lunes, 30 de noviembre de 2009

Lectura de "Navidad" de Makyerly Arbeláez López

Lectura de las obras premiadas en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial Aguaclara 2009.
Cuento: "Navidad"
Autor: Makyerly Arbeláez López
Curso: Cuarto E.S.O. IES Valle de Elda
© El Autor. Todos los derechos reservados
..........................................................
Navidad

Sólo por ser tú, en esta Navidad:
quiero que te diviertas;
que no hables de mí;
que les sorprendas
y sólo pienses en ti.

De ti espero:
que, como un día de verano, no llores;
que, como la dulce brisa, me sientas;
que, como los buenos recuerdos, me añores,
y como los buenos amigos, me comprendas.

Te deseo:
que toques el cielo con las manos;
que el viento te cuente mis secretos;
que no le temas al pasar de los años
y no olvides los buenos tiempos.

Y por esto y más:
esta Navidad será inolvidable,
pues, ahora que no estoy contigo,
mi tristeza será inevitable,
pues decidiste no estar conmigo.

El día de la gran cena:
sólo seré una hoja al viento
que va por ahí sin ocupación;
sólo seré una llama extinguida
a la que faltó arder en tu corazón.

Por último:
sólo cambia de horizonte;
no pienses en lo que pudo ser;
tampoco en lo que fue;
no pienses en nada, pues esto
nos ayudará a crecer.

© Makyerly Arbeláez López

viernes, 27 de noviembre de 2009

Lectura de "Haily" de Andrea Romero Avellán

Lectura de las obras premiadas en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial AguaClara 2009.
Obra: "Haily"
Autor: Andrea Romero Avellán
Curso: Segundo ESO. Colegio San Agustín - Alicante
© El Autor. Todos los derechos reservados
..........................................................
Haily

Aún recuerdo el día en que la conocí, tan triste. Siempre intenté animarla, pero cuando todo estaba tan perdido raramente podía mejorar. Haily no lo intentó mejorar, ¿acaso podía? Ella entró nueva hace un par de años, pero no recuerdo con exactitud, nunca quise hacerlo.
Siempre fue callada y temerosa. Su melena color paja y sus ojos marrones no decían nada de ella, y después del incidente sólo saqué en claro que tenía graves problemas familiares y académicos, a pesar de que tenía un gran coeficiente intelectual...
Siempre con el rostro tan pálido que parecía enfermizo, siempre con los ojos llorosos. Abusaban de ella. o tenía amigos y todos se burlaban de ella de una forma indecible. Quizá por eso quería ser parte de su pequeño gran mundo particular, quizá por eso cada insulto me dolía tanto como a ella... Yo misma nunca conseguí destacar, aunque nunca intenté hacerlo entre tantas personas que sólo buscaban en mí un estereotipo de "chica mala", sin embargo tenía gente dispuesta a defenderme, por muy reducido que fuera mi grupo. Pero ella no. No tenía a nadie. Nunca le había dado importancia a ese hecho, pensaba que iba a ser pasajero, que los demás dejarían de molestarla al ver que no reaccionaba ante sus insultos o sus golpes.
Pero pasaron los meses en un entorno violento. ¿Cómo era posible que sus padres no vieran los cardenales? ¿Y si sí los veían? ¿Por qué no se cambiaba de colegio? Demasiadas preguntas... Todo era más grave de lo que yo podía pensar.
Así seguían pasando los meses, que yo podía contar con cada silenciosa lágrima de Haily derramaba cuando se creía a solas. Con el tiempo, dejó de ir a clase, aunque, de vez en cuando, se dejaba caer, como alma en pena vagando por el mundo, para recoger los ceros de las ausentes respuestas de los exámenes, y se iba antes de que nadie pudiese pegarle.
La misma escena se repetía semana tras semana, de una forma que podía calificase como puntual o premeditada. Era tal mi curiosidad... mi deseo de saber qué pasaba por su mente... Toda ella era un misterio y yo misma sabía que, por muy cerca que estuviera de ella, seguía estando lejos. Quizá, eso provocó que aquel día de otoño cometiera la locura de seguirla, cuando se fue de clase sin decir nada a nadie. La alcancé con facilidad, nadie me había prohibido salir de clase, pero había levantado tan gran escándalo con mi acto que la mayoría de la clase se había asomado por el marco de la puerta.
Pero yo no pretendía hablarle. Me daba... miedo. Era extraña la manera en la que actuaba. Andaba a desgana por los vacíos pasillos, ignorando mi presencia, a pesar de que intuía que la seguía. Me puse a su altura y comencé a dejarme llevar por su ritmo desganado. Ella no iba a hablarme ni yo a ella. Ella sabía mi nombre y yo el suyo: Haily. Precioso, lastima que estuviera ligado a semejante aura.
Salimos del instituto sin ningún tipo de problemas y me llevó al portal de un edificio cercano al instituto que tenía la puerta de la entrada rota. No era su casa, estaba segura, pero este pensamiento sólo traía consigo la indeseada pregunta de cómo era su casa.
Subí tras ella a la azotea, donde se sentó en el borde del lateral. Me senté con ella y por primera vez la vi llorar. No sabía quién era ella. Jamás había visto una persona en sus condiciones. ¿Cómo podía una niña acarrear tal peso tras de sí? La abracé tan fuerte, que sólo recuerdo cómo su angustia expresada en lágrimas manchaba mi camiseta.
Al día siguiente sí que vino a clase y se sentó a mi lado. Pasó todo el día a mi lado. ¿Se sentiría protegida? Mientras pasaron los días que compartimos juntas, nadie la tocaba, quizá porque ya no estaba sola, pues mi poder de intimidación era nulo. Me gustaba que se acercara a mí, era... reconfortante... Pero esa suerte no nos duró mucho. Todo cambió un par de semanas después. Al parecer Haily sólo venía al instituto para verme, o eso decía ella cuando empezó a hablarme -sólo a mí, por supuesto- con esa voz tan aguda pero a la vez suave que tenía, en la cual yo misma pude comprobar lo increíblemente simpática e inteligente que era ella. Entonces yo empecé a faltar a causa de una gripe que no me permitió moverme de la cama en un par de semanas. En ese tiempo, según me contaron, ella estuvo yendo al instituto día tras día, por si conseguía verme. También me contaron que sus viejos "amigos" la esperaban todos los días a la salida para propinarle todas las palizas que no le habían dado los días anteriores. El día que volví era el único en que ella había faltado y, según mis amigas me habían dicho, la pobre Haily iba más destrozada que nunca.
Creo que siempre fui prudente, en todos los aspectos y momentos de mi vida, o por lo menos lo intenté. Siempre, hasta que llegó ese día, odiaba tener presentimientos y, lo que era peor, odiaba que se cumplieran.
Dejé la mochila en el suelo. Cuando salí del instituto estaba lloviendo y mi corazonada cada vez cobraba más vida. Corrí hacia el edificio donde ella y yo solíamos ir y subí a la azotea mientras mi cabello húmedo me daba latigazos en el cuello y el corazón se me salía del pecho. Abrí la puerta de la azotea. Estaba allí. En el mismo lugar donde se solí sentar, pero de pie y con un pie suspendido en la nada.
Sobre la azotea el aire era frío y la lluvia tranquila. Dije su nombre, pero ella no quería escucharlo. ¿Sentía que yo le había fallado? El vacío contaba las lágrimas que salían de sus ojos morados por los golpes. Grité a la mañana su nombre, pero no era consciente de que las luces no la guiarían. Ella no podía recordar por qué la lluvia caía, no podía sentirla y, por eso, quería el final: para comenzar otra vez.
Me miró y cerró los ojos. Las luces la engañarían. Pero... saltó... Dejó ir los recuerdos sobre nosotras dos, dejándome ver cómo su último aliento me contaba las promesas de todo lo que nunca consiguió. Saltó. Y ya no la pude sentir más. Pero en algún lugar de allí arriba ella perdió su dolor.
"Para mi Haily, esté donde esté.
La vida es aprender elevando tu esperanza y apreciando tu momento. Ojalá ella hubiera sabido que la vida nunca vuelve y que ella no estaba sola..."
Yo no sé si esto es una historia que parece un cuento o un cuento que parece una historia; lo que puede decir es que en su fondo hay una verdad, una verdad muy triste de la que acaso yo seré uno de los últimos en aprovecharme, dadas mis condiciones de imaginación.
Gustavo Adolfo Bécquer
© Andrea Romero Avellán

lunes, 23 de noviembre de 2009

Lectura de "El mejor amigo" de Walter Daniel Arza Zimerman

Lectura de las obras premiadas en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial AguaClara 2009.
Cuento: "El mejor amigo"
Autor: Walter Daniel Arza Zimerman
Curso: Segundo E.S.O. IES Valle de Elda
© El Autor. Todos los derechos reservados
.....................................................................
El mejor amigo
En la bella ciudad de Argel vivió, hace muchísimos años, un hombre muy humilde llamado Mohamed. Se dedicaba al transporte de mercancías por el desierto y contaba para tal actividad con un pequeño grupo de camellos. Entre ellos destacaba un animal resistente y vigoroso que era la envidia de toda la región.
En muchas ocasiones, Mohamed había recibido interesantes ofertas por aquel espléndido y servicial ejemplar, pero nunca había querido aceptar ninguna de ellas por muy tentadora que resultase.
Y ocurrió que, durante una larga temporada, Mohamed atravesó serias dificultades económicas. Poco a poco, tuve que ir vendiendo sus camellos hasta que se quedó con uno solo, con su camello favorito, el mejor de todos.
Omar, un rico comerciante de la ciudad, se enteró de las necesidades que acuciaban a su amigo Mohamed.
Como otros muchos, él había intentado comprarle el magnífico camello a cualquier precio. Sin embargo siempre había obtenido la misma negativa por respuesta. Ahora, sin duda, las circunstancias habían cambiado y el comerciante pensó: "Alá me proporciona esta gran oportunidad. Mohamed necesitará desprenderse del animal. Con la venta podrá resolver sus problemas económicos ".
Así que, sin perder un instante, envió uno de sus criados para que anunciara su visita a Mohamed para el día siguiente.
A primeras horas de la tarde. Omar se presentó en la casa de su amigo. Éste, de acuerdo con las costumbres del país, le brindó bienvenida y le ofreció innumerables muestras de hospitalidad. Poco después, compartieron una suculenta cena en la que abundaron los más ricos manjares.

Llegados los postres, Omar creyó que era el momento adecuado para desvelar el verdadero motivo de su visita. Entonces le dijo a su amigo:
- Mohamed, ha llegado a mis oídos la difícil situación por la que estás pasando. Véndeme tu camello y acabarán tus estrecheces.
- Lo siento, Omar -respondió apesadumbrado-. Ese camello ya no me pertenece. Tras la visita de tu criado, decidí venderlo para sentarte a mi mesa y poder ofrecerte esta cena.
Aquellas palabras dejaron paralizado al comerciante, quien a duras penas consiguió balbucir:
- Pero... amigo mío... ¡si ese espléndido camello era lo único valioso que tenías...!
- No, querido Omar. Te equivocas. Para mí, lo más valioso son mis amigos. Y yo quería agasajarte y honrarte como tú te mereces. Por ese motivo valía la pena echar mano de lo que en ese momento era mi único recurso: el camello.
El comerciante, conmovido, agradeció a su anfitrión la gran acogida que le había dispensado, en la que había superado con mucho las leyes de la hospitalidad que dicta la tradición. Omar dio por buena la pérdida de aquel camello, porque, a cambio podía contar con un amigo de verdad, y es que un amigo así no se encontraba todos los días.
© Walter Daniel Arza Zimerman

domingo, 22 de noviembre de 2009

Nuevos Recursos Educativos en nuestro Blog

Información de los nuevos enlaces que hemos incluido en la Sección: "Recursos Educativos" (podéis encontrarla en la columna derecha del blog) y que pueden ser de utilidad:

- Webs de información sobre el Centenario de Miguel Hernández:

- Web del Ministerio de Educación:

  • Leer.es. Un nuevo Blog del Ministerio de Educación que pretende animar a la lectura y ofrece consejos a los docentes y familias. Admite participación. Diego Gila, el Coordinador del Grupo Leo, ya se ha puesto en contacto con ellos para que nos incluyan dentro de los Blog dedicados a la Animación Lectora.

- Pedagogía y Literatura Infantil:

  • Cuadernos de Pedagogia. Revista mensual que es referencia importante para los movimientos de renovación pedagógica del país y estudiosos del sistema educativo.
  • Revista Babar. Revista de Literatura Infantil y Juvenil.

- Reglas de Ortografía:

  • Reglasdeortografia.com. Web de Juan Antonio Marín Candón, Maestro de Enseñanza Primaria de Morón de la Frontera (Sevilla) que se ha empeñado en que todos escribamos bien. Incluye juegos, pruebas de conocimiento, concursos, test de velocidad y comprensión lectora...

- Por último informamos cómo encontrar cualquier libro editado en España: Con sólo conocer un dato de un libro (ISBN, autor, título, editorial) podemos localizar el libro y el resto de datos que no sabemos. Para ello el Ministerio de Cultura y las Comunidades Autónomas disponen de grandes Bases de Datos:

- La Base de Datos del Registro ISBN. Introduciendo el dato que sepamos (título, autor, ISBN) en el recuadro de "Texto de búsqueda" y pulsando "Buscar" aparecerán todos los datos del libro o autor que estamos buscando. Una vez localizados, podemos incluso saber todos los datos de la Editorial que lo ha publicado: nombre, dirección, teléfono, e-mail...

- La Base de Datos de la Biblioteca Nacional. Ofrece la posibilidad de localizar todos los libros de su enorme fondo editorial. Sólo hay que escribir el título o nombre del autor en el recuadro, cambiar el criterio de búsqueda en el recuadro de la derecha, para que busque por título, autor, materia... y pulsar en "Buscar".

- La Red Electrónica de Lectura Pública Valenciana. Podemos buscar cualquier libro o autor en todas las Bibliotecas Públicas de la Comunidad Valenciana que estén incluidas en esta Base de Datos. De esta forma podemos saber a qué Biblioteca dirigirnos para que nos preste el libro que queremos.

Esperamos os sea útil.

Grupo Leo Alicante

viernes, 20 de noviembre de 2009

Lectura de "Les flors a les estacions" de Alejandro Sánchez Fajardo

Lectura de las obras premiadas en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial Aguaclara 2009.
Cuento: "Les flors a les estacions"
Autor: Alejandro Sánchez Fajardo
Curso: Segundo E.S.O. Colegio Don Bosco Salesianos - Alicante
© El Autor. Todos los derechos reservados
..........................................................
Les flors a les estacions
A Primavera, tot s'espera.
Les flors a la muntaya o
a la platja, on naixen amb
dret a ser lliures allà on vagen.
A l'estiu, cuidem d'elles
per a que l'aigua i la socarrada
no les faça cap malaltada.
A la tardor, per a que el vent no les tombe
i les fulles no se'n vagen lluny,
preguem a Saturn.
A l'hivern, per que brille el cel,
les fulles es tornen luminiscents
i les estrelles brillen més.
© Alejandro Sánchez Fajardo

lunes, 16 de noviembre de 2009

Lectura de "L'esperit de Xinés" de Juan Ramón Hernández y Aarón Almagro

Lectura de las obras premiadas en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial Aguaclara 2009.
Cuento: "L'esperit de Xinés"
Autores: Juan Ramón Hernández y Aarón Almagro
Ilustración: Alba Framit
Curso: Primero E.S.O. IES Las Lomas - Alicante
© Los Autores. Todos los derechos reservados
..........................................................
L'esperit de Xinés
Hi havia tres xiquets que havien quedat d'acord de fer una excursió a un càmping.
Es van passar a jugar a l'amagatall i els tres xiquets es van perdre en el bosc.
El bosc era frondós i molt fosc, donava molta por i s'escoltaven udols de llops. De repent van començar a córrer i, un d'ells, Jónathan, es va trobar una casa sinistra. Va sentir la curiositat d'entrar en la casa.
Aleshores, va entrar en la casa i, de repent, es van tancar les portes i se n'adonà que hi havia una foto d'un xiquet penjat en la paret i, davall de la foto, un sol nom: Xinés.
Prompte va poder comprovar que en aquella casa hi havia un esperit que sempre era a les golfes. Era el d'un xiquet que havia mort en extranyes circumstàncies. Els seus pares el maltractaven i no li donaven de menjar; per aixó, al xiquet li va entrar una malatia al seu jove cor i va morir.
Xinés no volia sentir-se prop de persones majors, volia vengar-se dels seus pares.
Els altres dos xiquets, anomenats Joan i Vicent, estven buscant el seu amic Jónathan, com a bojos, per tots els costats.
Per fi, van trobar la casa i es van alegrar de trobar Jónathan, que molt espantat els va contar el seu descobriment; encara que no va fer molta falta perquè els sons que arribaven de les golfes resultaven esgarrifosos i el fred cada vegada era més intens.
Jónathan va tranquil·litzar els seus amics i, molt decidit, va parlar amb aquel esperit que lluitava intranquil amb la seus pròpia necessitat de venjar-se. Li va dir:
- El passat no importa.
I Xinés, el pobret esperit va contestar:
- Jo he sofrit molt, però consideraré les teues paraules.
Jónathan va trencar la finestra de les golfes i Joan i Vicent van dir:
- Per fi ha trobat la pau.
© Texto: Juan Ramón Hernández y Aarón Almagro
© Ilustración: Alba Framit

jueves, 12 de noviembre de 2009

Lectura de "El viaje de la interioridad" de Adonai Oliver Navarro

Lectura de las obras premiadas en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial AguaClara 2009.
Obra: "El viaje de la interioridad"
Autor: Adonai Oliver Navarro
Curso: Segundo ESO. Colegio San Agustín - Alicante
© El Autor. Todos los derechos reservados
..........................................................
El viaje de la interioridad

Abrí los ojos y observé. Ante mí había una gran habitación, sucia y desordenada; a derecha e izquierda junto a la pared había dos grandes armarios de cajones abiertos que estaban rotos y tirados; una gran multitud de papeles viejos y mohosos formaban una gruesa alfombra en el suelo que estaba abarrotada de basura. Un poco más al fondo, tras los armarios había varias puertas a ambos lados, altas y aparentemente cerradas.
"¿Qué sería aquel insólito lugar?", me pregunté. De repente, una de las puertas se abrió y de ella salió una extraña criatura de color verde claro. Al principio me asusté y retrocedí, pero pronto supe que era inofensiva. El extraño personaje, que parecía ser una especie de saltamontes de medio metro, iba ataviado con un bombín púrpura, una corbata y una chaqueta a juego. Llevaba guantes blancos y un bastón en la mano derecha, y calzaba unos lujosos zapatos embetunados de color negro. Su elegancia contrastaba con el desorden de la sala. Antes de que yo pudiera decir nada, me preguntó:
- Tú debes ser el causante de todo esto, ¿no es cierto? -dijo-. Ya era hora. Por fin has venido.
- Perdone. ¿Cómo dice? Me parece que no le entiendo -dije de la manera más cortés que pude. Nunca se sabe cómo alguien va a reaccionar-. ¿Quién es usted?
- Yo amigo mío, soy tu conciencia -dijo tendiéndome la mano- y, por lo que se ve, llevas tiempo sin utilizarme. Me llamo Pepito Grillo.
Me quedé sin palabras. Entonces, aquella habitación tan lúgubre ¿sería mi mente?
- Efectivamente -dijo el saltamontes-, y está muy descuidada.
- ¿Cómo has sabido lo que estaba pasando? -exclamé desconcertado-. ¿Lees los pensamientos?
- Bueno, al fin y al cabo soy tu conciencia -se rió.
- ¿Y esas puertas? -pregunté-. ¿A dónde conducen?
- Considero que sería mejor que lo comprobases tú mismo. Vamos, elije una.
Escogí una al azar y entré. Al pasar, pisé algo resbaladizo, perdí el equilibrio y caí. Al incorporarme, vi que estaba de pie sobre un libro gigante y había muchos más flotando, suspendidos en el aire, como si la gravedad no les afectara. Miré alrededor y descubrí hileras e hileras de números y operaciones matemáticas. Y me quedé paralizado, como clavado al suelo.
- ¿Qué sitio es éste?
- Acabas de entrar en la sala de la memoria -explicó Pepito Grillo-, concretamente al apartado de los estudios.
- ¿Hay más?
- Claro, ven, te acompañaré.
Entramos por otra puerta dentro de la sala de los estudios y llegamos a una nueva habitación. Lo que encontramos fue clara y visiblemente una sala de cine. ¿Qué pintaba una sala de cine en mi cabeza? Y sin ni siquiera hacer nada empezaron a pasar una extraña película.
Primero me resultó rara, pero luego pensé y llegué a la conclusión de que... ¡era mi vida!
- Ésta es la sala de los recuerdos -aclaró mi conciencia-. Si quieres, nos podemos quedar un poco más. Mira, acabas de nacer.
Perdí la noción del tiempo. Nunca me había dado cuenta de lo emocionante que era mi vida. ¡Cuánta felicidad en los momentos pasadas! Y de repente, me invadió una nostalgia terrible. Pepito se percató y dijo:
- Hora de irse.
Volvimos a la habitación de la mente (ahora parecía un poco más limpia que antes). Y elegí otra puerta. Pasé dentro, pero estaba completamente vacía. No se veía nada y lo único que se oía era el eco de mis pisadas.
- ¿Qué sala es ésta?
- Es la sala de la imaginación -contestó Pepito.
- Entonces, ¿no tengo imaginación? -preguntó extrañado.
- Por supuesto que no. Todo el mundo tiene. Unos más y otros menos. Tú, especialmente, tienes bastante. Únicamente tienes que imaginar algo y aparecerá. Prueba.
Hice lo que me dijo. Imaginé un bonito paisaje veraniego, con un río de aguas cristalinas en el que había sirenas. Imaginé montañas y praderas. Y como una fotografía muy real, aparecieron así, sin más. Era precioso.
Todo lo que iba imaginando aparecía. Imaginé dragones y hadas, dríades y vampiros; elfos y gnomos; imaginé volcanes y desiertos; océanos y valles; páramos y hondonadas. Aquello enganchaba y no pude parar. Cada vez más y más. De tanto imaginar, mi cabeza dio una voltereta tremenda y caí redondo al suelo. Y la sentí multiplicada por mil, ya que, de alguna manera, me encontraba dentro de mi propia cabeza.
Regresamos de nuevo a la habitación de la mente y comprobé que ya no había papeles esparcidos por el suelo. Entré por una nueva puerta. Un fogonazo de luz me cegó los ojos y, poco a poco, al recobrar la vista vi con emoción la maquinaria más complicada, grande y espectacular que jamás había visto. Era todo un espectáculo de engranajes, muelles, tornillos, fuelles, correas, tubos y cables. Anduve sin adentrarme mucho en aquella jungla de tecnología, pues no quería perderme (no quería perder la cabeza). Hallé una pizarra enorme tras una gran rueda metálica. Estaba abarrotada de números y letras muy apretados y juntos. -Parece como una ecuación sin límites-, pensé.
- Y lo es -dijo Don Pepito Adivinapensamientos-. Ésta es la ecuación que hace que funciones, que pienses, que te muevas. Y ésta es la sala de la inteligencia, por así decirlo. De aquí provengo yo. Yo me encargo de que toda esta chatarra funcione -señaló a la pizarra-. ¿Ves la ecuación? cada persona tiene una distinta y todas son igual de perfectas.
Me acercaba ensimismado a la pizarra, cuando Pepito espetó haciéndome volver a la normalidad:
- No la toques -gritó-. Si se borra un solo número de esta pizarra, morirás. Ya has visto suficiente. Volvamos.
Los armarios se habían reparado y la mente fue adquiriendo un aspecto medianamente bueno.
Entramos ahora por otra puerta y debo decir que fue la que más me gustó. Estaba abarrotada de personas de todo tipo: futbolistas, astronautas, ingenieros, millonarios, presidentes, personas felices... Todas iguales. Todas eran el mismo hombre. Eran yo.
- Dime -dije a Pepito-. ¿Es la sala del futuro?
- Más quisieras -respondió- Ésta es la sala de los deseos, de las ilusiones y esperanzas.
Nos quedamos un rato más, pero ¿de qué servía mirar todo eso si no se iba a cumplir?
Al llegar a la mente, comprobamos que estaba ya muy limpia y presentable. Para acabar, entramos por la última puerta. Al entrar, un terrible estruendo me rompió los tímpanos y caí por un pozo sin fondo. Una terrible oscuridad lo abarcaba todo. Y de repente comenzaron a aparecérseme caras monstruosas y desfiguradas, sangre y muerte, dolor. Era insoportable y no cesaba. Y de un momento a otro, alcancé el fondo del agujero. Quedé atrapado en una trampa de pinchos afilados y cortantes, y vi cómo me atravesaban el cuerpo. La sangre comenzó a brotarme de las venas y empecé a delirar. ¿Sería aquello la muerte? Cerré los ojos porque el dolor se acentuó y no resistiría mucho más.
Busqué alguna solución que me salvara. ¿Y si en aquella sala ocurría como en la de la imaginación y todo lo que deseabas ocurría? Total, no perdería nada, iba a morir de un momento a otro. Me imaginé sano y fuerte, liberado de aquella tortura indescriptible. Y ocurrió. Esta sala funcionaba de la misma forma que la otra. Pero entonces ante mí apareció un titán enorme, deformado y perverso, maligno; un monstruo de más de tres metros.
Me imaginé ahora una espada en la mano y luego hundiéndosela en el pecho a ese ser espeluznante. Y le di muerte privándole de la vida. Entonces aparecí en la mente sin más. Ésta era ahora una sala limpísima, muy ordenada y rebosante de pulcritud. Vi a Pepito Grillo y me acerqué a él.
- ¡Enhorabuena! Has conseguido librarte de tus miedos y reorganizar tu mente. La última sala que pisaste era la sala de los miedos, de las pesadillas. Yo no podía acompañarte, no formo parte de ellos -me felicitó-. Y ahora, mi buen acompañante, tu viaje ha acabado. Es hora de despertar.
Abrí los ojos y vi con desgana el techo de mi cuarto. ¿Un sueño? ¡¿Todo había sido un sueño?! No, no podía haber sido así. Había sido muy real y yo lo sabía.
Y habiendo vencido mis temores y reorganizado mis ideas, me dispuse a la vida normal. Éste sería mi pequeño secreto.

© Adonai Oliver Navarro

lunes, 9 de noviembre de 2009

Lectura de "Manolo, el globo de la paz" de Blanca Navas soler

Lectura de las obras premiadas en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial Aguaclara 2009.
Cuento: "Manolo, el globo de la paz"
Autor: Blanca Navas Soler
Curso: Sexto A de Primaria. Colegio Inmaculada Jesuitas de Alicante
© El Autor. Todos los derechos reservados
..........................................................
Manolo, el globo de la paz

- ¡Hola! Soy Manolo el globo.
>>Estoy harto de estar en un paquete con otros globos; yo quiero salir e ir a los lugares que cuenta la gente cuando entra a la tienda. Algunos quieren ir a Haway, otros a Inglaterra, otros a Francia...
>>Espero con ilusión que algún niño me compre, me hinche y me suelte, para que una ráfaga de viento me lleve a descubrir el mundo. Mi peor pesadilla es que me compre un bruto y, ¡plass, adiós Manolo!
Un día muy soleado alguien entró por la puerta. Eran una madre y su hijo. Manolo se levantó y, al verlos, se puso contentísimo: era su oportunidad. Se preparó. Les dijo a todos los de la bolsa que se pusieran los primeros y así lo hicieron.
El niño, Javier, se acercó a las espadas, a las pelotas, a las gomas y, cuando estaba cerca de los globos, su madre le dijo que cogiera algo. Él cogió la blosa del globo Manolo.
En su casa, Javier hinchó a Manolo y una ráfaga de aire se lo llevó como Manolo pensaba. Empezó a subir por el cielo: dormía en las nubes y bebía de la lluvia.
Un día encontró una cometa de China, unas golondrinas que iban hacia España, un búho de Alemania y muchas cosas más.
Pero. volando, un día vio unas balas, una bomba y oyó muchos tacos. Se asustó. El viento lo movía con violencia y entre el ruido y el humo vio algo: era una paloma blanca y reluciente. Llevaba un ramito de olivo. ¡Era la paloma de la paz!
Manolo se acercó a ella y le dijo:
- ¡No vayas hacia allí! ¡Hay una gran batalla!
- Manolo, voy a a ayudar a los que no tienen nada gracias a la dichosa guerra.
- ¿Te puedo ayudar en algo?
- Sí. Me harías un gran favor si vas allí y juegas con los niños.
- ¡Vale!
Manolo fue bajando, esquivando las blas, escuchando gritos y lloros, hasta que una niña lo cogió, lo llevó al refugio con su familia y se puso a jugar con él.
Manolo estaba muy contento. Había ayudado a una pobre niña y la guerra meses más tarde, había acabado.

© Blanca Navas Soler

sábado, 7 de noviembre de 2009

Convocatoria de reunión del Grupo Leo de Alicante 12 de noviembre de 2009


Convocatoria de reunión del Grupo Leo en Alicante:
Se convoca a todos los componentes del Grupo Leo y a todo el profesorado interesado de Infantil, Primaria y ESO, a la reunión que tendrá lugar:
1. Presentación de los asistentes y Centros que representan.
2. Planificación conjunta de las actividades de animación a la lectura a desarrollar en el presente curso 2009-2010.
El Coordinador del Grupo

Diego Gila Haro
Alicante, 7 de Noviembre de 2009

viernes, 6 de noviembre de 2009

Lectura de "Una nueva estrella" de Pilar Fernández Tormo

Lectura de las obras premiadas en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial Aguaclara 2009.
Cuento: "Una nueva estrella"
Autor: Pilar Fernández Tormo
Curso: Sexto de Primaria. Colegio Jesús-María CEU - Alicante
© El Autor. Todos los derechos reservados
..........................................................
Una nueva estrella

A partir de la Navidad del año 2008, una nueva estrella brilló en el firmamento. Mariángeles es una joven abuela: joven porque no tiene mucha edad, y abuela porque dentro de poco tendrá una preciosa nieta. Y, a pesar de tener yo once años, somos buenas amigas. Pero para ella esta Navidad fue un poco rara, quizá más bien la palabra sea "dolorosa". Llevaba meses luchando con todas sus fuerzas contra lo que el destino le tenía reservado a su querido compañero de fatigas, Jos.
Jos fue un perro que durante doce años llenó de alegría la casa de Mariángeles, y, desde que ambos se conocieron y se miraron por primera vez a los ojos, supieron que iban a pasar gran parte de su vida juntos.
Los años transcurrieron muy deprisa, con felicidad y cariño. Mariángeles lo cuidó con mucho mimo: lo sacaba a pasear, le hacía la comida, lo llevava al veterinario y lo bañaba y peinaba. Jos siempre esperaba su llegada a casa para jugar con ella. Sin darse cuenta, esos doce años pasaron casi de un soplo, en un santiamén, y Jos envejeció igual que cualquier ser vivo.
Mariángeles, llena de tristeza y valentía, intentó desafiar las leyes de la naturaleza e hizo lo posible por salvar a su querido amigo de las garras de la muerte, pero como es imposible ir en contra de nuestra propia esencia, Jos ya no pudo continuar luchando y, tras varias semanas enfermo, se dio por vencido. Su débil corazón dejó de latir y expiró en brazos de Mariángeles que, destrozada por la pena y la nostalgia, aceptó la triste situación.
Aquel último día del año sin Jos se le hizo insoportable y, a pesar de la cena en familia y de la entrada del año, la tristeza se olía en el ambiente. Ya nada sería igual. Sin embargo, tras las doce campanadas que anunciaban la entrada del nuevo año, Mariángeles tuvo una intuición y con mucha rapidez abrió la ventana del salón y se asomó. Las sienes le latieron con fuerza y su respiración se aceleró más de lo normal: tuvo una corazonada. Conocía muy bien a Jos y sabía que nunca la dejaría, por eso fijó los ojos en el cielo y admiró la noche estrellada que cubría su cabeza, mientras un viento helado le contaba las mejillas. Y entonces fue cuando la vio. Entre todas, había una gran estrella muy refulgente, centelleando sólo para ella. Jos no había querido abandonarla y se había refugiado en una cálida estrella, que nació del amor que había entre ellos.
De esta manera, Mariángeles puede cada noche asomarse a su ventana y observar que en el cielo hay yna estrella que reluce con más intensidad que las otras: desde allí Jos la mira con cariño y la espera, para algún día jugar de nuevo con ella. 
© Pilar Fernández Tormo

lunes, 2 de noviembre de 2009

Lectura de "Bushara" de Carlos Lafuente

Lectura de las obras premiadas en el XIV Concurso Literario Provincial Grupo Leo - Editorial Aguaclara 2009.
Obra: "Bushara"
Autor: Carlos Lafuente
Curso: Sexto de Primaria. CEIP Enric Valor - Alicante
© El Autor. Todos los derechos reservados
..........................................................
Bushara

Fa vint anys en un del països més pobres d'Àfrica, vivia una jove parella que volia anar amb el seu fill Mohayad, d'onze anys, a un altre país per eixir de la misèria. Després de fer moltes indagacions i preguntar a totes les persones que coneixien, van aconseguir la direcció d'un grup de mafiosos que es dedicavan a organitzar viatges en pateres travessant l'Atlàntic. Quan van parlar amb ells, arribaren a l'acord de proporcionar-los tres llocs en una barcassa, a canvi de diners i treball clandestí quan arribaren a Espanya. Embarcaren en una nit fosca amb rumb incert. Van passar diversos dies de navegació i Mohayad estava molt espantat per les grans i negres onades que feien inevitable que el vaixell bolcara.
Abans de partir de viatge, sense que els seus pares s'assabentaren, Mohayad havia introduïd la seua mascota Bushara en la seua motxilla. Bushara era un lemur de qui no se separava des de feia tres anys. Era el seu millor amic i més fidel company de jocs. Però els seus pares ja li havien advertit que era impossible portar amb si la seua mascota.
Al pas de diversos dies van començar a escassejar el menjar i l'aigua. I el pitjor era que se van adonar que havien perdut el rumb. No van tardar a emmalaltir les primeres persones, fins que una d'elles va morir per la falta d'aliment. Entre els ocupants de la patera hi havia una dona embarassada que començava a tindre símptomes de defalliment.
El pare de Mohayad va observar que el seu fill anava abraçat a la seua motxilla. És més, des què va eixir de l'embarcador no se va separar d'ella ni un segon. Li va preguntar repetidament què és el que guardava allí., però Mohayad es va negar a dir una sola paraula. La seua dona, al observar el que estava passant, li va dir al seu marit que feia diversos dies havia vist com Mohayad agafava a Bushara.
La situació en la patera era cada vegada pitjor. Sobretot la senyora embarassada ja no podia ni parlar. No sols perillava la seua vida sinó també la del seu bebé. El pare se va seure junt amb Mohayad i li va dir que eixa senyora i el seu bebé s'estaven morint perquè no tenien aliment. Sabia que era molt dur per al seu fill, prò ni hi havia més remei que utilizar la seua mascota com a aliment per a salvar la vida a la futura mare. Mohayad va dir que no i va plorar molt. Va alçar els ulls i va veure la dona totalment defallida i es va convèncer per si mateix que no hi havia un altre camí. Li va demanar a son pare un moment per a acomiadar-se de Bushara. La va traure amb molta cura de la seua motxila. La va acariciar, la va besar i li va dir a l'oïda que havia sigut el seu millor amic, donant-li les gràcies pel temps que havien passat junts i que el perdonara però havia de salvar dues vides humanes. Son pare es va encarregar de matar-la sense cap patiment. Despés li va donar de menjar a la dona embarassada minusculs trossos de carn.
Dies després van ser albirats per un pesquer espanyol que els va portar a terra ferma. Els ocupants de la patera, ja amb diverses baixes per fam i malaltia, van ser atesos per la Creu Roja salvant els supervivents, inclosa la dona embarassada. El metge va quedar molt espantat que aquesta sobrevisquera en aquells condicions. El pare li va explicar el que avia ocurregut. Llavors va afirmar que la dona havia sobreviscut gràcies a l'aliment que li havia proporcionat. Mohayad, al sentir açó, se'n va recordar de Bushara i s'alegrà mentre li caia una làgrima per la seua galta. Els seus pares el van abraçar orgullosos del que havia fet el seu fill.

Mohayad, a qui tots els seus amics li deien Bushara, hui té trenta-un anys, és metge i treballa en un centre d'acollida d'immigrants de la Creu Roja. Bushara vol dir "Bones notícies" en senegalés.
© Carlos Lafuente

domingo, 1 de noviembre de 2009

Sopa de cola de lagartija. Libro del mes de noviembre de 2009


Recomendado a partir de 10 años
Autor: Marta Gené Camps
Dibujos: María Espluga
Editorial: Edebé
.......................................................................
Candela ha cumplido doce años. Ella no sabe por qué de vez en cuando tiene unas premoniciones de cosas que todavía no han ocurrido. Simplemente las ve en su mente, y con toda su inocencia no puede evitar decirlo. Por desgracia, los vecinos del pueblo comienzan a sentir miedo en su presencia y pronto todos la acusan de ser una bruja.
Este libro fue premio Edebé de Literatura Infantil 2009. En él podréis disfrutar con las aventuras de sus dos protagonistas adolescentes y de los poderes de Candela de predecir cosas que luego se cumplían. Es por lo que es considerada una bruja.
Actividades:
  • Lee el libro.
  • Escribe un comentario en nuestro blog sobre el libro, el capítulo que más os ha gustado y por qué.
..............................................................
Si eres alumno de cualquier centro educativo de la Provincia de Alicante y quieres ver tu trabajo (cuento, poema, dibujo...) publicado en nuestro blog, puedes entregarlo en mano a cualquier componente del Grupo Leo o envíalo a la siguiente dirección (añadid al final vuestros datos: nombre, colegio y curso):
Grupo Leo
Apartado de Correos 3008
03080 Alicante
-Nominaremos a los mejores lectores del curso-