jueves, 23 de marzo de 2017

Mª Ángeles Gómez en el IES Cavanilles

LA " MEDIA LUNA" BRILLA EN EL CAVANILLES
El dijous 1 de març va visitar l’IES Antonio José Cavanilles d’Alacant  Maria Ángeles Gómez, autora de la novel•la Media Luna. L’encontre patrocinat pel Grupo Leo va reunir en la biblioteca del centre  l’escriptora i alumnes de tercer i quart de l’ESO. Durant una bona estona es va produir l’encontre entre l’autora i els seus lectors i tots plegats anàvem passant de la realitat del moment a la ficció de la novel•la. Va fluir un diàleg d’anada i tornada de perquès, de coms, de quants, de quans, de... entorn a la lectura del llibre. “Perquè li passa açò al personatge de...? Com vas decidir....? Quant de ...?. Ni més ni menys que la màgia de la literatura, que ens fa pensar, que ens posa al costat o en contra de tal o qual personatge, que és capaç de provocar-nos emocions, que fa que en parlem i que per uns instants com es el cas de l’aventura que ens proposa María Ángeles fem un recorregut per la nostra ciutat, pel nostre paisatge, per la nostra història i per les nostres llegendes.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Los libros del mes: "L'estreleta d'or i altres rondalles fantàstiques"



Ressenya:
A Carmeta, l’estreleta d’or li canvia la vida. En morir son pare, la seua madrastra, malvada i envejosa, i Ruquilina, la filla d’aquesta, li fan fer tot de feines desagradoses que li amarguen l’existència. Però un dia Carmeta troba una anciana que li demana que la pentine. Des d’aleshores, tot esdevé màgic i inesperat.
«L’estreleta d’or» és la primera de deu rondalles fascinants recopilades a la comarca de l’Alacantí.
Edat recomanada: a partir de 10 anys.

L’autor:
Joaquim Gonzàlez i Caturla neix a Alacant el desembre del 1951. Estudia filologia hispànica. És Catedràtic de batxillerat i professor de lingüística valenciana dels ICE de les universitats de València i Alacant.
El seu interés i amor per la llengua i la cultura del seu país, el porta a fer la seva primera entrada en l'escriptura. Aquesta primera irrupció, amb la publicació de dues antologies rondallístiques, té un gran èxit. Rondalles de l'Alacantí (1985) i Rondalles del Baix Vinalopó (1987) són acollides amb molt d’entusiasme tant per part de la crítica com dels nombrosos lectors.
El següent pas en el món literari s'acompleix amb l'escriptura del seu primer llibre de ficció, Un estiu amb Flora (1989), al qual segueixen diverses obres de literatura infantil i juvenil. Hi destaca la publicació Tot l'estiu per davant (1992).
Durant la dècada dels noranta rep diferents guardons per la seva narrativa tant infantil com adulta (Premi Enric Valor, Premi Empar de Lanuza, Premi la Vall d'Albaida) i al tombant del segle publica les seves dues novel•les d'adults, La casa de les flors (1999) i L'home de l'estació (2005). Aquesta última publicació rep el Premi de la Crítica dels Escriptors Valencians.
La seva versatilitat literària l'aboca a l'adscripció dels diferents gèneres, però en tots s'hi destaca l'equilibri entre el realisme i proximitat de la localització de les seves obres, majoritàriament situades al seu Alacant natal.
L’il•lustrador:

Marc Bou Ferrís és Llicenciat en Belles Arts per la Universitat Politècnica de València. Treballa com a muralista, dissenyador i il•lustrador de caràtules de llibres, discos i “storyboards”.
Col•labora com a dibuixant i guionista de còmic per al fanzine Cinco i participa realitzant distintes funcions en diferents curts, un dels quals, "Hasta que la muerte te separe", rep el premi a millor fotografia en el festival de curts Ciutat de Castelló.


RIC, EL TIO ROC

A mitjan segle passat, açò és de veres em digueren a mi, vivia per la partida d’Orgèrgia, que era el cor de l’horta d’Alacant, un llaurador no massa ric que tothom coneixia pel tio Roc. Devia tenir aquest home una edat de quaranta anys i posseïa una finca xicoteta, amb vinyes i ametlers, que li donava per a viure passablement. 
Però el tio Roc tenia les seus ambicions i el cas és que un dia se li va ficar dins del cap la idea de comprar més terres: “Eixamplaré la meua propietat –pensava- i em faré ric amb el meu treball, com Déu mana”. Com que no tenia molts diners, hagué de demanar un préstec a un d’aquells usurers que, segons deien les males llengües, treballava per a un marqués o comte d’Alacant a qui agradava molt traure bons beneficis sense embrutar-se les mans.
 Les condicions que imposava aquell usurer, home astut i fals, eren tan dures que el tio Roc hagué d’hipotecar la seua finqueta. Quin mal assumpte! Però aquell prestador escanyapobres embolicà el pobre llaurador amb les seues paraules:
– Qui no arrisca, no pisca, tio Roc!
El tio Roc era home orgullós i valent i no tenia por de res: que no era ell un home treballador? Treballaria més que mai i en un any seria un propietari ric, ben considerat i respectat per tots, fins i tot pels senyorets d’Alacant. El llaurador acceptà les clàusules d’aquella perillosa hipoteca i se’n tornà al seu hort.
Però les coses no sempre van tan bé com desitgem i, moltes vegades, el qui fa de valent ho paga. Aquell hivern no va ploure gens, no caigué ni una goteta. Si de cas, alguna pluja fina i menuda, d’aquestes que no arriben a terra. A finals de febrer, quan ja tots els ametlers apareixen coberts de flors, vingué una gelada criminal que va llançar a perdre tota la collita d’ametla. El tio Roc es desesperava, tot i que confiava que a la primavera alguna pluja caritativa salvara el raïm i un poc d’ametla. Però no fou així. Passà el mes d’abril, s’escolaren maig i juny, i el cel, cruel i impassible, sempre apareixia blau i brillant, ras com un ull de peix. Després d’un estiu abrasador, amb una calor que badava les pedres i les parets de les cases, tot es va assecar. No hi valgueren rogatives ni processons: l’horta sencera feia llàstima. A començaments de setembre, uns núvols grans com muntanyes, grossos i unflats com enormes borrallons de cotó, es congriaren sobre aquestes terres i deixaren caure la pedregada més gran que mai no s’haja vist. Ni els més vells recordaven res paregut a allò...
Aquell any la fam va visitar la casa de molts alacantins, entre elles la del tio Roc: va perdre totes les terres i es va quedar al mig del carrer.
Però el nostre amic no es descoratjava fàcilment i, malgrat tot, no perdé l’esperança d’esdevenir ric algun dia. Així és que va decidir anar-se’n a Barcelona a trobar fortuna. Amb els quatre xavos que li quedaven comprà el passatge i s’embarcà.
Aquell dia, a hora de posta del sol, un vaixell ple de comerciants i aventurers es feia a la mar. El tio Roc anava una mica entristit: haver de deixar ell el seu Alacant.! (...) Amb aquests pensaments s’acompanyava el bon llaurador quan un dels mariners del vaixell, que es veu que el coneixia, el va saludar. (...) Parlaren amigablement i, quan passaren pel cap de l’Horta, el mariner digué:
– Roc, has vist que bonica es veu la serra de l’Home?
– Vols dir el Cabeçó –replicà el llaurador.
– Els mariners solem dir-li la serra de l’Home perquè sembla un home gitat de costat, encara que també coneixem el nom de Cabeçó d’Or, que ja saps que en aquella serra hi ha or, un tresor dels moros.
– Això diuen alguns –respongué el tio Roc- , però jo no m’ho crec.
– Doncs jo et puc assegurar que sí. Al Cabeçó hi ha una cova que es diu del Canelobre i dins hi ha soterrat el tresor que un rei moro va deixar a la seua filla, la princesa. El que fa és que no hi ha qui s’atrevisca a anar-hi a buscar-lo.
Aquelles paraules encuriosiren el nostre llaurador, el qual va demanar al seu amic mariner que li contara aquella història.

(Al llibre de Joaquim Caturla podràs llegir la rondalla sencera i les nou restants recopilades a la comarca de l’Alacantí que t’ajudaran a conèixer millor la teua terra.)

Il·lustracions: Marc Bou
Col·lecció: La Bicicleta Negra, 35
Editorial: Tàndem Edicions

ACTIVITATS:
1. Coneixes La llegenda d’Alí i Càntara que explica el topònim de la ciutat d’Alacant? Si la resposta és negativa, la trobaràs a l’enllaç següent: http://arte-historia-curiosidades.blogspot.com.es/2015/05/origen-nombre-alicante-alacant-cara-del-moro.html
2. Cerca a internet informació sobre la cova del Canelobre. Joaquim Caturla explica a la introducció que la rondalla del tio Roc arreplega la llegenda del Cabeçó d’Or segons la qual hi ha diversos tresors dins les coves de la muntanya.
3. Escriu un relat en què el protagonista siga el tio Roc i aconseguisca  trobar el tresor de la cova del Canalobre

lunes, 20 de marzo de 2017

El Grupo Leo en los premios Azorín

El pasado día 2, el Grupo Leo estuvo presente en el fallo del premio Azorín, invitados por el área de Cultura de La Diputación Provincial. Me acompañó en esta ocasión Carmen Sanchez Brufal. Como en otras ocasiones pudimos compartir con Nativel  Preciado, componente del Jurado.
Estuvimos presentes por el Grupo Leo Carmen Sánchez Brufal y Diego Gila Haro, Coordinador.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Los libros del mes: "El hombre que plantaba árboles"



Reseña:
La historia comienza en el año 1910, cuando un joven está llevando a cabo una excursión en solitario a través de la Provenza, Francia, cerca de los Alpes, disfrutando de la naturaleza relativamente intacta.
Se queda sin agua en un valle sin árboles, desolado, donde sólo crece lavanda silvestre y no hay rastro de la civilización, excepto por un pueblo desolado y desmoronado. Encuentra sólo un arroyo seco, pero es salvado por un pastor de mediana edad que le lleva a una fuente que conoce.
Siente curiosidad por este hombre y el por qué ha elegido una vida solitaria, y por ello el narrador se queda con él por un tiempo. El pastor, tras quedar viudo, decidió restaurar el paisaje en ruinas del valle por sí solo, cultivando un bosque completo, árbol por árbol. El pastor, Eleazar Bouffier, hace agujeros en el suelo con su bastón y deja caer en los agujeros las bellotas que ha logrado reunir.
En 1920, traumatizado por la guerra, el hombre vuelve. Se sorprende al ver árboles jóvenes de todas las formas echando raíces en el valle, y nuevas fuentes correr a través de él. Se sorprende de la paz y la belleza del valle, y continúa visitando a Bouffier cada año. Bouffier ya no es un pastor, porque se preocupa de que las ovejas afectaran sus árboles jóvenes, y se ha convertido en un apicultor en su lugar.
Durante más de cuatro décadas, Bouffier continúa plantando árboles, y el valle se convierte en una especie de Jardín del Edén. Al final de la historia, el valle es vibrante de vida, reiterada pacíficamente. El valle recibe protección oficial después de la Primera Guerra Mundial. (las autoridades creen erróneamente que el rápido crecimiento de este bosque es un fenómeno natural extraño, ya que no son conscientes de las obras altruistas de Bouffier), y más de 10.000 personas se trasladan allí, todos ellos sin saber que deben su felicidad a Bouffier.

El autor:
Jean Giono (Manosque, 30 de marzo de 1895 - 9 de octubre de1970) fue un escritor francés, cuya obra novelesca se desarrolla en gran parte en el ámbito campesino de Provenza. De origen humilde, hijo de un zapatero y una lavandera, sólo pudo estudiar en el colegio de Manosque hasta 1911. A partir de este año comenzó a trabajar como modesto empleado de banca y completó su formación leyendo a Homero, Virgilio, Dante, Cervantes, Shakespeare, Baudelaire, Stendhal y Flaubert. A los diecinueve años fue reclutado por el ejército francés y se vio obligado a dejar su pueblo y luchar en la Primera Guerra Mundial.
Inspirada por su imaginación y asimismo con su visión de la Grecia antigua, describe la condición humana frente a los problemas de la moral y la metafísica, con lo que logra una relevancia universal: Jean Giono no es sólo el escritor regionalista como se pudiera creer. Autodidacta, se mantuvo al margen de las corrientes literarias de su tiempo. Pero visitó al escritor de los pueblos suizos Ramuz, y fue amigo de Lucien Jacques, de André Gide y de Jean Guéhenno. Ya en vida fue considerado como uno de los escritores más grandes del siglo XX por autoridades como André Malraux y Henri Peyre. Tradujo Moby-Dick, de Herman Melville en 1940.

EL HOMBRE QUE PLANTABA ÁRBOLES

Hace unos cuarenta años, realicé una larga marcha a pie, a través de montañas, totalmente desconocidas para los turistas, por esa antigua región de los Alpes que se adentra en La Provenza. ...
Cuando comencé mi andadura por aquellos desiertos de páramos desnudos y monótonos, a unos 1200 o 1300 metros de altitud, en ellos solo crecían las lavandas silvestres. Iba yo atravesando la región por su parte más ancha, pero, después de tres días de marcha, me encontré experimentando una desolación que antes no había conocido: acampado junto al esqueleto de un caserío abandonado, no me quedaba agua desde el día anterior y en aquel momento, ya necesitaba encontrarla con urgencia. Cinco o seis casas sin techumbre, roídas por el viento y la lluvia, y una ermita con su campanario derrumbado se levantaban como si estuvieran habitadas, pero en ellas no quedaba ni rastro de vida.
Estas ruinas amontonadas de cualquier manera como un panal de avispas abandonado, me hicieron pensar que allí tuvo que haber, en su día, una fuente o un pozo. Y había una fuente, si, pero estaba seca. ...
Después de caminar cinco horas, seguí sin hallar agua y no tenía esperanza alguna de encontrarla: todo, por todas partes, estaba igual de seco, y las pocas plantas que quedaban se habían convertido en leñosas. Entonces me pareció percibir, en la lejanía, una pequeña silueta negra, de pie. La tomé por el tronco de un árbol solitario y, fuera lo que fuese, me dirigí hacia ella. Era un pastor. Una treintena de ovejas, recostadas sobre la tierra que ardía, descansaban cerca de él. ...
El pastor no fumaba, pero buscó una pequeña bolsa, la abocó sobre la mesa y esparció sobre ésta un montón de bellotas. Entonces empezó a examinar sus bellotas de una en una, con muchísimo cuidado y a separar las buenas de las malas. ...
Cuando en el montón de bellotas sanas, hubo una buena cantidad, empezó a agruparlas de diez en diez y, al hacer esto, fue eliminando de paso las muy pequeñas o las que presentaban alguna fisura o defecto que él solo percibía ahora, al examinarlas más de cerca.
Llegado al lugar elegido, clavó su varilla de hierro en la tierra y, de ese modo, hizo un hoyo, dentro del cual colocó una bellota; luego volvió a tapar el agujero: plantaba árboles.
… Así con el mayor de los cuidados aquella mañana dejó plantadas sus cien semillas. ...
Desde hacía tres años, plantaba árboles en aquella soledad. Llevaba plantados cien mil.
… Cuando la guerra terminó, cobré una prima de desmovilización muy pequeña, pero tenía unas ganas muy grandes de respirar aire puro. Y así fue como, cuando vine a darme cuenta, ya había emprendido por segunda vez el camino hacia los altos páramos, desnudos y monótonos.
El paisaje no había cambiado. No obstante, más allá del esqueleto del pueblo, percibí a lo lejos una especie de neblina gris que tapizaba las cumbres como una alfombra. Llevaba pensando en el pastor que plantaba árboles desde el día anterior: “Diez mil robles”, me decía a mí mismo, “tienen que ocupar una extensión muy grande”.
He aquí el texto de la carta que Giono escribió al director del Departamento de Aguas y Bosques, el señor Valderyon, en 1957 haciendo referencia a esta novela.
Estimado Señor:
Siento mucho decepcionarlo, pero Eleazar Bouffier es un personaje ficticio. El objetivo de su historia es conseguir que los árboles nos gusten a todos, o, con mayor precisión, que a todos nos guste plantar árboles (lo que, al fin y al cabo, es una de mis ideas más preciadas). Y si lo que se quiere tener en cuenta es el resultado, el objetivo es obtener el mismo que nuestro imaginario personaje . El texto que usted ha leído en "Trees and life" (Árboles y vida) ha sido traducido al danés, finés, sueco, noruego, inglés, alemán, ruso, checoslovaco, húngaro, español, italiano, yidish y polaco. Cedo mis derechos gratuitamente para todas las reproducciones. Un americano me ha buscado recientemente para solicitarme autorización para una tirada de 100000 ejemplares del texto que van a ser repartidos gratuitamente en América (algo que he aceptado conscientemente). La Universidad de Zagreb ha hecho una traducción al serbio. De todos los textos que he escrito este es uno de los que me siento más orgulloso, porque cumple  la función para la que fue escrito. Dicho sea de paso, esta historia no me aporta ni un céntimo.
Si a usted le es posible, me encantaría que pudiéramos reunirnos para hablar precisamente de la utilización práctica de este texto. Considero que ya es tiempo de que hagamos una política favorable al árbol, a pesar de que la palabra política no parezca demasiado apropiada.
Muy cordialmente,
Jean Giono

Tomado del libro: El hombre que plantaba árboles
Autor: Jean Giono
Traducido por: Luis Bonmatí
Editorial: Aguaclara

El título todavía no está disponible en la página web de la editorial, por eso no lo enlazamos con ella, pero podéis encontrarlo en otras webs de venta de libros.
ACTIVIDADES:
1. El 3 de marzo fue el Día mundial de la naturaleza aunque cualquier día es el ideal para pensar en nuestro medio ambiente. ¿Qué cosas se te ocurren que pueden ayudar a cuidarlo?
2. Como actividad de colegio y familias puedes plantear el realizar una jornada de cuidado del entorno del cole. Verás que bien lo pasáis.
3. Escribe una historia sobre un mundo libre de toda contaminación.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Los libros del mes: "¡Cómo mola tu escoba!


Reseña:
Hubo una vez una bruja que volaba con su gata. Llevaba un sombrero negro y una trenza roja y larga. La bruja feliz reía, ronroneaba la gata, cuando iban sobre la escoba volando de madrugada. Un libro ingenioso y divertido, repleto de humor y profundos valores, creado por una autora y un ilustrador de gran prestigio internacional. ¡Galardonado con cinco importantes premios y traducido a 36 idiomas!
  
La autora:

Julia Donaldson es una de las autoras de literatura infantil más populares de Gran Bretaña. Habitualmente colabora con el ilustrador Axel Scheffler.
Es conocida por sus historias de rimas populares para los niños, especialmente los que se ilustran por Axel Scheffier, en las que se que incluye The Gruffalo.
  


El ilustrador:


Axel Scheffler es mejor conocido por su asociación con Julia Donaldson, incluyendo The Squash y The Squeeze y The Gruffalo. Axel ha ilustrado una serie de otros libros de gran éxito, incluyendo Muddle Farm, y sus libros han sido traducidos a 42 idiomas. Axel vive en Londres con su pareja y su hija pequeña.



¡Cómo mola tu escoba!

 

Hubo una vez una bruja
que volaba con su gata.
Llevaba un sombrero negro
y una trenza roja y larga.
La bruja feliz reía,
ronroneaba la gata,
cuando iban sobre la escoba
volando de madrugada.
Pero la gata maulló
y gritó mucho la bruja
cuando una racha de viento
tiró su gorro de punta.











La bruja dijo a la escoba
que se posara en el suelo.
Buscaron entre las plantas…
¡No encontraron el sombrero!

















Entonces, de entre la hierba,
salió un perro de repente.
Corría veloz llevando
el sombrero entre los dientes.















Le dio el sombrero a la bruja,
que se quedó agradecida.
Y luego se presentó con atenta cortesía: 
–Yo soy un perro ingenioso.
¡Cómo me mola tu escoba!
Quiero pedirte un favor:
¿puedo volar con vosotras?












–¡Pues claro! –dijo la bruja.
El perro subió en el palo.
La bruja dio un golpecito y,
¡zás!, salieron volando.
Juntos volaron contentos
sobre bosques y sembrados.
El perro el rabo agitaba:
el viento silbaba airado.
Feliz reía la bruja,
agarrando el gorro viejo,
pero el viento huracanado
se llevó su lazo lejos.












Abajo –dijo la bruja.
Y en la tierra se posaron.
Buscaron por todas partes
pero no hallaron el lazo.
Entonces de un tronco hueco,
salió…







Ilustraciones: Axel Scheffler
Editorial: Bruño
 

ACTIVIDADES:
1.- ¿En qué momento del día volaba la bruja con su gata?
2.-.-¿Quién crees que salió del tronco viejo?
3.-Escribe un cuento sobre una bruja a la que no le gusta volar en solitario y deja montar en su escoba a quien se lo pide.  Haz un dibujo y envíalo junto a tus datos personales: nombre y apellidos, curso, colegio, teléfono y correo electrónico a:
Concurso literario Grupo Leo
Apartado 3008
03080 Alicante

miércoles, 1 de marzo de 2017

Los libros del mes: "Mundinovi (El gran teatrillo del mundo)"


Reseña:
Este libro es la obra ganadora del VIII Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños y es un homenaje al mundo de los títeres por parte de un autor que ha nacido entre ellos, ha jugado con marionetas y ha sido titiritero. “Mundinovi” título que procede de un pequeño retablo que en el siglo XVI servía para representar escenas del Nuevo Mundo también es un tributo al legado del marionetista argentino Javier Villafañe, artífice de personajes como Maese Trotamundos, que protagoniza uno de los poemas del libro.

El autor:
Juan Carlos Martín Ramos estudió Filología Hispánica en la Universidad Complutense de Madrid. Es escritor y técnico de Cultura en el Ayuntamiento de Fuenlabrada. Ha recibido el Premio Lazarillo de Literatura Infantil (2003) por la obra “Poemamundi” y el Premio Leer es Vivir (2002) por “Las palabras que lleva el viento”. Ha publicado varios libros de poesía para público infantil y juvenil. Se ha dedicado también al mundo de los títeres en la compañía «Titiritaina», junto con Lurdes López.

El ilustrador:


Juan Carlos Martín Ramos estudió Filología Hispánica en la Universidad Complutense de Madrid. Es escritor y técnico de Cultura en el Ayuntamiento de Fuenlabrada. Ha recibido el Premio Lazarillo de Literatura Infantil (2003) por la obra “Poemamundi” y el Premio Leer es Vivir (2002) por “Las palabras que lleva el viento”. Ha publicado varios libros de poesía para público infantil y juvenil. Se ha dedicado también al mundo de los títeres en la compañía «Titiritaina», junto con Lurdes López.



TOMA Y DACA CON LA ESTACA
(Se abre el telón. El decorado de fondo representa un paisaje con numerosas montañas de diferentes alturas .Todas tienen un castillo en su cima. Aparece en escena el caballero Pulgarín. Es un caballero andante y, como tal, va montado en un caballo. Luce un casco con un penacho de plumas verdes y amarillas, y lleva una estaca al hombro.)

PULGARÍN:    
¡Soy Pulgarín caballero
de armadura reluciente,
y he prometido vencer
a todo bicho viviente!

VOTOABRÍOS:
¡Soy el bravo y valeroso
caballero Votoabríos!
¡Por el honor de mi dama,
te daré tu merecido!

PULGARÍN:
¿De qué dama estás hablando?
Mi dama es la más hermosa,
tiene las trenzas más largas
y huele como una rosa.

VOTOABRÍOS:
Mi dama es más que una dama,
la flor más bella y divina,
su rostro parece un sueño
y su nombre es Rosalinda.

PULGARÍN:
¡No es posible! ¿Rosalinda?
¡Así se llama mi dama!
¿Cómo te atreves, bribón?
¡Vas a pagar por nombrarla!

VOTOABRÍOS:
¡Por mi dama Rosalinda
que vas a ver las estrellas,
y ya de paso la luna
y algún que otro planeta!

PULGARÍN:
¡Que Rosalinda es mi dama!

VOTOABRÍOS:
¡Que no, rufián, que es la mía!

PULGARIN:
¡Que Rosalinda es mi sol!

VOTOABRÍOS:
¡Que es mi cielo Rosalinda!

PULGARÍN:
¡Rosalinda, mi adorada!

VOTOABRIOS:
¡Rosalinda, mi tesoro!

ROSALINDA:
¿Quién os ha dicho mi nombre?
Yo ni siquiera os conozco.
 
PULGARÍN:
¡Eres tú mi Rosalinda!

VOTOABRÍOS:
¡Rosalinda, eres mi dama!

ROSALINDA:
SÍ, soy Rosalinda, pero
¿vuestra dama? De eso nada.
No soy vuestra y, además,
no me gustan las peleas,
coleccionar enemigos,
hacer guerras por mi cuenta.
Me gusta vivir en paz,
que nadie luche por mí.
Soy dueña de mi destino
desde el principio hasta el fin.
Y eso es todo, caballeros,
os dejo, podéis seguir.
¡Pero, ojo, no os hagáis daño,
que os va quedar cicatriz!


Ilustraciones de: Federico Delicado
Editorial: Kalandraka
 

ACTIVIDADES:
1.- Fabrica tus propios títeres de cachiporra y en colaboración con tu equipo de trabajo, montad y representad este teatrillo de títeres.
2.- Escribe tú las acotaciones que faltan en este pequeño texto teatral para poder representar esta escena con propiedad.
3.-De lo que dice Rosalinda a los dos caballeros, ¿qué enseñanza podemos sacar?
4.-Ecribe un pequeño texto teatral para representar con títeres cuyos protagonistas sean dos chicas que se pelean por un chico. Envíalo junto a tus datos personales: nombre y apellidos, curso, colegio, teléfono y correo electrónico a:

Concurso literario Grupo Leo
Apartado 3008
03080 Alicante