelos.
Por fin llegó el día en el que Benito y Julio llegaron al pueblo, en compañía de sus padres. Salieron a recibirlos el viejo Leopoldo y la abuela Clotilde, los cuales se mostraron contentos ante la llegada de sus nietos. Mientras la madre de Benito acompañaba a la abuela Clotilde dentro de la casa, el viejo Leopoldo le enseñó a Julio la cala de la playa. El abuelo empezó a contarle una de sus historias y llamó a Benito para que la escuchara.
La historia trataba de un importante mercader que iba a bordo de su barco con una gran tripulación, recorriendo los mares en busca de víveres de otros lugares para comprarlos y venderlos en su país. Llegaron a la playa de Cardigraf y el mercader se quedó asombrado con las gentes de su pueblo y su cultura. Pronto se propuso adoptar las mismas creencias y tradiciones de los habitantes del pueblo. Éstos se sintieron halagados por el reconocimiento que el mercader mostraba hacia ellos, por lo que decidieron darle una insignia de oro, nombrándole embajador en Cardigraf.
Un día paseando por la playa, Fernando, que así se llamaba el mercader, descubrió una cueva y, como era tan intrépido, se adentró en ella. La cueva estaba bastante oscura y decidió alumbrarse con el mechero que le había dado su abuelo antes de morir. Fernando estuvo horas andando por la cueva y ya sentía que no se acababa nunca, cuando de pronto encontró una puerta. Tras dudar un poco, decidió abrirla. Detrás de ella una hechicera sentada en un sillón rojo leía un libro bastante grueso. La hechicera, al ver al mercader, puso una mueca de agrado, pero maliciosa a la vez, y cerró el libro. Le pidió que se sentase y le advirtió sobre su futuro: los habitantes planeaban atacarle, porque no se sentían a gusto con él como embajador. Cuando Fernando escuchó esto no se lo creyó.
Tiempo después, el mercader tuvo la sensación de que conspiraban contra él y se acordó de lo que la hechicera le había dicho. Esa misma noche fue a consultar a la hechicera sobre su predicción, pero no se percató de que unos trabajadores del pueblo lo seguían. Los hombres entraron a la cueva y apresaron a la hechicera, quemándola viva en la hoguera acusada de brujería. Dejaron encerrado al mercader en la cueva y los habitantes tiraron sus pertenencias al mar, despojándolo del cargo de embajador. Nunca más se supo del mercader.
Julio quedó encantado con la historia del abuelo, pero Benito sintió algo que no había sentido nunca al oír una historia de su abuelo: el miedo. Esa noche no pudo dormir pensando en aquella historia. A las doce de la noche oyó un ruido fuera de la casa y sintió la necesidad de saber qué era. Bajó las escaleras sigilosamente, pasó por el comedor hasta la cocina y se asomó por la puerta trasera. Benito no se creía lo que estaba oyendo. Podía distinguir en la arena un objeto brillante que llamó su atención. Decidió acercarse para matar la curiosidad. Bajo la arena yacía la insignia de oro que su abuelo había descrito en la historia del mercader. ¡No podía ser cierto! Benito cogió la insignia y subió corriendo a su habitación, donde se durmió rápidamente.
A la mañana siguiente les enseñó la insignia a Carla, a Sebastián y a Julio. Carla propuso ir a investigar la cueva. Cuando llegaron, se encontraron con una enorme piedra en la entrada, por lo que no pudieron entrar. Entre los arbustos Sebastián divisó una especie de papel arrugado. Era un manuscrito antiguo, en el que había un mensaje escrito con lo que parecía ser sangre. Se lo entregó rápidamente a Benito, quien lo leyó en voz alta. El mensaje decía así: "Mi tesoro está en peligro. Necesito ayuda".
Los niños se quedaron atónitos ante el mensaje que acababan de leer. El mensaje quería decir que el mercader poseía un tesoro, pero, ¿existía realmente el mercader y su preciado tesoro?
La noche se les hizo demasiado larga a Benito y Julio. No dejaron de pensar en el lugar donde pudiera estar el tesoro del mercader, suponiendo que éste existiera. Tal vez era una broma pesada de alguien que conocía la historia y que pretendía burlarse de la inocencia de unos niños. pero, aun así, se sentían felices y emocionados ante la aventura que estaban viviendo ese caluroso verano.
Cuando amaneció, el viejo Leopoldo, aprovechando que el verano llegaba a su fin, les aconsejó a los niños que dejaran de buscar el supuesto tesoro, pues éste no existía. Los niños se extrañaron ante lo que estaban escuchando de boca de su abuelo, ya que había sido éste el que les había animado a tener aquel espíritu aventurero que les caracterizaba. Benito sacó la insignia de oro de su bolsillo y se la mostró a su abuelo, que no pudo contener una carcajada, al ver que era la antigua medalla del ejército que años atrás había perdido.
El verano terminó y Benito y Julio se despidieron de Carla y Sebastián, prometiendo que volverían el verano siguiente en busca de más aventuras.

© Esther Cabañero Martínez

viernes, 4 de diciembre de 2009

Lectura de "La maldición de la casa" de Cristina Poveda Peiró

Lectura de las obras premiadas en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial AguaClara 2009.
Cuento: "La maldición de la casa"
Autores: Cristina Poveda Peiró
Curso: Cuarto E.S.O. IES Paco Mollá - Petrer
© Los Autores. Todos los derechos reservados
..........................................................
La maldición de la casa
No sé cómo empezar a contar esta historia porque me da miedo recordarla, pero, bueno, ahora ya no me puede hacer ningún daño.
Nos situamos en una casa muy antigua. Según cuenta la leyenda, en esta casa fue brutalmente asesinada una familia y se dice que fue el padre quien lo hizo. Desde entonces, la casa está maldita y todo aquel que entra no sale con vida. Antes de seguir, me presento: me llamo Elvira y tengo veintitrés años.
Todo comenzó cuando mi amiga Laura y yo decidimos marcharnos de la ciudad y comprarnos una casa en un pueblecito. Nos mudamos una semana después, por que no podíamos esperar más. Habíamos hecho la mayor inversión de nuestras vidas. El día dos de abril llegamos a nuestra casa después de un largo viaje de cinco horas. Estábamos exhaustas. Lo primero que hice fue probar mi cama, y Laura deshizo la maleta y arregló su habitación.
Los primeros días fueron geniales. Se pasaron volando, entre buscar trabajo -por cierto, encontré una vacante como enfermera- y comprar algunos muebles para la casa. Laura, no encontró trabajo. Estaba en paro hacía más de cuatro meses y no tuvo suerte.
Empecé a trabajar el día siete de abril y fue un día muy normal hasta que llegué a mi casa. Me extrañó que Laura no estuviese, pero, al fin y al cabo, ella siempre era muy imprevisible. No tenía nada que hacer, así que fui al salón a ver la tele, hasta que escuché un ruido que venía del desván. Subí y no había nada. Me quedé pensativa y luego bajé de nuevo al salón. Se había hecho muy tarde, así que me fui a dormir y estuve dándole vueltas a por qué Laura se había ido sin dejar una nota.
A la mañana siguiente no fui a trabajar. Me dolía mucho la cabeza. Escuché otra vez esos ruidos, pero esta vez venían de otro lugar. Salí al jardín para despejarme y la vecina de enfrente, al verme se escondió. Curiosamente, por la tarde vino a mi casa. Me dijo que tenía que irme o que, si no, me pasaría algo muy malo. Al principio no le hice caso. En el pueblo la conocían como "la loca", pero esa misma noche volví a escuchar pasos, crujidos y la puerta de mi habitación se cerró de golpe. Cerré los ojos y me tapé los oídos. Cuando los volví a abrir la puerta de mi habitación estaba abierta y ya no se oía nada.
Ya ni iba a trabajar, ni me comunicaba con nadie. Estaba sola, pensando en la casa. Todas las noches pasaba algo extraño. Ya no podía más. Fui a la casa de la anciana y me contó que años atrás en la casa vivía una familia, hasta que un día el padre acabó con la vida de todos. Luego me contó que en la casa, cuando estaba vacía, se oían ruidos y se encendían y apagaban las luces. Me fui a mi casa pensando en todo lo que me había dicho la anciana.
Al día siguiente llegó Laura, me encontró sentada en un rincón, hablando sola. Al principio se asustó, pero luego me llamó y reaccioné como siempre. Me contó que había ido unos días a la ciudad a recoger unas cosas, pero que ahora ya estaba aquí.
Mi estado era diferente, por no decir desagradable. Estaba mucho más delgada y con ojeras. Por las noches no dormía. Me dedicaba a dar vueltas.
Una de esas noches oí una voz que me decía que matara a Laura. Bajé a la cocina y cogí un cuchillo. Ésa no era yo. Me di cuenta de lo que iba a hacer y entonces acabé con mi vida. Laura bajó corriendo y, al verme tirada en el suelo, se echó sobre mí, llorando.
Al día siguiente hizo las maletas y se fue. No quería seguir viviendo allí. Cuando montó en el taxi que pidió para ir a la ciudad, se giró para mirar la casa. Parecía que alguien se había asomado por la ventana, pero no era más que un acto reflejo.
Ahora lo entiendo todo. La casa me volvió loca y desde entonces mi alma está prisionera a la espera de que alguien vuelva a habitarla.

© Cristina Poveda Peiró

martes, 1 de diciembre de 2009

La selva en vers. Libro del mes de diciembre de 2009

Recomanat a partir de 10 anys
Autor: Maria Dolors Pellicer
Il·lustracions: Paco Giménez
Editorial: Bromera Jove
Col·lecció: El Micalet Galàctic
.......................................................................

La selva en vers és un poemari infantil a la manera d'un bestiari ordenat alfabèticament, que dedica un poema a cadascun dels animal: L'aranya, el borreguet. El bou, la cabra, el caragol, el cigne, el dofi.... A més, els divertits poemes inclouen referències a llibres, a contes i a cançons populars.
Les bestioles dels contes i cançoner que més t'agraden s'amaguen entre aquestes pàgines per a fer-te gaudir del plaer de la poesia.

Activitats:
  • Llig el llibre.
  • Escriu un poema o un conte el protagonista del qual siga un animal. Envia'ls a: Concurs literari Grupo Leo.

..............................................................

Si eres alumno de cualquier centro educativo de la Provincia de Alicante (hasta 4º de ESO inclusive) y quieres participar en el XV Concurso Literario Grupo Leo - Editorial AguaClara 2010, ya puedes enviarnos tu trabajo (cuento o poema) acompañado de un dibujo. Puedes entregarlo en mano a cualquier componente del Grupo Leo o envíalo a la siguiente dirección (añadid al final vuestros datos: nombre, colegio y curso):

Grupo Leo
Apartado de Correos 3008
03080 Alicante